Busca tu receta

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Las comidas de Navidad y el cuidado del corazón

Las comidas navideñas son motivo de preocupación para un amplio sector de la población que padece enfermedades bien relacionadas directamente con la comida, bien que se pudiera verse gravemente afectada por la misma. Las enfermedades coronarias están a la cabeza, junto a la diabetes, a la hora de planificar las copiosas comidas que se avecinan.

No hace falta haber sufrido una enfermedad coronaria para vigilar lo que comemos con respecto a nuestro corazón. Tener el colesterol alta, sufrir hipertensión o simplemente tener antecedentes familiares es un motivo más que suficiente para evitar todo exceso alimentario. El exceso de grasa de origen animal o de sal constituye un gran peligro, precisamente algo de lo que están sobradas las comidas navideñas.

Sin caer en la paranoia, y tampoco sin huir de las comidas más atractiva de este Navidad, lo mejor es combinar los alimentos dañinos con otros que son beneficiosos para el corazón. De esta manera el efecto adverso se verá muy mitigado. Sin tratar de ser muy exhaustivo, estos son algunos alimentos que se deberían incorporar a la dieta :

1. Aguacate :

Se ha demostrado que comer un aguacate al día reduce el colesterol en un 20% al cabo de una semana. Es buena idea añadirlo a la dieta durante las fiestas que se avecinan.

2. Fibra :

El consumo de altas dosis de fibra como la que se encuentra en el pan de harina de trigo sin refinar reduce así mismo el colesterol.

3. Aceite de oliva virgen extra :

Si tenemos que aliñar las ensaladas o emplear aceite para otros menesteres, que sea virgen extra ya que contiene sustancias cardiosaludables.

4. Nueces :

No deberían faltar en ninguna dieta aunque no suframos problemas cardíacos. Las nueces son muy ricas en grasas monoinsaturadas que reducen los niveles del llamado "colesterol malo". Se afirma que finalizar una comida copiosa con un puñado de nueces minimiza el impacto de las grasas animales que hayamos consumido previamente.

5. Salmón :

El salmón u otros pescados azules ricos en omega 3 son muy adecuados para reducir la inflamación, los niveles de triglicéridos al igual que reduce el nivel de colesterol "malo". Con un par de raciones de salmón a la semana estaremos haciendo un gran favor a nuestro corazón.

6. Espárragos :

El espárrago es un limpiador de arterias muy eficaz, evitando la formación de trombos y por tanto previniendo ataques al corazón.

7. Granada :

Tiene el mismo efecto en nuestras venas que el espárrago, manteniéndolas abiertas y en perfecto funcionamiento.

8. Brocoli :

El brocoli contiene gran cantidad de vitamina K que fortalece las arterias, además de aportar a nuestra dieta gran cantidad de fibra que se sabe ayuda a reducir la hipertensión.

9. Caki :

Los polifenoles de esta fruta ayudan a mantener el colesterol malo a raya.

10. Zumo de naranja natural : 

Beber dos vasos de zumo de naranja natural ayuda a reducir la presión arterial así como los antioxidantes que aporta ayudan al buen funcionamiento del sistema circulatorio.

11. Espirulina :

Una dosis diaria de 4.5 mg de esta alga, según recientes estudios, permite reducir la tensión arterial y reducir el nivel de colesterol malo.

12. Canela :

Aunque pueda parecer mentira, la canela es un potente anti inflamatorio y su uso permite reducir la presión arterial así como hasta un 25% el nivel de colesterol malo. No dudéis en echar toda la canela posible a vuestros pasteles, helados e infusiones.

Pero lo más importante para el corazón es ser una persona activa, no abusar de la sal ni las grasas,  y sobretodo someterle de tanto en tanto a cierta presión extra - correr o subir las escaleras es una buena manera de darle un poco de "marcha" - de manera que adquiera el vigor necesario. También es recomendable tomar aspirina ya que permite "aclarar" la sangre y facilitar la circulación. Y por supuesto realizar chequeos regulares aunque no tengáis síntomas aparentes.


Recordad que vosotros descansáis a diario pero el corazón, desde que se nace hasta que se muere, no deja de latir ni un segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada