Busca tu receta

viernes, 31 de octubre de 2014

Panellets sin azúcar

Si sois diabéticos o simplemente queréis tomar poco azúcar una alternativa a los panellets tradicionales son los que se realizan con edulcorantes. Cuando hay que cocinar u hornear el alimento siempre, repito siempre, se deben emplear edulcorantes naturales como el sirope de ágave o la stevia y nunca los de tipo sintético.

En los panellets tradicionales la mitad de la masa se realiza con harina de almendras y la otra con azúcar, a igualdad de peso. Si se hiciera lo mismo con los edulcorantes resultaría una masa demasiado empalagosa puesto que endulzan más que el azúcar en general. La proporción correcta es de mitad o tres cuartos de edulcorante por cantidad de harina de almendra. El resto de la masa que "falta" se puede completar con algún vegetal dulce, generalmente zanahoria, patata o boniato.

Es decir, si tenemos 100 gramos de harina de almendra y disponemos de sirope de stevia, con 50 gramos del segundo tendremos más que suficiente para endulzar. Los restantes 50 gramos los podemos completar con boniato, por ejemplo.

Si empleamos stevia, para igual cantidad de harina de almendra vista anteriormente, emplearemos 75 de edulcorante y sólo 25 gramos de patata, por ejemplo.

Como la masa del panellet es mazapán (por su origen árabe), la receta sirve para cualquier dulce de mazapán, lo cual incluye las figuritas de idem y los huesos de santo.

INGREDIENTES (una docena de panellets):

100 gramos de harina de almendras
50 gramos de sirope de ágave (ó 75 gramos de stevia granulada, al gusto)
Boniato, patata o pulpa de zanahoria cocida (necesitamos entre 50 y 25 gramos)
Una clara de huevo
Saborizante (opcional) sin azúcar
Cobertura (almendras picadas, piñones etc)
La yema de un huevo.

En un bol se mezcla la harina de almendra, el edulcorante, la pulpa de la hortaliza "de relleno" previamente cocida y la clara de huevo, además del saborizante. Mezclamos bien hasta que queda una masa homogénea.

Si empleáis sirope de ágave la masa resultará más líquida y parecerá que no se puede trabajar para hacer los panellets. No os preocupéis, las metéis en la nevera, en la parte más fría y al cabo de un par de horas habrán tomado la suficiente consistencia para dar forma a los panellets.

A continuación se cubre el panellet con la cobertura de frutos secos que se desee. Se pintan con yema de huevo para que al hornear queden brillantes.

Precalentáis el horno a 180 grados y los introducís exactamente, ni más ni menos, durante 15 minutos escasos.

Al sacarlos comprobaréis que todavía están blandos. No os preocupéis, es lo correcto. Se dejan enfriar a temperatura ambiente y en unos minutos estarán crujientes por fuera y blandos por dentro, como debe ser.

Cuando se han enfriado lo suficiente los metéis en un tupper cerrado para que no entre el aire y los dejáis en un lugar a temperatura ambiente. Se mantendrán perfectamente durante una semana o más. Claro que no van a durar tanto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario