Busca tu receta

jueves, 10 de diciembre de 2015

Pollo Mandi

Foto : wikipedia
Esta receta es típica del Yemen pero a su vez  extremadamente popular en todo Oriente Medio. Si los occidentales pedimos pizza para que nos la traigan a casa, en los países árabes se hace lo mismo con el Mandi, no porque se trate de fast-food, sino porque su realización ortodoxa es bastante complicada.

El Mandi es carne de cordero pero también de pollo o vaca cocinada en hornos especiales llamados tandoor. Los tandoor son hornos de arcilla hundidos en la tierra donde se quema carbón y madera para alcanzar temperaturas muy elevadas. La carne se suspende sobre las brasas sin que entre en contacto con ellas en ningún momento y luego se sellan las salidas de manera que el humo no escapa. El resultado es una carne cocinada y ahumada a la vez, lo que resulta en un sabor que es difícil imitar en las hogares normales, de ahí que el servicio a puerta o acudir al restaurante sea una obligación si se quiere degustar un Mandi.

Si bien no tenemos en casa un tandoor, sigue siendo posible cocinar Mandi de una forma "aproximada". En este caso haremos el Mandi de pollo.

INGREDIENTES (4 personas) :

Piezas de pollo sin hueso ni piel que sumen al menos 1 Kg de peso (también es posible hacerlo con hueso y piel, va un poco a gusto del cocinero)
2 vasos de arroz basmati (de 200 ml cada vaso)
2 cebollas moradas tipo "Figueres"
2 dientes de ajo
Media cucharadita de pimienta negra molida
Media cucharadita de pimentón picante
Granos de cardamomo (o media cucharadita en polvo)
3 ramas de canela
4 ó 5 clavos de olor
1 cucharadita de azafrán
Medio vaso de zumo de limón
Sal
Mantequilla

En primer lugar troceamos el pollo, lo lavamos, colocamos en un bol y lo marinamos al menos durante una hora con el zumo de limón, la pimienta negra, el pimentón picante y la sal.

Mientras lavamos el arroz y lo dejamos en remojo (cubriéndolo a ras de agua) durante 15 minutos. A continuación escurrimos y reservamos.

En una cazuela a fuego medio incorporamos la mantequilla y las cebollas cortadas en juliana. Cuando las cebollas transparentan añadimos el arroz escurrido y mezclamos bien sin dejar de remover durante cinco minutos.

Transcurrido el tiempo retiramos del fuego e incorporamos a una bandeja que pueda ir al horno. Añadimos dos vasos de agua (400 ml en total), media cucharadita de sal, el cardamomo, los clavos de olor, la canela y el azafrán. Removemos para que se mezcle bien.

Cubrimos las bandeja con papel de aluminio y los perforamos en varios lugar con un cuchillo. Sobre el papel de aluminio colocamos las piezas de pollo marinadas y luego cubrimos de nuevo todo el conjunto con otra lámina de papel de aluminio de manera que quede bien sellada.

Precalentamos el horno a 150 grados e introducimos la bandeja durante una hora y media.

Sacamos del horno y abrimos las hojas de aluminio (cuidado, puede salir gas muy caliente). Para emplatar colocamos una base de arroz y encima los trozos de pollo, 



Una receta con un aroma embriagador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada