Busca tu receta

sábado, 12 de diciembre de 2015

Patatas rellenas de carne al estilo peruano

Una receta muy sencilla y fácil en donde utilizamos una especie de puré de patatas para con él envolver un relleno de carne y a continuación volverle a dar forma de patata.

INGREDIENTES (4 personas) :

1 Kg de patatas
250 gramos de carne picada de cerdo, ternera etc.
1 cebolla grande
1 diente de ajo
1 cucharadita de pimentón (picante o dulce, al gusto)
Sal
Pimienta
Opcional : yuca, aceitunas picadas, huevo picado etc.
Harina de trigo blanca
2 huevos
Aceite virgen extra de oliva


En primer lugar vamos a cocer las patatas enteras y peladas hasta que se ablanden. En Perú se suele cocer también yuca puesto que le da una textura más suave a la patata rellena, pero se puede hacer si ella.

Una vez están bien cocidas las pasamos por el pasapurés. Si también habéis cocido yuca se pasa igualmente y se mezcla con las patatas (podéis hacer la misma proporción de yuca que de patatas, con lo que obtendréis más cantidad de patatas rellenas o bien medio kilo de patatas y medio de yuca). Salpimentáis a conciencia y reserváis.

En una sartén con un chorro generoso de aceite de oliva se fríe la cebolla y el diente de ajo rallado y cuando la cebolla transparente añadimos el pimentón con cuidado que no se queme. Rápidamente incorporamos las carne, la salpimentamos y cocinamos hasta que queda bien hecha. Si queremos podemos añadirle al relleno carne aceitunas picadas, piñones, huevo cocido picado etc al gusto de cada uno. 

Ahora es el momento de "recomponer" la patata. En primer lugar debemos extender sobre la tabla de cortar o el mármol de la cocina una buena cantidad de harina de trigo. Con ella nos rebozaremos las manos para que la patata no se pegue a nuestras manos. Se pellizca una buena cantidad y la extendemos para que tome más o menos del tamaño de la palma de la mano extendida con un grosor de un dedo. Con la otra mano cogemos la carne y la colocamos en el centro (no demasiada cantidad). Entonces cerramos el paquete para que tome la forma original que tendría una patata "natural". La pasamos por la harina, luego por los dos huevos batidos y directa a una sartén con mucho aceite de oliva donde la freiremos hasta que se dora. 

Mientras no está bien dorada por todos lados le daremos la vuelta con mucho cuidado puesto que se podría romper. Cuando está bien hecha por todos lador directa a servirla. Una preparación que nadie en vuestra casa olvidará.





No hay comentarios:

Publicar un comentario