Busca tu receta

jueves, 31 de octubre de 2013

Gazpacho (spanish cold soup)

There is a hard fight between paella and gazpacho to become the national meal of Spain. While for foreigners it's quite clear paella wins the race, for spaniards probably gazpacho is the winner, specially in summer time. Gazpacho is a cold soup of mixed vegetables with an intense red or orange color, really healthy and source of wonderful vitamins since no vegetable has been cooked in its preparation. Sometimes this soup is called "tomatoe cold soup". That's a bad translation since heavy part of its taste is due to the cucumber and the red pepper.

INGREDIENTS (4 people)

2 Lb of red tomatoes
1 large red pepper
1 large green pepper
1 large onion
1 cucumbe
1 garlic clove (optional)
Cold water
Bread (french type if possible, if not possible, use a toast for example)
Lemon (optional)
Salt
Vinegar of red wine
Olive oil

First let's peel tomatoes and peppers. Wash well vegetables and make some not very deep cuts in the skin. With a couple of cuts will be more than enough. We set fire to a large pan with water and bring to boil. In another saucepan we put cold water with ice cubes. First place into the boiling water the tomatoes for 10 seconds at most. Then we withdrawn and immediately carry to the ice water. If everything has been smooth, skin is wrinkled and lifted separation of meat by made cutting. Easily remove the skin. 
With red and green peppers do the same while maintaining the vegetables one minute at least. It is very important to remove the skins, please do not jump this step. If you do not peel the vegetables the gazpacho would be bitter. 
Once we have removed the skins proceed to remove the seeds. We also peel the cucumber with a knife. We soak in cold water the hard bread just to make it soft. Now take the cucumber, peppers, tomatoes, wet bread , onions, a jet of olive oil and garlic clove (do not put garlic if you feel disturb with the taste) to the glass of the mixer and crush until they are very thin. With ice water begin to dilute the cream resulting from the crushing and we pour a teaspoon of salt, a teaspoon of vinegar or a little lemon instead if we are not so keen on vinegar. Taste from time to time while mixing to rectify salt. Soup should be liquid but still a bit thick, that's the right point.

Needless to say, served cold or very cold.  To take gazpacho is as good as to take salad. Sometimes kids that hate salad use to love gazpacho and then you can be sure they take the necessary quantity of vitamines, minerals and fiber.

Os deseamos... . : . We wish...

....un horrible y terrorífico Halloween !  .::. A terrific Halloween to everyone !


Panellets ulttra - baratos

Si elimináis los piñones, saldrán mucho más baratos 
El alto precio de los panellets que se pueden adquirir en los comercios no está justificado por el coste de su elaboración y ni siquiera por el precio de los ingredientes básicos. Seamos claros, el precio es claramente el resultado de la demanda tradicional. El panellet posee una receta tan sencilla y sus ingredientes son tan intercambiables que es posible hasta realizar un kilo de los mismos por menos de 5 euros. Os demostraré cómo.

Básicamente el panellet es una mezcla a partes iguales de un fruto seco - almendra - con azúcar, todo ello coagulado con la ayuda de la clara del huevo. Pues bien, es posible substituir la almendra por cualquier otro fruto seco sin tostar : avellanas, nueces o pistachos, todos ellos reducidos a harina, son los candidatos perfectos. Otro fruto que da muy buenos resultados es la castaña. Reducida a harina y combinada con el azúcar da un sabor casi diría que mejor al obtenido con almendras.

Los panellets de pistacho o avellanas prácticamente no necesitan saborizante alguno (especialmente el primero). En cualquier caso como saborizantes podéis emplear sirope de chocolate, de fresa o canela en polvo.

Para obtener más cantidad de masa, se emplea a menudo patata o boniato, pero también es posible emplear zanahoria. Los dos últimos ingredientes son los que tienen más sacarosa, así que podéis rebajar la cantidad de azúcar si esto supone un problema (o bien substituirla completamente por edulcorante naturales como la stevia).

De esta manera la receta de los panellets por menos de 5 euros / kilo quedaría así :

Sólo con frutos secos :

400 gramos de harina de castaña, nueces, avellanas o pistacho
400 gramos de azúcar
2 huevos

Con frutos secos y boniato/patata :

200 gramos de harina de castaña, nueves, avellanas o pistacho
200 gramos de azúcar
200 gramos de patata, boniato o zanahoria
2 huevos

En primer lugar se hierven las patatas enteras o los boniatos  con piel. Luego se pasan por el pasapuré. Se dejan enfriar completamente. Cuando el puré está frio se añaden los frutos secos rallados y el azúcar. Ahora se ha de amasar a conciencia para hacer una masa homogénea. Esto puede ser bastante difícil porque se trata de tres elementos secos. Para facilitar la labor se puede salpicar con un poco de agua de vez en cuando o emplear parte de la clara del huevo. Una vez finalizado el amasado dejamos la masa reposando un mínimo de cuatro horas y un máximo de 24.

A continuación espolvoreamos con harina sobre una tabla o el mármol de la cocina y empezamos a hacer cilindros con la longitud que nos permita la mesa y un diámetro aproximado de dos centímetros. Cuando el cilindro esté perfecto lo cortamos en rodajas de unos dos centímetros de largo. Les damos una forma esférica y pintáis  con la yema del huevo para que queden brillantes para luego  hornearlos a 180 grados durante veinte minutos, aproximadamente.

Podéis añadir saborizantes en la masa antes de pasarlos por el horno como son la canela en polvo, el limón rallado o bien chocolate en polvo e incluso jarabe de fresa.

La nutrición infantil : el problema del hierro

El ser humano necesita macronutrientes (proteínas, lípidos y glúcidos) para su correcta nutrición. A su vez necesita micronutrientes, en cantidades mucho más modestas, pero absolutamente esenciales : son las vitaminas y los minerales. 

De un modo muy general podemos decir que la dieta occidental está sobrada de macronutrientes. Consumimos un exceso de proteínas (lo cual no quiere decir que cubran todas nuestras necesidades cualitativas), lípidos (grasas) y glúcidos (carbohidratos) pero no podemos decir lo mismo sobre los micronutrientes. La dieta actual, con poca fruta y verdura fresca, tiende a estar disminuida de vitaminas y lo mismo ocurre con los minerales aunque por causas diferentes. Sin acudir en exceso a las tablas nutricionales, es posible afirmar que si comemos muy variado podemos cubrir todo el espectro de nutrientes necesarios. 

Con la mayoría de nutrientes nos manejamos bastante bien excepto con el hierro, que lo llevamos muy mal. De hecho su carencia es un asunto serio en todas las dietas del Planeta, hasta el punto que se piensa que un 30% de la población mundial presenta deficiencias. Poca broma : que 2.000 millones de seres humanos tengan problemas relacionados con el hierro nutricional es algo muy a tener en cuenta. La falta de hierro va desde una carencia que no se detecta jamás hasta que aparecen anemias severas, disminución de las capacidades intelectuales o menor resistencia frente al esfuerzo. Los niños suelen tener este problema, a menudo sin ser jamás detectado. Veamos cómo ocurre.

El hierro se encuentra cantidades muy pequeñas en el cuerpo humano. Un hombre adulto "contiene" 4 gramos mientras que la mujer adulta apenas posee 2.5 gramos. A pesar de su escasa presencia es vital en la constitución de la hemoglobina, las enzimas esenciales del metabolismo celular (citocromos, catalasas y peroxidasas) así como la mioglobina del músculo (de ahí que la carencia de hierro se traduzca en la menor resistencia frente al esfuerzo que habíamos mencionado con anterioridad).

El hierro en el cuerpo humano se subdivide en dos grandes grupos :

- hierro hemínico, presente en la hemoglobina y que representa el 65% del total.
- el hierro no hemínico, compuesto por enzimas no hemínicas, la transferrina y las reservas.

La hemoglobina permite transportar diariamente de 700 a 1000 litros de oxígeno hacia las células y por tanto hace uso diario del hierro. El cambio la mioglobina y la ferritina son formas de reservas de hierro, la primera para los músculos y la segunda para su almacenamiento en el hígado. Es decir, algo bueno había de tener el hierro, se almacena en nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo es bastante ahorrativo con respecto al hierro ; sin embargo es un auténtico desastre tanto a la hora de absorberlo como por las pérdidas residuales que registra.

Contenido de hierro de los alimentos (miligramos cada 100 gramos) :
  • Frutas ...................... 0.1 a 0.3
  • Patatas..................... 0.7
  • Espinacas................. 4
  • Legumbres............... 6
  • Lentejas................... 7
  • Carne de ternera .... 1.2 a 2.5
  • Carne de cerdo........ 1
  • Hígado de ternera... 8
  • Morcilla................... 14
  • Desayuno "all bran" 14
  • Germen de trigo...... 9
  • Mejillón................... 7
  • Pistacho.................. 7
de la lista se deduce que los alimentos animales (carne, hígado, morcilla, mejillón) son los más ricos en hierro seguidos de las legumbres. Las espinacas, ensalzadas por el inefable Popeye, son ricas en hierro pero tampoco demasiado. El problema en realidad no es la cantidad de hierro del alimento, sino la capacidad de absorción del cuerpo humano.
 
El hierro hemínico, que se encuentra en todos los alimentos de origen animal, se absorbe mucho mejor que el hierro no hemínico, de presencia vegetal principalmente. En el primero podemos alcanzar  una absorción del 25% mientras que en el segundo llegamos como máximo al 5%.
Así tenemos que en una porción de 100 gramos de legumbres, de los 7 mg disponibles podemos absorber como máximo 0,35 gramos. La misma cantidad de mejillones nos permitiría absorber 1mg, si fuera de hígado de ternera 1,6 mg y si se tratara de leche materna podríamos absorber el 30% del hierro de la misma.

¿Cuánto hierro necesitamos a diario?
Hemos dicho anteriormente que el hierro funciona en nuestro cuerpo casi a modo de "circuito cerrado", de forma muy ahorrativa. Aún así se producen pérdidas que deben ser compensadas. En el hombre adulto dicha pérdida se sitúa en torno a 1 mg de hierro / día mientras que la mujer, debido al ciclo menstrual, puede llegar a perder una media diaria de 1.3 mg. En general la problemática ligada al hierro nutricional es más importante en la mujer que en el hombre.
Los aportes aconsejados por día en mg son :

Lactantes de 3 a 12 meses..................................... 9 mg
Niños hasta 12 años ............................................. 10 mg
Adolescentes en pleno "estirón".......................... 15 mg
Hombre adulto..................................................... 10 mg
Mujeres durante todo el ciclo fértil..................... 18 mg
Mujeres tras la menopausia................................. 10 mg
Mujeres embarazadas .......................................... 20 a 30 mg
Mujeres lactantes................................................. 20 mg
Recordemos que de estas cantidades sólo una parte se absorben por lo cual no son exageradas en absoluto. Para nuestra dieta hemos de calcular dicha absorción según el tipo de alimento ingerido y el grupo al cual pertenezcamos. Si sólo tomamos hierro a través de dietas vegetarianas deberemos emplear algunos trucos como favorecer la absorción con la ingesta de zumos ricos en vitamina C o complementar la dieta con productos farmacéuticos.

El problema del hierro
El fenómeno por el cual el ser humano absorbe una proporción tan baja de hierro es única. No ocurre lo mismo con otros minerales donde la tasa de absorción puede sobrepasar el 90%. La razón de este "fracaso" de nuestro sistema se debe probablemente a la herencia de un largo pasado como cazadores. Durante millones de años el homo sapiens o los homínidos que le precedieron fueron cazadores y recolectores, de manera que su organismo estaba preparado para absorber únicamente el hierro hemínico de las presas (pescado y carne). Cuando hace 12.000 años se produce la revolución agrícola la dieta queda severamente modificada y la carne pasa a ser un nutriente minoritario. Esto supuso que el hierro ahora tenía que proceder de los cereales y las verduras, el llamado hierro no hemínico. De hecho en la actualidad todavía estamos aprendiendo a absorberlo. Esto queda demostrado estudiando comunidades primitivas que se alimentan tal y como lo hacíamos hace millones de años. Por ejemplo, los bosquimanos del Kalahari carecen del problema del hierro, lo mismo que los masai, cuya alimentación procede fundamentalmente del ganado (leche, carne y sangre).
 
También la presencia de inhibidores puede disminuir la absorción de hierro, como son el té, el café, los fosfatos y las dietas muy ricas en fibras vegetales celulósicas.
 
La deficiencia de hierro se ha venido asociando a la anemia desde los primeros tiempos de la Humanidad. Era la enfermedad típica de la mujer joven, que se exteriorizaba por la extrema palidez y la debilidad general. Esta enfermedad se producía por la reducción de la hemoglobina circulante y se agravaba cuando se iniciaba el ciclo menstrual de la mujer, de ahí la asociación. Hasta hace poco se consideraba la forma visible de la carencia de hierro pero en la actualidad se conocen mucho efectos perniciosos sobre la salud siendo la anemia sólo la punta del iceberg. En los países subdesarrollados o en vías de desarrollo está claro que la falta de disponibilidad de alimentos ricos en hierro es el factor desencadenante de las diversas patologías asociadas a la carencia de hierro.
En los países desarrollados la carencia de hierro en la dieta viene dada por la disminución del aporte general del mismo, especialmente porque algunos alimentos como las legumbres o la casquería ya no son tan habituales en nuestra alimentación cotidiana.
 
He dicho que la anemia es la punta del iceberg. Cada vez que alguien acude a la consulta médica con signos evidentes de anemia hay otras muchas personas que no lo hacen porque su sintomatología no es tan clara pero el origen de su enfermedad es idéntica. Puede tratarse de una disminución de la capacidad física al esfuerzo, de una resistencia menor a las infecciones, de la reducción de la capacidad intelectual o diversas perturbaciones que se suceden en el transcurso del embarazo, entre otros posibles avisos de la falta del mineral.
 
Los mayores grupos de riesgo son los lactantes, los niños y adolescentes, así como las mujeres durante la menstruación y las embarazadas. Como grupos de riesgo continuado tenemos a las mujeres desde su primera menstruación hasta la menopausia y a los ancianos, estos últimos por la deficiente alimentación que suelen ingerir.

¿Qué debemos hacer? En lo casos graves debemos acudir al médico que seguramente nos aconsejará tomar suplementos minerales. Esta es una solución a corto-medio plazo y no debería extenderse más allá de lo razonable. Lo mejor es modificar nuestra dieta de forma cuidadosa. Digo cuidadosa porque es cierto que consumiríamos mucho más hierro si nos infláramos a bistecs y entrecots, pero también abusaríamos de grasas saturadas que a la larga derivarían en una cardiopatía.
Mi consejo es incluir en nuestra dieta casi de forma diaria legumbres, principalmente lentejas, alubias blancas, garbanzos , soja etc. Al tratarse de hierro no hemínico es recomendable acompañar estas comidas con zumo de naranja natural.
Podemos comer de 2 a 4 huevos por semana - cuidado con el colesterol - de manera que la yema nos aportará unos 6 mg de hierro.
Una vez por semana podemos comer algún producto animal rico en hierro de origen animal. Serían recomendables el hígado de pollo, de ternera o de cordero siempre y cuando sean de origen confiable. Lamentablemente el hígado de los animales suele contener tóxicos resultado del método de crianza así que prácticamente sólo me decanto por animales catalogados como ecológicos o bien, en este orden de preferencia, el hígado de lechal, a continuación el de pollo de corral y finalmente el de ternera. También podemos comer carne de ternera o cerdo ocasionalmente, pero sería preferible comer carne de pavo o pollo por su menor aporte en grasas saturadas. La morcilla o la botifarra negra contienen mucho hierro y se recomiendan un máximo de una vez por semana.
Es recomendable tomar cada mañana cereales con alto contenido en hierro. Generalmente todos los cereales se enriquecen artificialmente con hierro y otras vitaminas. En este producto no hay limitaciones.
Ingerir moluscos como el mejillón y pescado representa un aporte importante de hierro si bien hay que considerar, como en el caso de la carne, la cantidad de tóxicos que lamentablemente incorporan por efecto de la contaminación marina.
Las espinacas son también una buena solución sin limitación de ningún tipo : podemos tomarlas cocidas, en crema o bien los brotes tiernos en ensalada.
Los niños deben acostumbrarse sobretodo a la absorción de hierro a través de los vegetales para evitar los efectos secundarios de la ingesta de carnes (como puede ser el colesterol). Es fundamental consumir legumbres y verduras ricas en hierro (las espinacas y las lentejas son de importancia capital) y ayudar a la absorción consumiendo vitamina C, bien a través de zumos naturales, frutas o de las mismas verduras (por ejemplo, las patatas son muy ricas en dicha vitamina si se cocinan adecuadamente).
Es también importante que las adolescentes que inician la menstruación incrementen el consumo de hierro para compensar las pérdidas de este mineral.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Kabak Tatlisi (Sweet Pumpkin)

The Kabak Tatlisi is a Turkish typical dessert that has the pumpkin like main ingredient. It is really easy to prepare. Making use of Halloween you can buy one extra pumpkin and try to cook it, or even use what is left of the Halloween's pumpkin...
Kabak means pumpkin in turkish and tatlisi , sweet. So simple.




INGREDIENTS:

One pumpkin middle size
0.33 pounds of sugar
0.33 pounds of nuts


We peel and cut the pumpkin in large chunks. We put the chunks in a mud casserole of flat type and we dust them with the sugar. We set water just to cover the pumpkin. We must leave like this during 24 hours so the sugar impregnates the fruit. After the 24 hours we must put the casserole to the fire until it begins to boil. Then we reduce and we left to the low fire during 1 hour or until the pumpkin is tender. We separate from the fire until it takes the room temperature. We crush the nuts in a mortar to dust over... and then in ready to serve. Simple, isn't?

Aprender a cocinar para niños inapetentes

Cuando un niño ingiere raciones escasas ocurre como con los adultos que siguen una dieta baja en calorías : deben comer bien. Es más, deben comer "mejor".  Esto puede parecer una perogrullada, pero no lo es tanto si se explica en detalle. 
Cuando ingerimos grandes raciones con un razonable aunque limitado rango  de alimentos probablemente estemos proporcionando a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios. Dichos nutrientes no procederán de las fuentes habituales de  suministro, pero estarán presentes en un porcentaje suficiente en otros alimentos siempre y cuando los comamos en grandes cantidades. Por poner un ejemplo,  siempre pensamos que el consumo de leche proporciona la mayor parte del calcio que nuestro cuerpo precisa, pero éste puede obtenerse también de diversos  vegetales (col, cebolla...) y legumbres, sólo que en cantidades menores por unidad de peso. Cuando queremos bajar de peso consumimos menos comida y si la  dieta no está equilibrada - comemos lo de siempre pero en menos cantidades - es más que probable que suframos carencias de algún nutriente. De ahí el error  que suponen esas dietas basadas en el consumo masivo de un sólo producto (la dieta de la alcachofa, la de lechuga y otras aberraciones).
Los niños, inapetentes o no, deben comer siempre de forma equilibrada en las cinco comidas a realizar durante el día (desayuno, desayuno de media mañana,  almuerzo, merienda y cena) si bien deberemos reajustar los nutrientes de acuerdo con la actividad que vaya a realizar el niño. Si por la tarde el niño va a  practicar gimnasia en la escuela es preferible que hagamos hincapié en los carbohidratos de absorción lenta (un plato de macarrones "al dente", por ejemplo) y dejemos para la noche los grandes aportes de minerales y vitaminas (un plato de pescado con ensalada, una crema de verduras, un gazpacho etc).  Con los niños inapetentes deberemos realizar un esfuerzo mayor y maximizar la cantidad de nutrientes que ingiere por unidad de alimento. También deberemos  aprender a cocinar "bien", tanto en el gusto de los alimentos como en la forma de destruir al mínimo los nutrientes presentes en los mismos. Veamos algunos  "trucos" imprescindibles.

Cocción : Si disponemos de una cazuela con agua fría y en ella introducimos vegetales, carne de ave o de otro tipo y desde ese frío aumentamos la temperatura  estamos tratando de hacer un caldo. En este caso pretendemos que los minerales, vitaminas y proteínas de los ingredientes pasen al agua. En este caso el agua  diluye los nutrientes y los ingredientes quedan en principio desprovistos de interés nutritivo (al menos esa sería la pretensión de un caldo perfecto). Para  realizar un caldo óptimo es preciso introducir todos los ingredientes en el agua fría e ir aumentando la temperatura hasta que se produzca un hervor lento.  La temperatura será ideal cuando el hervor cesa al levantar la tapa de la cazuela. Se trata de una cocción muy lenta puesto que se pretende disolver, no  destruir. Obtener unos 5 litros de caldo puede llevar 4 horas o incluso más. Los caldos obtenidos los debemos utilizar profusamente en la dieta de niños  inapetentes en substitución del agua cuando el ingrediente a cocer absorba el líquido o éste se encuentre inmerso en una salsa (albóndigas en salsa,  fricandó, estofados...). Por ejemplo, es correcto cocer la pasta en un caldo poco graso de pollo o verduras. De esta manera la pasta absorberá el líquido  incorporando los nutrientes. Evidentemente, para no desperdiciar el caldo debemos ajustar muy bien la cantidad de caldo para el peso de la pasta en seco. En  estofados u otro tipo de guisos en lugar de añadir agua utilizaremos caldo y además quedará mucho más apetecible.
Los pucheros son grandes aliados de los padres en su lucha contra la inapetencia. Unas lentejas con arroz, cocidas en caldo de verduras y pollo, son fáciles  de "pasar" y aún más fáciles de complementar con un postre compuesto por fruta y/o lácteos (un yogur con trozos de pera, macedonia de frutas...). Los  pucheros tradicionales de nuestros abuelos son muy eficaces a la hora de tratar la inapetencia puesto que reúnen todos los nutrientes en un único plato y son  fáciles de comer sin complicadas masticaciones (conviene, eso sí, eliminar algunos ingredientes que pudieran provocar rechazo como el ajo, los chorizos o  huesos de jamón).
Para cocer verdura y patatas el método es completamente diferente. Podemos emplear agua porque no pretendemos que los nutrientes pasen al líquido, más bien  al contrario. Así que introduciremos los alimentos en agua hirviendo y a ser posible sin trocear. Es decir, las zanahorias, judias verdes (vainas), patatas y  otros vegetales se introducirán enteros para proteger al máximo las vitaminas y minerales de la acción diluyente del agua. Ocurre que al contacto con el agua  hirviendo los vegetales sufren una cierta penetración del líquido, con lo que se pierden por disolución las vitaminas hidrosolubles y los minerales, pero a  la vez esto provoca cambios estructurales que impiden que dicha penetración vaya más allá de la capa superficia. Basta con hervir una patata entera para  darse cuenta que la capa exterior es diferente en textura al corazón del tubérculo una vez se ha ablandado por completo. Por esta razón el interior  conservará prácticamente la totalidad de las vitaminas. Esto es importante para conservar la cantidad de vitamina C que contiene la patata - y que no es nada  despreciable - por ejemplo. Otro tema importante es cocer el tiempo justo según cada tipo de alimento. Cocer una patata lleva mucho más tiempo que cocer  hojas de espinacas que apenas requieren un minuto ; por tanto no tiene sentido incorporar al agua hirviendo la espinaca y la patata a la misma vez puesto que  lo único que conseguiremos es despojar a la verdura de todos sus nutrientes. Finalmente es importante la cantidad de agua y la condición de hervor. El agua  sólo debe apenas cubrir la verdura. Si estáis pensando en que de esta manera es posible que el líquido se pierda y la verdura se queme, es que probablemente  no estéis cociendo bien los alimentos. La cocción no debe ser tumultuosa : es una pérdida de energía innecesaria. La cocción debe ser tumultuosa cuando se  halle tapada y cesar al poco de levantar la tapa de la cazuela. De esta manera el agua de cocción no disminuirá (puesto que no tiene energía para evaporarse)  y la disminución de nutrientes por disolución será muy baja (puesto que hay poco agua donde "perderse").
Todas las verduras son importantes en la nutrición de los niños inapetentes, pero por su importancia la patata y la zanahoria no deberían faltar jamás. Son  ricas en nutrientes y resistentes a la acción destructora del calor.

Bebidas y comidas "líquidas" : la bebida "natural" que debería acompañar las comidas de los niños inapetentes es el agua. Se debería intentar que no tomara  grandes cantidades antes de las comidas ya que provocaría saciedad, pero bajo ningún concepto debería tomar bebidas con gas o azucaradas. Las primeras porque  hinchan el abdomen impidiendo la ingesta y las segundas porque al llevar azúcar proporcionan energía inmediata en forma de calorías vacías que pueden dar la  sensación de falsa saciedad, aparte de otros efectos nocivos. Dentro de las bebidas azucaradas me refiero a los refrescos carbonatados o no, e incluyo sin  dudar los zumos de frutas envasados. A veces creemos que proporcionando a los niños zumos de fruta envasados estamos dando un "plus" vitamínico. Es cierto,  pero también es cierto que contienen edulcorantes y azúcares que son perjudiciales. Los únicos zumos que deberían tomar los niños de forma regular son los  obtenidos en casa exprimiendo directamente cualquier tipo de fruta, reservando los envasados para ocasiones contadas. Pero si encontráis un zumo envasado sin  conservantes ni colorantes y sin mas edulcorante que la fructosa propia de la fruta entonces no hay problema. Tampoco hay problema si la bebida indica  "vitaminas añadidas". No hay ninguna diferencia entre las vitaminas reales y las creadas artificialmente. Generalmente las hidrosolubles como la vitamina C  pueden completar una dieta que a pesar de nuestros esfuerzos sea deficitaria en fruta y verdura.
Los niños inapetentes suelen considerar que el acto de comer es una pérdida de tiempo y se inclinan por las comidas que pueden engullir de la manera más  rápida posible. Por esta razón entre un yogur y un yogur líquido se decantarán siempre por la segunda opción. En consecuencia es importante conocer un número  importante de recetas de sopas, caldos y cremas, permitiendo formas "fáciles" de tomarlas como puede ser beber directamente del tazón sin la intermediación  de la cuchara para el caso de caldos de pollo o verdura. Si conseguimos que el niño inapetente se aficione o al menos tolere las cremas de verdura, el  gazpacho y el yogur líquido, entre otros muchos alimentos con el mismo formato, tenemos mucho ganado.

Frutas : es importante que el niño se aficione a las frutas de cada temporada. Si sólo le gusta la sandía lo tenemos difícil fuera del verano. En España hay disponibilidad de manzana, platano y pera prácticamente todo el año. Serán nuestras frutas "comodín". En invierno es importante que insistamos con la naranja y la mandarina. El verano es ideal para ampliar el rango con ciruelas, melocotones, melones, higos, cerezas etc. La fruta es tan importante que hemos de hacer cualquier esfuerzo para conseguir que la coma. Todo vale. Si no quiere naranjas, pues zumo de naranja con toda la pulpa que admita el niño. Las manzanas asadas o en compota. Las fresas en una banda de hojaldre. Hasta las uvas de las doce campanadas. Y recordemos que hasta el niño más reacio a la fruta acepta en general el plátano, rico en vitaminas y carbohidratos.

Cocinar bien :  por alguna razón que desconozco, sobretodo en edades muy tempranas del niño, se tiende a cocinar sus comidas sin atender al sentido del gusto. Cuantos padres, al probar el guiso que le estaban largando al niño, han hecho un mohín de asco. Pues bien, si no te gusta a tí, menos les va a gustar al niño. Menos sal, menos fuerte, pero un guiso para un niño debe ser "comible" por parte del adulto. Y si no es así, mal lo tenemos.

Finalmente cabe indicar que determinados comportamientos alimenticios que ya no se esperan en determinadas edades son perfectamente admisibles. El niño puede seguir mamando o bien tomando biberones bien cargados con cereales si ello le satisface. No debemos desterrar tales prácticas pensando que eso afecta a la alimentación que todos consideran normal para la edad del niño. En realidad no hay prácticamente nada que sea igual de un niño a otro y menos en los inapetentes.

martes, 29 de octubre de 2013

Milk with cinnamon and lemon

This is a drink that can be done very easily. It is recommended to use semi-skimmed milk cause the taste of fat can hide the one of the cinnamon. It is a good substitute for milk - still being milk  - for those children who are not very fond of it.  Do not use sugar, no need at all ! But if you think it really needs sugar I would recommend to let people to put the sugar they need, like they would do with tea or coffee (the known question : "how many sugarcubes do you need?")

INGREDIENTS:

2 pt of semi-skimmed milk
Peel of 1 lemon
1 cinnamon stick

We peel the lemon to get a strip being careful not to take the whites of the same as it is bitter. The peel should be slightly transparent (cause no white in it)
Add the skin and cinnamon sticks in milk and put it to heat, stirring until it boils. Check the milk all the time to avoid it overflows the pan and immediately reduce heat. In this way the cinnamon and lemon provide all their scent to the liquid. Remove from fire and keep the mixture stirring for ten minutes.
Once the mix is cold, take away the cinnamon stick and the lemon peel,  put in jar and set at the refrigerator until very cold if it is summer or keep it warm or even hot for the rest of seasons. It's tasty at any temperature !  Serve at any time, kids love it !

Tsatsiki, greek cucumber and yoghurt dip

The tsatsiki is a typical Greek recipe that can be a cream or a sauce, but also it can become   a drink simply disolving in water. The later option is more common in Turkey where tsatsiki word becomes "çaçik" (pronunce shasheek) The tsatsiki either like cream or sauce is very suitable for seasoning salads but also can grease a toast or support a course of meat...

INGREDIENTS:

3-4 yoghurt type "Greek"
1 cucumber
Half clove garlic
Salt
Olive oil

Peel the cucumber and cut into very fine strips. Take a bowl and pour in the yoghurt blended with a tablespoon of olive oil, a teaspoon of salt and medium clove garlic crushed. We must vigorously whisking it by hand until get a compact cream exempt of water as much as possible. It is desirable to make the mixture stand at least one hour in the refrigerator before consume, but is not essential. Probably you will not resist one hour !

Estofado de cordero a la árabe

El estofado de cordero es un plato típico del Iftar y de la fiesta del Sacrificio en la práctica totalidad del mundo árabe. Se prepara de una manera muy simple, casi "desatendida", aunque tarda alrededor de hora y media en hacerse. Hay muchas recetas del mismo, pero esta que os voy a dar es la que me enseñaron a hacer en Arabia. Se prepara de forma muy diferente al estofado de cordero occidental, así que estad atentos.

INGREDIENTES (4 personas)

2 paletillas de cordero (se puede hacer con otras partes del cordero, a ser posible las más grasas)
1 calabacín grande
2 zanahorias grandes
1 cebolla grande
1 tomate grande
2 dientes de ajo
Caldo de carne (o un cubito, que es lo más habitual encontrar en Oriente Medio)
Pimienta negra molina
Clavos de olor
Sal
Aceite virgen extra de oliva


En una cazuela grande vertemos un chorro generoso de aceite de oliva a fuego medio. Incorporamos los trozos de cordero hasta que están dorados con la cazuela sin tapar.
Mientras picamos la cebolla no demasiado fina y cuando el cordero está dorado por fuera la incorporamos. En ese momento tapamos la cazuela para que se vaya haciendo a fuego bajo.
Cortamos el calabacín en rodajas (sin pelar),  así como las zanahorias y el tomate (también sin pelar y sin quitar las semillas). Una vez cortada la verdura, y sin más dilación, la incorporamos a la cazuela, además de los dos dientes de ajo, una cucharada de pimienta negra molida y otra de sal, aparte de media docena de clavos de olor. A continuación vertemos caldo de carne, el suficiente para cubrir los ingredientes, o bien añadimos agua con una pastilla de concentrado de carne. Cubrimos la cazuela y dejamos cocer hasta que la carne está a punto de desprenderse del hueso.

Se sirve la carne acompañada de una buena ración de verduras, aunque a menudo se sirve bañado en el caldo de la cocción de manera que se come con cuchara.



El tamaño del estómago del niño y el hambre

No se puede hablar de un tamaño de estómago único ni por edades ni por tamaño del individuo. El tamaño va a depender de varios factores. Cuando nacemos nuestro estómago es muy pequeño. En realidad es diminuto : apenas cabe el contenido de una cucharada. Por esta razón el bebé necesita muchas tomas de leche materna o artificial ya que no es capaz de procesar en una sola ingesta toda la energía que necesita. A medida que el niño crece el tamaño del estómago va creciendo y por tanto las tomas pueden espaciarse.
El estómago es un órgano con forma de bolsa que se renueva y adapta continuamente. Recordemos que dentro de él se genera ácido clorhídrico para ayudar a coagular las proteínas. El ácido clorhídrico es extremadamente corrosivo, así que podemos suponer que las paredes internas del estómago están sometidas a una gran presión química. De no ser por la renovación de las células que forman la pared, el estómago se consumiría a sí mismo. La sensación de saciedad aparece cuando esta "bolsa" se llena. Si acostumbramos a comer abundantemente el estómago se irá haciendo más grande y cada vez aparecerá más tarde la sensación de saciedad. Por tanto comeremos más.
Los niños, y aún más los bebés, actúan instintivamente frente a la comida. Si se me permite el símil, actúan exactamente igual que los animales : comen cuando tienen hambre y saben, instintivamente, qué alimentos les son más propicios. Nosotros, como adultos, actúamos frente a la comida de forma instintiva pero también de forma cultural. Podemos comer alimentos que no nos gustan por agradar a quien nos lo ha preparado, o por compromiso o porque pensamos en las consecuencias que tendrá sobre nuestra salud o porque simplemente nos apetece un atracón.
Así que tenemos un niño cuyo estómago será proporcionalmente mucho menor que el de un adulto, pero ¿cuánto? Si un adulto pesa 80 Kg y su hijo de 5 años pesa 19 Kg, es prácticamente seguro que su estómago será al menos 4 veces menor que el del adulto. Podríamos decir que el adulto posee una capacidad de 2 litros, de manera que el del niño es de medio litro. Pero probablemente no lo sepamos. Pero lo podemos suponer. Ahora vamos a estudiar al adulto. Mide 171 cm y pesa 80 Kg. Supongamos que su peso ideal es de 72 Kg. Esto es, tiene un sobrepeso de 8 Kg. De esto se deduce, de forma muy general, que probablemente sus raciones sean mayores de lo necesario. Así que si dividimos por cuatro la ración del adulto y aún le restamos un poco, tendremos la ración óptima del niño. ¿Que parece pequeña, demasiado pequeña? A los ojos de este adulto, desde luego. Pero aún hay más.
Cuando hacemos dieta debemos cuidar sobremanera el aporte de micronutrientes (vitaminas y minerales) así como de macronutrientes (proteínas). Si comemos mucho nuestras raciones contienen suficiente cantidad de nutrientes para cubrir las necesidades de nuestro organismo pero al hacer dieta empezamos a sufrir carencias que a menudo se han de cubrir con la ingesta de suplementos vitamínicos y minerales. O comiendo mejor. Mucho mejor. En los niños ocurre lo mismo. Comen menos porque su estómago es más pequeño pero su alimentación debe ser muchísimo más eficiente. Los alimentos que no aportan los suficientes minerales y vitaminas son nefastos para ellos así como aquellos que no suministran las calorías necesarias. Por ejemplo hacemos un puré de zanahorias y se lo damos al niño. Hay ciertas posibilidades de que lo rechace. Los padres suelen pensar que se trata de un problema de sabor, pero ocurre que una ración apropiada al estómago del niño compuesta sólo de vegetales no aporta suficientes calorías : le sacia pero no le nutre. Así que se zampa el plato de verdura, se llena el estómago y es incapaz de comer el segundo plato de pollo, por ejemplo, que sí le nutriría al 100%. Pero no le cabe.
Y aún hay más. El adulto suele pensar que el niño necesita gran cantidad de calorías para crecer y desarrollarse. Es relativamente cierto. De hecho los niños desarrollan una gran actividad pero tienen un cuerpo pequeño y el crecimiento espectacular que tenía el niño hasta los dos años se pausa a partir de esa edad. El crecimiento es consecuencia de la edad, tiene un componente genético (padres altos, niños altos, ya se sabe...) y raramente se presentan casos de escaso crecimiento en el primer mundo debido a fallos en la alimentación.
Con esto ya tenemos una perspectiva fisiológica para situar la posible inapetencia en un lugar "lógico".

domingo, 27 de octubre de 2013

Ossobuco a la Milanesa (Italia)

Esta excelente receta italiana nos muestra la transición de la cocina mediterránea hacia la centroeuropea, ejemplificada con el empleo de mantequilla pero todavía con la presencia de productos tradicionales de la cocina italiana. Esta transición se da a menudo en recetas francesas, italianas de la Lombardía y el Piamonte así como en las cocinas Balcánicas. En cualquier caso, una receta que no dejará de estremecer nuestros paladares.

INGREDIENTES (4 personas)

Ossobuco, jarrete, zancarrón, 1 ó 2 piezas por comensal (para al menos 100 gramos de ración)
250 gramos de tomates maduros pelados y sin semillas
100 gramos de mantequilla
Un  vaso de vino blanco
Caldo de carne
1 limón
1 diente de ajo
2  cucharadas de perejil fresco picado
Harina blanca de trigo
Sal
Pimienta

En primer lugar lavamos bien los ossobucos. Los salpimentamos y pasamos por la harina blanca. En una sartén antiadherente fundimos la mantequlla y en ella freímos las piezas por ambos lados hasta que empiecen a dorarse.
En ese momento añadimos el vaso de vino y dejamos a fuego medio hasta que se evapora totalmente.
Cuando el vino ha desaparecido incorporamos los tomates bien picados y dejamos a fuego medio sin tapar durante al menos una hora. Si vemos que el líquido se seca, añadimos de vez en cuando un poco de caldo de carne.
Transcurrida la hora de cocción hacemos una picada con la piel rallada del limón (sin la parte blanca que amarga) , el diente de ajo muy picado y el perejil.  Se añade a la sartén y se deja cocer durante otros quince minutos a fuego lento.

Una receta muy gustosa que da un toque especial al ossobucco. De verdad os la recomiendo.


Neofobia y las adelfas

Se define neofobia como miedo o pánico a las novedades. Puede afectar a cualquier persona pero en los últimos tiempos se ha venido aplicando principalmente a todo aquello que concierne el conocimiento gustativo del niño. En este último caso la neofobia se interpretaría como el miedo del niño a probar nuevos alimentos.  La neofobia se inicia cuando se empieza a alternar la lactancia materna con otros alimentos. Prácticamente todos los niños sienten o sintieron neofobia en algún momento. Es una reacción instintiva heredada genéticamente. La neofobia ha protegido a los seres humanos de probar alimentos nuevos que eran potencialmente venenosos. Supongamos que hemos naufragado en una isla deshabitada pero cubierta de una espesa jungla. Tenemos hambre y exploramos la isla buscando agua y alimento. Con el agua no hay problema. Es transparente y e inodora, así que nuestra experiencia nos dice que muy posiblemente sea potable. Pero la comida es otra cosa. Sólo encontramos frutos de color gris y de forma extraña que cuelgan de algunos árboles, ¿nos atreveríamos a comerlos alegremente? Es casi seguro que no. Tendríamos ciertas prevenciones. No los conocemos. No se parecen a ningún otro fruto que hayamos comido anteriormente y ciertamente el color gris no ayuda en nada. Pero tenemos hambre y cada vez más y los frutos grises son el único alimento disponible en la isla...
Pues bien, este dilema lo tuvieron nuestros antepasados de forma casi diaria. Los primero homínidos surgieron en el Este de África y mientras permanecieron allí no tuvieron muchos problemas en cuanto a la alimentación. A medida que se fueron expandiendo entraron en contacto con otros ecosistemas donde los frutos, bayas silvestres, vegetales e incluso animales eran desconocidos. Para seleccionar qué alimentos podían comer en su nuevo habitat los homínidos empleaban varias técnicas. En primer lugar seleccionaban las especies vegetales y animales por su abundancia y por la capacidad de nuestro sistema digestivo para aprovechar sus nutrientes. Es una táctica oportunista. De nada sirve intentar cazar o recolectar un alimento que por su escasez asegura la hambruna para el grupo. En segundo lugar, seleccionada la "víctima" se estudiaba cuál era la actuación de los depredadores respecto a ella. No es lo mismo que un fruto se lo coman las manadas de monos que éstos lo eviten. Es sorprendente la cantidad de vegetales que contienen venenos en mayor o menor medida. Aún hoy en día la patata, la berenjena o la yuca, entre otros muchos vegetales cultivados, contienen substancias tóxicas. Pero aunque un mono se coma un fruto no es garantía de que sea comestible para el hombre. El mono puede haber desarrollado un sistema digestivo que disminuya el efecto del tóxico. Así que nuestros remotos antepasados aplicaban una sencilla regla de tres : lo que puede ser tóxico en grandes cantidades es posible que sólo ocasione un trastorno leve si se prueba en pequeñas cantidades. De esta manera si la cata no ocasionaba trastornos serios se pasaba a consumir mayores cantidades. Podemos imaginar que ante un nuevo posible alimento los hombres primitivos llegaran a imaginar que aquel podría ser su último bocado. Con el transcurrir de millones de años la prevención ante lo nuevo quedó grabada en nosotros como algo instintivo. De nada sirve que tiendas hacia el niño las acelgas con rostro amistoso, que le asegures que se trata de un inocente alimento, que incluso lo engullas en su presencia : el niño es un animal instintivo y siempre mostrará cierta resistencia. Lo mismo que un austrolopitecus de hace cuatro millones de años que dudaba, y mucho, antes de echarse a la boca aquel fruto desconocido.
Lo peor que podemos hacer en estos casos es luchar con el niño para que coma el nuevo producto. Es un error mayúsculo. El niño se sentirá agredido y podemos estar seguros que convertirá ese alimento en concreto en su bestia personal. ¿O es que nos acordáis cuando vuestros padres os obligaban cada jueves a comer acelgas? ¿cuántos de vosotros aborrecistéis las acelgas hasta el punto que ya adultos no las habéis vuelto a probar? No podemos borrar el instinto, pero sí podemos bordearlo. Cada nuevo alimento se presentará como una alternativa, tal vez como un acompañamiento de una receta que sepamos le agrada. Es posible que la primera vez se niegue a probarla. Tal vez le presentemos el alimento diez veces para ser diez veces rechazado, pero en ningún caso trataremos de imponerlo. Y por imposición también entiendo ponerlo sobre la mesa diez veces consecutivas. Cada vez que lo retiremos no emitiremos ningún comentario sobre lo decepcionado que estamos. Y un día distraidamente pellizcaremos un poco con la cuchara y lo probará, porque el ser humano también es curioso. Tal vez le desagrade el sabor y lo exprese con una mueca pero ya lo habrá probado y ese es un enorme paso. Gigantesco. Porque una vez el instinto le diga que aquello no es venenoso más adelante, cuando se acostumbre, lo comerá sin problemas. Y hasta es probable que él sea el primero que lo pida. En cambio si hubiéramos reaccionado con gritos o al obligarle a comer hubiéramos provocado el vómito - la primera reacción instintiva que permite desalojar un hipotético veneno del estómago - ya nos podemos olvidar para siempre de volver a intentarlo.
Las adelfas del título se refieren a la costumbre que existe - o al menos existía - de plantar en parques y jardines de Barcelona esta planta ornamental. La adelfa es extraodinariamente tóxica, hasta el punto que la miel hecha por las abejas de sus flores es también tóxica. Puede parecer paradójico que una planta tan  venenosa esté al alcance de los niños y sin embargo se hayan reportado muy pocos envenenamientos. De hecho muchos progenitores desconocen el hecho de que las adelfas que se hayan a muy pocos metros de sus hijos son potencialmente mortales. Pues bien, la temida neofobia que nuestros hijos exhiben frente a los alimentos también les protege de que, movidos por la curiosidad, mordisquearan las hojas de la adelda. 
Como véis, todo tiene razón de ser, incluso aquellas actitudes de rechazo que en principio no podemos entender.

Alimentar a los niños para protegerlos del resfriado común

Llega el otoño y con él llegará el frío....Probablemente antes el ser humano saldrá de los límites del Sistema Solar que encontrará un remedio para el resfriado común. Lamento también no ser portador de soluciones mágicas para prevenir esta molesta enfermedad. No las hay. Podemos luchar contra el contagio con una buena higiene e impidiendo que nuestro cuerpo pierda calor pero una vez el virus ha entrado en nuestro cuerpo lo único que podremos hacer es mitigar sus efectos. Veamos algunos alimentos que nos pueden ayudar.
1. El caldo de pollo : se ha comprobado que la ingesta de caldo de pollo permite que las mucosidades nasales o de pecho sean más claras, facilitando su expulsión. Es además un buen hidratante, un alimento completo si añadimos verduras y pasta y además aporta mucha proteína esencial para el sistema inmunológico.
2. Vitamina C : parece descartado que la vitamina C impida el desarrollo de los virus implicados en el resfriado común y la gripe; no obstante parece ser que tomar alimentos ricos en esta vitamina ayuda a aliviar los síntomas y acortar la duración de la enfermedad. Es importante consumir naranjas, mandarinas, fresas etc en forma de zumo o fruta. También el perejil o el pimiento verde son muy ricos en esta substancia por lo que se recomienda emplearlos en ensaladas (cocinados pierden gran parte de la vitamina C).
3. Ajo :  cuando el ajo es cortado o machacado se genera una substancia denominada alicina que tiene cierto poder antibiótico. Se debe consumir crudo ya que cocinado se pierde esta propiedad, por lo que va a ser difícil que el niño lo ingiera de esta manera. Hay estudios realizados con adultos que indican que la alicina puede prevenir los resfriados o acortar sensiblemente su duración. Como la alicina es muy inestable los efectos preventivos son mayores cuando se consume en forma de cápsulas. La ventaja de las cápsulas es su concentración y que no nos convertirán en "paria sociales" cuando abramos la boca.
4. Comer carne : consumir carne  tiene una sencilla explicación ya que en ella hay abundante hierro y zinc. Ambos minerales tienen un efecto positivo en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Las carnes rojas y aquellas procedentes de aves de corral son las más adecuadas.
Hay algunos sprays con zinc que se comercializan para que aplicados en las fosas nasales descongestionen las vías nasales. No es recomendable su uso con niños asi como tampoco proporcionar suplementos minerales ya que podrían ser perjudiciales. En adultos no hay problema.
5. Miel : La miel es un buen remedio para aquellos resfriados que afectan nuestra garganta. Se suministró una cucharadita de miel a niños entre 2 y 5 años y dos cucharaditas a niños entre 6 y 12 años comprobándose que se mejoraba su descanso nocturno al aliviarse la tos. No se debe proporcionar miel a menores de dos años ya que se podrían dar casos de botulismo infantil, un trastorno que puede llegar a ser mortal.
6. Cebolla : cuando cortamos una cebolla ésta emite una substancia de autodefensa que irrita nuestros ojos a través de las fosas nasales. Esta misma substancia tiene un efecto broncodilatador, por lo que si nuestro hijo tose durante la noche - especialmente en caso de tos seca - basta con cortar una cebolla y colocarla en la habitación para que la tos se alivie considerablemente.
7. Agua : ingerir agua, estar bien hidratado, facilita la expulsión de la mucosidad al clarificarla.
Otras medidas a tomar cuando nuestro hijo se resfría, o para prevenir la enfermedad, son :
1. Airear las habitaciones y mantenerlas en la medida de lo posible bien soleadas.
2. Mantener la boca cerrada y la nariz protegida cuando estén en la calle.
3. Acostumbrarles a no llevarse la mano a los ojos, boca o nariz a menos de que esté bien limpia.
4. Lavarse las manos a menudo.
5. Evitar que toquen muchos objetos de la calle, especialmente pasamanos, pomos u objetos que sean tocados por otras personas de manera continuada.
6. Evitar que estén mucho rato en lugares cerrados o poco ventilados con mucha gente alrededor.
7. Evitar que se enfríen o que sufran bruscos cambios de temperatura

Obesidad infantil hereditaria (de mi antiguo blog Inapetencia Infantil)

Hace tiempo recibí la pregunta  de un lector preocupado por si la obesidad que él padece va a ser heredada por su hijo que nacerá en breve. Esto es, si el niño heredará la obesidad del padre como parte de su carga genética.
Indicar en primer lugar que éste es un tema controvertido y no está de ningún modo cerrado. Algunos científicos la descartan siendo que para ellos es el ambiente el que determina la posible obesidad del niño mientras que otros defienden la carga genética como principal responsable de la futura obesidad o delgadez de nuestros vástagos.
Todos hemos observado que los niños nacidos en el seno de familias obesas tienden a ser obesos. También hemos dado por supuesto que las conductas alimentarias poco saludables de los progenitores estaban siendo adquiridas por sus hijos y era esa la razón de su obesidad infantil. Y a menudo no hemos creído a esos individuos que aseguran que comen muy poco y sin embargo engordan constantemente, también dando por supuesto que no nos dicen la verdad. A la vez nos hemos percatado que hay sujetos que comen de forma descontrolada y sin embargo se mantienen con un peso normal o incluso por debajo de lo que deberían. 
Hace ya tiempo que estas dos paradojas se trataron de explicar con la llamada teoría del Set Point Theory (Keesey, 1980). Esta teoría dice que el cuerpo humano actúa con el peso de la misma forma que hace con la temperatura corporal o la presión sanguínea : existe un punto de equilibrio que se trata de recuperar cuando se produce una descompensación. Si nuestra temperatura corporal baja, el cuerpo reacciona para recuperar la temperatura normal. Pues bien, lo mismo ocurre con nuestro peso : si lo tratamos de bajar el cuerpo reacciona tratando de recuperar el peso que "considera adecuado".  El punto de equilibrio varía según la ingesta de calorías, de manera que cuando tratamos de bajar peso nuestro cuerpo trata de recuperar el peso que considera "normal" y que está en un nivel muy elevado para los que han sido obesos. Eso explicaría el efecto rebote de las dietas agresiva y el por qué a algunas personas les cuesta tanto perder peso y sobretodo mantenerlo. 
¿Por qué varía este punto de equilibrio? ¿Por qué no se mantiene a un valor fijo tal y como ocurre con la temperatura corporal, por ejemplo?  La respuesta es que depende de dos factores claves : de la cantidad de células adiposas y de la tasa metabólica.
Los adipocitos son células cuya principal misión es almacenar grasa que luego se utiliza para generar la energía que nuestro cuerpo necesita. Los adipocitos son los principales culpables de la obesidad. Los adultos tenemos una cantidad fija de adipocitos. Si engordamos los adipocitos aumentan de tamaño pero no varían en número. En cambio se sabe que los niños CREAN ADIPOCITOS para almacenar el extra de grasa que entra en sus cuerpos. De esto se deduce que si el niño está por encima de su peso recomendado, dispondrá de un número "extra"  de adipocitos los cuales ya no le abandonarán en el resto de su vida. Digamos que queda marcado de por vida con una tendencia al sobrepeso.
La tasa metabólica o metabolismo basal es la cantidad mínima de energía que necesita una célula para sobrevivir. Por decirlo de una manera sencilla, es la capacidad de nuestro cuerpo para quemar de forma más o menos rápida las calorías que consumimos. No todo el mundo quema calorías de la misma manera. A igualdad de peso y edad un hombre tiene un metabolismo basal más alto. A partir de los 40 años el metabolismo basal se ralentiza y algunos individuos tienden a engordar.
Las células necesitan energía aunque estemos en estado sedentario. Lo ideal sería que fueran capaces de quemar en su totalidad esa ingesta extra de calorías que recibe, pero salvo casos excepcionales, no suele suceder. Para acelerar el proceso hay varios métodos. El más efectivo es hacer ejercicio físico,  mientras que otros "trucos" pueden ser beber mucha agua, dormir poco abrigado, comer muchas veces al día pero poca cantidad etc. En cualquier caso está claro que dos individuos nunca tendrán metabolismos idénticos a menos que sean idénticos entre sí.
Tenemos que todos nacemos con los mismos adipocitos pero nuestro metabolismo basal es diferente sin que podamos hacer nada al respecto. Esto indica que la diferente forma de quemar las calorías entre los sujetos debe tener una razón genética a igual modo de vida, edad, sexo etc.. Pues bien, algunas investigaciones parecen indicar que la obesidad se hereda a través del ADN mitocondrial.
El ADN mitocondrial es el material genético de las mitocondrias, los orgánulos que generan energía para la célula. Dependiendo del tipo de carga genética vendrá determinada la capacidad del individuo para quemar calorías a nivel celular. A menor herencia de ADN mitocondrial, menor será la capacidad de quemar grasas. El ADN mitocondrial se recibe sólo de la madre, lo cual no quiere decir que sólo dependa de una madre obesa que nuestro hijo sea o no obeso. Hay otros muchos factores que pueden influir pero probablemente sea el ADN mitocondrial uno de los más importantes.
Así que imaginemos dos progenitores, o sólo uno de ellos, con problemas de obesidad, con muchos adipocitos y con una tasa metabólica baja. Esto no significa que nuestro hijo vaya o deba de padecer problemas de obesidad.
En primer lugar deberemos cuidar su alimentación para que durante la infancia no genere más adipocitos de los debidos. Esto se consigue manteniendo su peso dentro del percentil adecuado y con una alimentación sana y baja en grasas. Debemos de dar las raciones que nos indique el pediatra y nunca sobre alimentar. Comprendo que muchos padres ven con felicidad cómo su bebé se toma biberón tras biberón, pero eso no es lo mejor si sospechamos que hay obesidad hereditaria. Si logramos que durante la infancia el niño se mantenga en un buen peso NO DESARROLLARÁ ADIPOCITOS "EXTRA" Y ES DIFÍCIL QUE DE MAYOR PADEZCA OBESIDAD O AL MENOS SEA PROCLIVE A LA MISMA. Y luego claro está debemos acelerar su tasa metabólica. Tan pronto como sea posible deberemos inculcarle hábitos no sedentarios que tanto puede ser que practique deporte en la escuela o incluso ir con él caminando a la escuela en lugar de tomar el autobús o utilizar el coche.
Pero sobretodo es importante no convertir al niño en objeto de nuestra obsesión por el sobrepeso : las acciones simples y continuas son más efectivas que criminalizarle por consumir alguna golosina de vez en cuando o preferir algún producto graso ocasionalmente.

viernes, 25 de octubre de 2013

Nuevas pistas genéticas sobre la obesidad

Este artículo aparecido en el diario "El Mundo" refleja las conclusiones obtenidas por un grupo de investigadores que publicaron un artículo en la revista "Cell".  Poco a poco se van desentrañando qué genes están implicados en la tendencia a la obesidad que presentan algunos individuos. No os lo perdáis, es realmente interesante.

jueves, 24 de octubre de 2013

Muslos, alitas o pechuga con salsa de mantequilla y vino

¿Cómo cocináis los muslos de pollo o pavo? ¿Y las alitas? ¿A la brasa? ¿Rebozadas? ¿Al horno? ¿Estáis aburridos de que queden secas o que sepan siempre a lo mismo? Os voy a explicar una manera de preparar cualquier despiece de pollo o pavo con una salsa muy fácil de hacer, de esas que dan ganas de mojar pan en ellas hasta hartarse.
Sólo se puede hacer con trozos de pollo o pavo que lleven hueso, así que no se puede hacer con piezas deshuesadas. Vamos a cocinar muslos de pollo como ejemplo, pero vale para cualquier pieza con hueso.

INGREDIENTES (2 comensales)

Se calculan dos muslos de pollo por comensal, por tanto en este caso necesitamos 4
Una cucharada de mantequilla por muslo
Un vaso de vino blanco (para cuatro muslos, para ocho calculad el doble)
Sal
Pimienta negra molida
Una cucharada de ajo picado
Una cucharada de perejil picado
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar lavamos bien los muslos de pollo. A continuación los salpimentamos a conciencia.  Debemos salpimentar bien todo el contorno del muslo. Luego los espolvoreamos con el ajo y el perejil picado.

Colocamos la carne en una fuente que pueda ir al horno. Rociamos los muslos con un buen chorro de aceite de oliva. Sobre cada muslo una cucharada de mantequilla. A continuación vertemos el vaso de vino e introducimos en el horno durante media hora a 200 grados. 

Seguidamente conectamos el grill y mantenemos cada lado durante unos diez minutos hasta que quedan bien dorados.

Servimos con una buena ración de salsa y estando seguros que el comensal tiene mucho pan a mano, lo va a necesitar.


Cold tuna cake








INGREDIENTS:

1 large loaf of bread without crust

1 can of tuna in olive oil

5 ripe tomatoes

1 lettuce

1 can of red pepper

1 pot of mayonnaise

Pickles

Pitted olives

You also need a disposable baking pan, round or rectangular.

We take the mold and fill the bottom with sliced ​​bread. We try to cut small pieces of bread to fill the entire bottom, leaving no empty space and thus making  round or rectangular form as accurate as possible.

We peel the tomatoes, remove seeds and  then pass through the blender. The resulting juice mix with flaked tuna and with the aid of a spoon we will extend over the first layer of bread. Add a little salt (canned tuna usually has a lot of salt so be careful when adding).

Then mount the second layer of bread over the first one once again taking care to do not leave empty spaces. Spread over the surface with the mixture of tomato and tuna. Proceed on until the last layer of bread reaches the edge of the mold. When this happens place someting heavy over it (a dish, for example) and put in the refrigerator protected  a transparent film overnight.

Unmold the cake carefully one hour before to eat. Cover the entire surface with mayonnaise and extend with the help of a spatula or broad knife.

Adorn the cake with olives, pickles and red pepper strips. Finally cut the lettuce into small pieces that we will be spreading across the surface of the cake or just around. The ways to decorate the pie and even the ingredients depend on individual taste.

Tuna pie requires a short  preparation time but you have to eat the result 24 hours after its preparation to allow bread get perfectly the shape of the mold.This recipe is very simple to prepare and the result is a very tender cake with awesome taste. Kids use to love it.

miércoles, 23 de octubre de 2013

La comida y el envejecimiento : la historia de los telómeros

Un experimento clásico de biología es aquel en que se seleccionan dos grupos de ratones de laboratorio. Al primero se le da comida en abundancia mientras que al segundo se le racionan los alimentos hasta casi matarlos de hambre pero sin que exista una carencia real de nutrientes. Los resultados casi siempre son los mismos : los ratones bien alimentados mueren mucho antes que los ratones mal alimentados. 
Este fenómeno se explica por el hecho de que el exceso de comida puede provocar enfermedades como la diabetes o de tipo coronario que pasan una factura mortal al individuo glotón. La obesidad también es un factor de riesgo para contraer cáncer. Sin embargo estos experimentos tan simples no podían explicar el por qué algunos individuos bien alimentados vivían mucho más tiempo de lo esperado y por qué otros ratones sometidos a una dieta espartana morían antes de lo previsto.
Hace ya tiempo que se descubrió que la longevidad de un individuo tenía una íntima relación con el modo en que las células se dividían. Está claro que los individuos vamos envejeciendo y que por ley natural cuando ya hemos cumplido una buena cantidad de años, morimos. Eso no significa que todos muramos de la misma manera. Algunas personas vienen genéticamente programadas para vivir muchos más años que el resto de la gente mientras que otros envejecen mucho peor, no sólo en su aspecto interno, sino a nivel celular. 
Nuestro cuerpo está formado por células que se van dividiendo para reemplazar a otras que ya han cumplido un ciclo de vida. Algunas como las células neuronales no lo hacen y por tanto cuando perdemos algunas de ellas se trata de una pérdida irremediable.
Se supone que la copia de cada célula es una copia idéntica de su "madre" pero en realidad no lo es. Con cada división se pierde parte del código genético y al final la célula resultante es inviable y muere. Es lo que llamamos envejecimiento. Para establecer un paralelismo simple es como si hiciéramos una fotocopia de una fotocopia de un documento y así sucesivamente. Al final resultaría que seríamos incapaces de leer el texto que contuviera y por tanto carecería de valor. Otras veces los errores de copia pueden generar errores genéticos que de no ser corregidos por los genes correspondientes podrían desembocar en enfermedades cancerígenas.
Los telómeros son unos protectores de los cromosomas que impiden que al dividirse para formar nuevas células los mismos queden afectados. Cuanto más largos sean los telómeros, menos probabilidad de que se produzca un fallo de copiado. La longitud de los telómeros se hereda de nuestros progenitores. Así si nuestros padres vivieron muchos años lo más probable es que nuestros telómeros sean también largos y a menos de que tengamos un accidente fatal, nuestra vida será tan larga o más que las de ellos.
Aunque los telómeros sean largos también sufren un desgaste por lo cual hasta los individuos más longevos mostrarán signos de senectud pero probablemente lo hagan más tarde que otros individuos con telómeros cortos.
¿Hay alguna manera de modificar la longitud de los telómeros? Sí, a través de la enzima telomerasa descubierta en 1985 por Elizabeth Blackburn y Carol Greider.  El descubrimiento de esta enzima abrió todo un campo para evitar el envejecimiento natural de las células y más de uno se frotó las manos pensando en las posibilidades farmacéuticas del mismo. Pero hay una pega : si inyectamos telomerasa a un individuo también se aumenta la posibilidad de que padezca cáncer.  Las células cancerosas son células inmortales y sus copias son perfectos clones de si mismas. Si por desgracia alguna célula del cuerpo del paciente tiene errores genéticos y son por tanto pre-tumorales, al inyectar telomerasa estamos facilitando que dicha célula se convierta en el germen de un cáncer.
Hay estudios que indican que para poder emplear telomerasa de forma eficaz sería preciso aumentar las defensas del cuerpo humano a través del gen P53 que es quien destruye las células cancerígeneas de forma endógena. Esto se ha conseguido en ratones pero de momento no está claro como hacerlo con el ser humano.
Mientras la investigación sigue su curso, diversos estudios han argumentado que algunos alimentos pueden proteger los telómeros. Por ejemplo, unos investigadores turcos indicaron que el propolis, una substancia creada por las abejas, es capaz de influir en la enzima telomerasa. Otros estudios indican que el consumo de folatos a través de las lentejas, espinacas y granos integrales tienen un efecto similar.  Y lo más simple, y algo que ya adivinaron los ratones gordos del experimento para su desgracia, comer mucha fruta y verdura y bajos contenidos de grasas de origen animal también protege los telómeros.
También han empezado a aparecer pastillas que contienen supuestos elementos protectores, algunas de ellas basadas en plantas medicinales tradicionales chinas como el astrágalo - de hecho, un tipo de leguminosa - y que se venden a precios astronómicos. No está demostrada su eficacia y son desde luego mucho más caras que seguir una dieta de tipo mediterráneo.
Os dejo este vídeo que lo explica todo de manera perfecta.




El malo de la película es el azúcar, no la grasa

No os perdáis este sorprendente artículo publicado en el periódico "El Mundo". Cada vez más científicos se cuestionan la demonización que sufren las grasas en nuestra alimentación y los efectos colaterales que ello ha supuesto al aumentar la presencia del azúcar como ingrediente sustitutivo en muchos alimentos.

domingo, 20 de octubre de 2013

Comer en China es un asunto arriesgado

En todos los países del Mundo han ocurrido serios incidentes alrededor de la industria alimentaria. No se libra ni uno solo. Adulteraciones, aditivos prohibidos, intoxicaciones y un sinfín de irregularidades ante las cuales las autoridades suelen ir a rebufo del "ingenio" de los productores. Pero si un país se lleva la palma en cuanto a burradas practicadas sobre los alimentos ese es sin duda la China. Supongo que la razón debe ser que son muchas bocas que alimentar, pero algunas prácticas llevadas a cabo en los últimos no se justifican ni como fruto de la mente más perversa.  Ni por todo el hambre del mundo. Veamos algunas.

Síndrome de la cabeza hinchada

En 2004 alrededor de 70 bebés murieron por la ingesta de leche adulterada. Al cabo de unos días de tomar la leche en polvo la cabeza de los niños se hinchaba mientras que su cuerpo se debilitaba porque el sucedáneo tóxico contenía sólo un 1.5% de proteína en lugar del 10% mínimo que la ley china exige.  Las autoridades arrestaron a 47 personas acusándolas de fraude alimentario.

Granos de pimienta de barro

En la provincia de Guangdong se descubrió que se vendía un extraño tipo de pimienta que simplemente no sabía a pimienta. Detenido el fabricante se aclaró la razón : los granos de pimienta se realizaban rebozando pequeños granos de barro en harina. Nadie murió por dicho engaño, e incluso las autoridades se preguntaban qué razón movió al productor para adulterar un producto que no genera grandes beneficios. La explicación obtenida fue tan simple como que es más fácil fabricar pimienta con barro que mantener una explotación de la misma. Con dos cojones.

Huevos de mentira

Si la explicación dada por el productor de granos de pimienta de barro os parece una burrada, la historia de los huevos de gallina de mentira os parecerá increíble. Diversos productores chinos han conseguido fabricar huevos artificiales. La yema y la clara se consiguen mezclando diversos tipos de resina, coagulantes, espesantes y colorantes con un valor nutritivo igual a cero. La cáscara se fabrica con carbonato cálcico y el aspecto externo es indistinguible del huevo real. Mientras que una gallina "natural" puede poner una media de 250-300 huevos al año, en el caso de los huevos artificiales se consiguen 1.500 en un día por operario, comparable a la producción de una granja de tamaño medio-grande. ¿Que qué pena les cayó a los responsables de este fraude alimentario? Ninguno. De hecho los siguen fabricando, justificándolos como una alternativa barata al huevo real.

Salsa de soja hecha de cabello humano

Pues el título de este fraude es suficientemente explicativo. La "salsa de soja" se extraía del cabello humano por medio de un proceso similar al empleado para fabricar la salsa de soja de verdad. Las autoridades prohibieron este fraude argumentando que "al haber obtenido el cabello de barberías, las condiciones higiénicas no eran las adecuadas". En fin, sin comentarios.

Sandías que explotan

El forchlorfenuron es una hormona que estimula el crecimiento de las plantas y por tanto permite acelerar la obtención de cosechas. Lo que nadie explicó a los agricultores chinos es que las sandías llevan mal el uso y abuso de esta hormona, así que ante el crecimiento acelerado tienden a explota como si fueran granadas de mano. Centenares de agricultores perdieron sus cosechas y la prensa local se echó unas risas a su costa.

Contaminación de leche infantil con melamina 

Los chinos no aprendieron nada con el "Síndrome de la Cabeza Hinchada". En 2008 seis bebés fallecieron mientras que alrededor de 300.000 enfermaron de gravedad. La enorme extensión de la intoxicación se debió a que el suministrador de la leche infantil era en grupo Sanlu, una de las empresas de alimentos más importantes del país. La empresa declaró con total desvergüenza que conocía la existencia de melamina en la leche desde hacía meses pero que era un problema de sus suministradores, no el suyo.

Aceite de desagüe

¿Qué es el aceite de desagüe? Pues es el aceite obtenido de las freidoras industriales, restaurantes etc y que en Occidente se llevaría directamente al centro de reciclado. Pues bien, en China este aceite tiene una segunda vida. Existen empresas que lo recogen, filtran, y en resumen le proporcionan un aspecto similar al aceite original, vendiéndolo como aceite apto para el consumo. Olvidan un asunto muy importante : el aceite empleado para freír durante mucho tiempo contiene toxinas que no se pueden eliminar fácilmente ocasionando graves problemas intestinales y cáncer a largo plazo. Las autoridades alimentarias chinas se pusieron las pilas a partir de 2010, si bien no se ha conseguido erradicar su consumo.

Y estos casos son sólo una "leve" muestra de centenares de ellos que ocurren en la milenaria China casi a diario...








sábado, 19 de octubre de 2013

Conejo agridulce (Sicilia, Italia)

Las recetas agridulces son muy típicas de la isla de Sicilia, herencia de su pasado musulmán. Ya vimos hace tiempo la receta de la Caponata , una especie de samfaina también agridulce. Ahora es el turno del conejo agridulce, una receta que gustará a todos aquellos amantes de este tipo de sabor. Si os gusta la cocina oriental, seguro que también os encanta porque os parecerá un plato con reminiscencias chinas. De hecho si en lugar de apio podéis emplear bambú tierno, lo "orientalizáis" al máximo aunque ya digo, la receta es italiana, original de una de las islas más hermosas del Mediterráneo. 

INGREDIENTES (4 personas)

1 conejo grande (o dos, los suficientes para dar al menos 100 gramos de carne por comensal)
250 gramos de apio fresco y tierno (sólo el tronco, sin hojas)
100 gramos de aceitunas verdes
1 cucharada de alcaparras
1 cebolla grande morada tipo "Figueres"
1 lata de concentrado de tomate
Vinagre de vino
Azúcar
Sal
Pimienta molida
Perejil
Harina de trigo
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar hay que limpiar el conejo y reservar el higado, corazón y riñones.  Cortamos el conejo en porciones según el número de comensales. Las salpimentamos y enharinamos para freírlas en aceite, a ser posible en un cazuela de barro.
Cuando las piezas de carne están bien doradas por todas partes añadimos un vaso (200 ml) de vinagre de vino y una cucharada de azúcar. Se deja hacer durante unos 5 minutos.
Disolvemos una cucharada de concentrado de tomate en medio vaso de agua y lo añadimos a la cocción. Picamos el apio y las aceitunas, así como el corazón, los riñones y el hígado del animal. Lo incorporamos a la cazuela junto a las alcaparras.
Se deja cocer otros veinte minutos dando la vuelta a las piezas de vez en cuando. Volvemos a salpimentar muy ligeramente. El conejo quedará dorado y reluciente. Como siempre queda algo de caldo - no sobre cocinéis para eliminar el líquido o la carne quedará mal, ateneos estrictamente a los tiempos indicados - se suele servir en un plato hondo espolvoreando perejil picado por encima.

viernes, 18 de octubre de 2013

Más sobre la alimentación y el cáncer

El enlace a el periódico "EL PAÍS" sobre cáncer y alimentación que publiqué hace unos días ha tenido un éxito sorprendente. No es lo único que podéis encontrar publicado sobre este controvertido tema. Aquí os dejo otro caso de curación de un cáncer de mama que seguro que os llama la atención. Os lo he traducido del inglés respetando la sintaxis de la escritora, así que perdonad si algunas frases suenan "raras". No he querido desvirtuar su forma de expresarse. El artículo explica básicamente que eliminando los lácteos su cáncer remitió. Es muy sorprendente.


Por Jane Plant, publicado en el Evening Standard , Gran Bretaña

"Es un negocio miserable que tiene cáncer. Recuerdo aquellos años con claridad, y eran terribles.
No tenía antecedentes familiares de cáncer, pero yo sabía lo que era cuando descubrí el bulto en el pecho en 1987. Traté de convencerme de que no era real , pero cuando me diagnosticaron con cáncer al final resultó que no era tan sorprendente. Era una cepa real en mi familia .
Yo tenía 42 años y mis hijos , Mark y Tom , tenían 16 y 6 respectivamente , pero era más difícil para mi hija , Emma, ​​que tenía 13 años - todos sus años de adolescencia fueron arruinados por el cáncer .
Y entonces un día , todo tenía sentido - y lo que descubrí ese día iba a cambiar mi vida para siempre . Pasaron seis años después me diagnosticaron , y mi familia y yo habíamos estado en el infierno y de regreso. Yo había tenido tantas operaciones duras - una mastectomía , 12 sesiones de quimioterapia y 35 sesiones de radioterapia , ya pesar de todo , me marché con un bulto del tamaño de la mitad de un huevo que sobresale de mi cuello .
Era un cáncer secundario , ya que la enfermedad había llegado a mi sistema linfático , y yo estaba absolutamente harta. Acababa de tener una sesión de quimioterapia , que no había tenido ningún efecto en este último bulto grande -.
Es difícil de explicar a un no científico el zumbido mental y emocional que se obtiene al saber que acabas de tener una idea importante . Es como si has tenido una gran cantidad de piezas del rompecabezas en tu mente y de repente todo el panorama se aclara .
Mi marido Peter es también un científico - mineralogista y gemólogo - y  había regresado recientemente de un viaje a China. Estuvimos reflexionando sobre por qué tan pocas mujeres chinas tienen cáncer de mama - la incidencia de la enfermedad es una en 100.000 - y lo que era diferente en su forma de vida , y de repente se me ocurrió que simplemente no tenían ningún lácteo en su dieta .
He eliminado todos los productos lácteos de mi dieta de inmediato -  había estado comiendo yogur orgánico para ayudar a mi sistema digestivo a recuperarse de la quimioterapia, pero también expulsé todo lo que contuviera productos lácteos , desde galletas a las sopas e incluso algunos tipos de margarina. En pocos días, el tumor empezó a calmarse , entonces para suavizar y reducir , hasta que, al cabo de seis semanas, se había desvanecido por completo.
Lo que creo que he hecho establecer la causa de cáncer de mama y de próstata . Eso es lo que he sido entrenada para hacer a través de mi carrera como científico - para encontrar la causa fundamental. Ofertas convencionales de tratamiento con los síntomas de cáncer - los tumores - pero mi régimen va más allá.
No creo que los productos lácteos se inicia el cáncer , en lugar de que lo promociona - si el cuerpo no estaba tomando constantemente en factores de crecimiento de la leche, que sería capaz de limpiar las células dañadas por sí mismo.
Cuando el tumor desapareció , yo no podía pronunciar que la única cosa que había llevado a la otra. He sido entrenada toda mi vida trabajando para dar a los datos de las declaraciones que estoy haciendo o para dar las fuentes , por lo que comencé a investigar todo el asunto .
Amigos que habían sido un apoyo maravilloso durante los años en que he estado luchando con el cáncer de mama me enviaron recortes de periódicos y revistas , que a menudo producen nuevas líneas de investigación , y poco a poco formaron mis puntos de vista acerca de la dieta y su relación con el cáncer .
No se trata de un régimen de extrema - si la gente quiere seguir dietas muy poco convencional, eso está bien, pero no es lo que yo recomiendo . Barry Sheene lo hizo y , al final , el régimen fracasó y murió. Nunca recomendaría que las personas eviten el tratamiento convencional .
El cáncer es una enfermedad tan inteligente que usted tiene que utilizar todo a su disposición para hacerle frente. Recomiendo que la gente utiliza mi dieta y el estilo de vida para ayudar a ellos a través de procedimientos como la quimioterapia, y para darles un poco de conocimiento de los factores que se pueden controlar en su dieta y estilo de vida .
El hecho es que la leche de vaca contiene una serie de sustancias llamadas factores de crecimiento ; mama y tejido de la próstata tanto tienen receptores para factores de crecimiento , que hacen que las células se dividen y se reproducen . Parece que si usted tiene una célula dañada , estos factores de crecimiento se seleccionará estas células dañadas , y hacer que crezcan fuera de todo control.
Ahora creo que la relación entre los productos lácteos y el cáncer de mama es similar a la relación entre el tabaquismo y el cáncer de pulmón. Era difícil aceptar que una sustancia tan "natural " como la leche podría tener tales consecuencias para la salud ominosas , pero yo soy la prueba viviente de que funcionaba .
Los productos lácteos es uno de los principales puntos de la dieta , pero hay otros muy importantes . Usted debe comer masas de hortalizas y frutas (con más énfasis en verduras ) - no sólo están llenos de vitaminas, minerales y antioxidantes , pero muchos contienen sustancias químicas que tienen propiedades contra el cáncer , como la alicina en el ajo , o en licopeno tomates .
Usted debe limitar la ingesta de grasas saturadas , y comer una dieta rica en grasas monoinsaturadas (como el aceite de oliva) y ácidos grasos omega 3 y 6 aceites ( aceite de pescado , semillas de lino y las nueces ) .
Comer cantidades adecuadas de proteínas es importante para su cuerpo - aunque yo sugiero que en lo posible debe ser de fuentes vegetales (por ejemplo , lentejas ) , la sal y el azúcar deberían mantenerse al mínimo , a favor de los condimentos que tienen acción contra el cáncer , tales como la curcumina en la cúrcuma .
Los cereales integrales son buenos para el cuerpo, ya que contienen desintoxicación enzimas y sustancias que ayudan a suprimir el crecimiento de tumores , y es vital que beber mucha - Prefiero el agua hervida filtrada a lo que sale del grifo, aunque yo no lo recomiendo agua embotellada - no me gusta nada en botellas de plástico , debido a los químicos plastificantes nocivos que pueden migrar al agua.
He seguido este régimen durante los últimos 10 años, y han permanecido libres de cáncer. Mi especialista en el Hospital Charing Cross era escéptico acerca de mis ideas al principio, pero ahora he oído que él utiliza mapas de la mortalidad por cáncer en China cuando está dando una conferencia , y recomienda una dieta sin lácteos a sus pacientes con cáncer.
Cuando voy al hospital para chequeos , si él no está cerca, otros médicos que lean mis notas muchas veces no pueden creer que tenía cáncer de la forma más amplia y en serio como lo hice, ya que ahora me parece tan saludable.
Estoy tan aliviada de que hice mi descubrimiento , porque me ha dado 10 años con mi familia - y , espero , muchos más - que los médicos creía que nunca tendría . Y mi mensaje es para todos los que han tenido un diagnóstico de cáncer de mama - no tengas miedo . Tengo mejor - y tú también puedes ."