Busca tu receta

martes, 2 de diciembre de 2014

Trucos de cocina

Algunos trucos muy simples que nos hacen la vida más fácil en la cocina.

1. Guardar el helado en la nevera

A menudo nos encontramos que al guardar el helado que antes era blando y fácil de extender al meterlo en el congelador se convierte en una piedra. Para evitar esto lo mejor es guardar la caja que lo contiene dentro de una bolsa de plástico lo más prieta posible y cerrada. De esta manera evitaremos que entre aire y se cristalice, el mayor enemigo de cualquier helado que se precie. Al sacarlo de la bolsa lo podréis extender sin problemas. De hecho incluso es recomendable cerrarlo al vacío.

2. Para mantener la lechuga fresca

Todos sabemos que si lavamos y cortamos la lechuga va a durar menos aunque la guardemos en el frigorífico. Con este truco podréis lavar todas las hojas de una vez y mantenerla fresca e impecable a lo largo de toda la semana. Para ello laváis las hojas a conciencia y las centrifugáis con una máquina muy sencilla que se vende a unos 5 euros. Cuando está bien seca, la metéis en un bol y encima colocáis un papel de cocina absorbente. Envolvéis el bol (y con él el papel, claro está) en un papel transparente adhesivo de cocina y la lechuga se mantendrá como el primer día durante una semana. 
Lo que echa a perder una lechuga es la humedad. Con la centrifugadora eliminamos el agua que hemos empleado para lavarla mientras que el papel de cocina absorbe la que va desprendiendo de manera natural.

3. Cortar un bizcocho en capas

A veces resulta difícil cortar un bizcocho en capas para rellenarlo de crema o nata, especialmente si se pretende que sean demasiado finas y además no empleamos un cuchillo que no está afilado ni tampoco es de la medida adecuada. Si tenéis hilo dental sin sabor (neutro) es muy fácil cortar el bizcocho incluso en capas muy finas que serían imposibles para el más afilado cuchillo.

4.  Granos de uva congelada para el vino

La última moda consiste en emplear uvas congeladas para enfriar el vino blanco, la sangría u otros cócteles donde el vino predomine en lugar de cubitos de agua congelada. La solución tiene su lógica : si empleamos cubitos de hielo la bebida se agua mientras que empleando granos de uva congeladas, además de dar un toque curioso a la copa del invitado o a la jarra de sangría, empleamos lo más parecido en sabor y azúcares a la bebida en cuestión.

5. Cucharas de madera para evita que el agua hirviendo desborde

Este truco se puede emplear para evitar que el agua desborde cuando hierve o cuando tenemos sobre el fuego caldos y sopas.
Se coloca una cuchara de madera cruzada sobre la cazuela. Cuando las burbujas la alcancen se romperán y el líquido se enfriará, evitando que rebose los bordes. Este truco no funciona con cucharas de metal ya que se calientan demasiado y no enfriarían el líquido superior de la cocción.

6. Sobras de pastel

Si tenéis un pastel tipo bizcocho que ha sobrado, la mejor manera de conservarlo es colocar sobre el mismo pan de molde. De esta manera no se perderá el agua y por tanto no se endurecerá ni resecará.

7. Para abrir un pote de conserva

Los potes de conserva se cierran al vacío y a veces son muy difíciles de abrir. Si el contenido es líquido en gran parte - por ejemplo de pepinillos en vinagre - basta con sujetar por la mano la conserva y golpear con la otra mano y con firmeza la parte contraria al tapón. De esta manera el vacío se perderá y se abrirá con suma facilidad. Si el contenido es sólido se puede emplear una cuchara. Se coloca en el borde inferior del tapón y con ella se hace palanca para abrir la tapa justo lo suficiente para que penetre un poco de aire y así eliminar la fuerza que hace el vacío.

8. Cortar tomates cherry fácilmente

A veces emplear tomates cherry es un fastidio porque hay que partirlos por la mitad uno a uno. Para agilizar el proceso se pueden emplear dos tapas de plástico redondas de las que se emplear en tuppers. Sobre una se colocan los tomates. La otra se coloca encima. Se hace una ligera presión con la mano y se introduce un cuchillo bien afilado que los irá cortando a todos a la vez. No hace falta decir que es mejor que los tomates sean todos del mismo tamaño, no demasiado maduros y que el cuchillo debe estar muy afilado.

9. Hacer pescado a la parrilla

Muchas veces no cocinamos pescado a la parrilla porque se desmiga al quedarse enganchado a las rejillas. Para evitar esto lo mejor es hacer sobre la parrilla una "cama" de rodajas de limón. Sobre ella cocinamos el pescado que quedará perfecto y además tomará el aroma de la fruta.

10. Quitar los granos de la granada

Esta tarea puede ser muy tediosa o muy sencilla si empleáis este truco. Se parte la fruta por la mitad y con la mano del mortero se golpea sobre el lado donde los granos no están expuestos de manera que  los mismos vayan cayendo dentro de un bol.





No hay comentarios:

Publicar un comentario