Busca tu receta

jueves, 31 de diciembre de 2015

¡ Feliz 2016 ! .:. Happy 2016 !


martes, 29 de diciembre de 2015

Las entradas más vistas de MHPC del 2015

Es hora de recapitular sobre las recetas aparecidas en este blog a lo largo de 2015. Aquí tenéis las más vistas, aquellas que superan los 3000 visitantes únicos.

Isla flotante

Pierna de cordero envuelta en hojaldre

Patatas gratinadas con salmón ahumado

Lomo de cerdo a la crema

Estofado de secreto ibérico

Patatas panaderas a las finas hierbas

Carlota de nata con frutos del bosque sin azúcar

Ensalada iraní de pepino

Pudding de peras sin azúcar

Tacos mexicanos de ternera

Sangría de piña

Kolokithopita (pastel griego de calabacín)

Salsa Satay

Flan de Calabacín

Galletas italianas de limón

Lomo a la naranja

Arroz al horno con mozzarella

Polo

Espinacas con huevos y queso feta

Crema de limón ultra rápida

Timbal de atún con arroz

Crema de aguacate

Tulumba (dulces turcos)

Michirones

Cómo evitar resfriados a través de la alimentación

Roscón de Reyes clásico

Sugerencia de menú de Fin de Año

Se han acabado las comilonas salvajes. Los menús de Fin de Año están reservados para las delicatessen y los manjares más exquisitos.

Entrantes

Rollo de langostinos con kunafah






La pasta filo es relativamente fácil de encontrar en los grandes supermercados.
La kunafah es menos conocida pero seguro que al ver la foto lo habéis reconocido. Se trata de fideos muy finos que se emplean frecuentemente en la repostería oriental. Son originarios de la ciudad palestina de Nablus. Con ellos se realizan gran cantidad de postres y es habitual que decoren los baklava y otros dulces orientales. Se pueden encontrar en tiendas de productos importados u orientales bajo nombres como kunafah mismo o kadaifi (más habitual) o kataifi en bolsas como las que se emplean para la pasta occidental. Ante la tentación de emplear fideos tipo angel por falta de kunafah, mejor no cometer este error : ni se parecen.

INGREDIENTES (6 comensales) :

2 langostinos grandes por comensal, en total una docena
Un rollo de pasta filo, generalmente compuesto por 6 hojas
Una bolsa de kunafah
Cuatro cucharadas de miel
Dos cucharadas de mantequilla
Sal
Pimienta

Retiramos la carcasa a los langostinos dejando la cola y la cabeza, es decir, sólo desnudamos el tronco. Los salpimentamos. Los agrupamos de dos en dos. Cortamos tiras de pasta filo de manera que puedan envolver completamente la pareja de langostinos. La untamos por dentro con un poco de mantequilla al punto de pomada (4 ó 5 segundos al microondas) y envolvemos el marisco dejando la cola y la cabeza fuera.
Hacemos líquida la miel con ayuda del microondas y pintamos el exterior del canutillo que hemos hecho, vigilando de no impregnar ni la cola ni la cabeza de los langostinos. Rodamos el canutillo por encima de la kunafah extendida sobre un plato de manera que quede muy impregnado.

Precalentamos el horno a 190 grados y metemos los rollos. En cuatro o cinco minutos estarán listos y se pueden servir tanto calientes como fríos, al gusto.



Carpaccio de vieiras





INGREDIENTES (4 personas) :

16 vieiras (4 por comensal, mejor si compráis sólo la carne y congelada)
Escamas de sal
Pîmienta negra recién molida
Pimienta de Cayena
Aceite virgen extra de oliva
1 lima
1 limón

Dejamos descongelar la vieiras y antes de que lo estén del todo aprovechamos que aún están rígidas para cortarlas en rodajas muy finas. 

A medidas que las cortamos las vamos depositando en un plato individual que previamente hemos pintado con aceite de oliva.

Vertemos por encima algunas escamas de sal, la pimienta negra recién molida y un pellizo de pimienta de Cayena (o pimentón).

A continuación rallamos ligeramente la piel de la lima y finalmente mojamos las vieiras con el zumo de la lima y del limón.

Se cubre con papel film y se dejan reposar en el frigorífico al menos un par de horas.

Plato Principal

Tournedos Rossini



El tournedo es una pieza resultante del despiece de la ternera o vaca que se encuentra inmediatamente antes del filet mignon. De hecho a veces se etiqueta incorrectamente el tournedo como filet mignon (y por tanto se cobra más caro siendo ligeramente inferior en calidad). El tournedo, como el filet mignon, es un corte de unos 2 cm de grosor y una circunferencia de 4 a 6 cm pero no es el final del solomillo. Aún considerándose de menor calidad que el filet mignon sigue siendo una pieza de carne bastante cara, situándose alrededor de los 20 euros por kilo. 

Es una carne con poca grasa, así que se suele cocinar a la plancha, al punto, envuelta o cubierta de bacon o foie-grass.


INGREDIENTES (4 personas) :

4 tournedos
4 rebanadas de foie-grass de oca o pato
4 rebanadas de pan
4 láminas finas de trufa negra o blanca (preferiblemente la primera)
100 gramos de mantequilla
Medio vaso de vino de Madeira
Sal
Pimienta negra molida

En primer lugar doramos las rebanadas de pan en mantequilla. Reservar procurando que se mantengan calientes.
A continuación cocinamos los tournedos en una plancha muy caliente con mantequilla durante 3 ó 4 minutos por cada lado. La sal y la pimienta se añaden siempre al final, no al principio.
Ahora vamos a emplatar. En la base colocamos la rebanada de pan. A continuación la carne. Le sigue la rebanada de foie-grass y se corona con la lámina de trufa.
Con el vino limpiamos la sartén donde hemos hecho los tournedos y el resultado lo mezclamos con el jugo de la trufa. Calentamos fuerte, salpimentamos y con él bañamos el conjunto de cada plato. Se sirve recién hecho y muy caliente.


Postre


Tarta de ciruelas con queso mascarpone






INGREDIENTES (4 personas) :

Una base de pasta quebrada (la que no sube)
Ciruelas negras no muy maduras (tened a mano alrededor de una docena, según tamaño)
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de mantequilla
Un chorro de vino negro


Para la crema :

250 ml de nata líquida para cocinar
250 gramos de queso mascarpone
Dos cucharadas de azúcar

En primer lugar extendemos la masa quebrada en un molde de pastel de unos 22 cm de diámetro de manera que suba por los bordes. Precalentamos el horno a 220 grados y horneamos según las indicaciones del fabricante.

Mientras vamos cocinar las ciruelas. Las pelamos, quitamos el corazón y dividimos en dos mitades. En una sartén incorporamos la cucharada de mantequilla y a fuego medio-bajo añadimos la fruta. A continuación añadimos un poco de vino (un cuarto de vaso) con el azúcar disuelto. Dejamos cocinar hasta que la fruta está blanda.

Extraemos del horno la base ya cocinada y vertemos encima la fruta. Dejamos enfríar a temperatura ambiente.

En un bol mezclamos la nata líquida, el queso mascarpone y el azúcar. Cuando la base está fría la cubrimos con esta mezcla. Dejamos reposar en el frigorífico hasta que esté bien fría y lista para comer. 

Bebidas


Champán, sidra, vino blanco, vino tinto

jueves, 24 de diciembre de 2015

Media Hora para Cocinar os desea FELIZ NAVIDAD .:. Media Hora para Cocinar wishes you MERRy XMAS !


Pechugas de pollo rellenas de queso provolone

La idea de este plato es combinar el sabor del pollo con la del queso derretido provolone. El resultado es una pechuga rebozada crujiente por fuera y blanda por dentro.


INGREDIENTES :

1 pechuga de pollo entera deshuesada por comensal
200 gramos de queso provolone (para 4 pechugas)
Harina de trigo
Pan rallado
1 huevo
Sal
Pimienta negra molida
Orégano
Aceite virgen extra de oliva


En cada pechuga hacemos cortes transversales por el lado "abombado" de la misma. Con cuatro o cinco será suficiente. Cortamos trozos rectagulares de provolone, los untamos de orégano y los incrustamos en las pechugas. Salpimentamos. Enharinamos las pechugas con harina de trigo mojándolas a continuación con huevo batido con cuidado que el queso no se salga de las ranuras practicadas. Finalmente las untamos pan rallado. En un sartén con abundante aceite de oliva las freimos por el lado plano, esto es, que el lado que contiene el queso quede hacia arriba. Salpimentamos de nuevo. Sólo pretendemos dorar ligeramente la pechuga y para conseguir esto por el lado que no toca la sartén emplearemos una cuchara con la que regaremos con aceite caliente el lado de los cortes ya que no podemos darle la vuelta. Cuando toda la pechuga adquiere una coloración amarillenta-tostada muy ligera la sacamos y reservamos. El queso estará intacto y la pechuga semi-cruda, es normal.


Ahora cogemos las pechugas y las metemos en el horno que previamente hemos precalentado a 190 grados. Las mantenemos durante media hora y ya están listas para ser consumidas. Para los más osados : servir con un poco de mermelada de arándano, frambuesa o fresa. Los menos : espárragos o bróccoli cocidos.

Flaó


El flaó es un postre típico de la isla de Ibiza que podéis confeccionar para cualquier comida navideña.


INGREDIENTES :

400 gramos de harina de trigo
400 gramos de queso tierno
400 gramos de azúcar
4 huevos
Semillas de anís
Menta
4 huevos
Medio vaso de agua
Medio vaso de aceite virgen de oliva
Medio vaso de anís dulce
Mantequilla
Azúcar glas

Quien se haya llevado las manos a la cabeza al ver la cantidad de azúcar empleada que las baje : en efecto, el flaó lleva una cantidad ingente de azúcar.

Las semillas de anís se pueden comprar en cualquier supermercado en el expositorio de las especias (a veces también se las llama matalahuva). Necesitaremos muy pocos granos, apenas una docena. Lo mismo se puede decir de la menta, que con dos o tres hojas picadas ya será más que suficiente.

En primer lugar vamos a preparar una pasta base. Para ello mezclaremos todos los ingredientes excepto los huevos, el queso, la menta y el azúcar. Batiremos con fuerza para obtener una masa fina y elástica. Cogeremos un molde redondo que pueda ir al horno, del tipo aluminio desechable, y lo untaremos de mantequilla. Sobre él colocaremos la masa de manera que cubra todo el fondo , suba por las paredes y sobresalga un poco "hacia fuera" del borde. Lo que sobra lo cortamos y listo.

Ahora vamos a batir los huevos y el azúcar. Cuando estén bien batidos añadimos el queso desmenuzado y la menta. La masa resultante la extendemos sobre la base que hemos colocado en el molde. Sólo queda poner en el horno durante 40 minutos a 180 grados y servirla con el azúcar glas por encima.

No es exactamente la receta original y purista pero nos vale como "iniciación".

Pato con peras


INGREDIENTES (4 personas):

Calculad unos 150 gramos de carne por comensal.
2 peras duras tipo blanquilla por comensal
1 cebolla mediana
1 vaso de vino tinto
1 litro de caldo de verduras
Aceite virgen de oliva
Pimienta negra molida
Sal

En primer lugar vamos a coger la mitad de las peras que hayamos dispuesto según número de comensales. Las pelamos y cortamos en cuatro mitades paralelas al centro y las pasamos en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que cojan color. Reservamos.

Siempre recomiendo pasar también el pato salpimentado por una sartén muy caliente sin aceite, por el lado de la piel, para disminuir la grasa que aporta (que no es poca). El lado de la piel debe quedar bastante marcado. Esto se consigue en unos 5 ó 10 minutos.

En una cazuela de barro plana con un poco de aceite de oliva doramos la cebolla picada muy fina y los trozos de pera que hemos pasado con anterioridad. Cuando la cebolla venza añadimos el pato y el vaso de vino tinto. Al cabo de unos cinco minutos añadimos el caldo vegetal y dejamos que cueza a fuego lento durante una hora. Cuando finalice el tiempo de cocción sacamos el pato y reservamos. Trituramos la salsa hasta que quede muy fina rectificando de sal y en la misma cocemos el resto de peras, ya sean enteras o a trozos (quedan mejor enteras para la presentación). 

Las peras han de quedar blandas pero no deshechas. Se sirve el pato bañado en salsa y con dos peras cocidas por comensal.

Fatoosh, ensalada libanesa

INGREDIENTES :

Pan pita
Lechuga
Tomate maduro
Cebollino
Pepino
Rábanos
Perejil
1 diente de ajo
Menta fresca
1 limón
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

Damos por supuesto que podeis encontrar pan pita en vuestro supermercado habitual. Generalmente se envasan dos o tres piezas al vacío no muy grandes. Utilizaremos dos de ellas. Con un cuchillo marcamos un enrejado sobre el pan sin llegar a cortarlo. El rectángulo resultante debe caber en la boca fácilmente. Precalentamos el horno a 220 grados y horneamos el pan hasta que resulte crujiente pero sin dorarse.
Cogemos un bol grande y fraccionamos el pan siguiendo las guías que hemos practicado con el cuchillo. Incorporamos el zumo de medio limón, dos o tres cucharadas de aceite virgen extra, los cebollinos cortados, el diente de ajo picado y el perejil y la menta fresca muy picados, además de una pizca de sal. Añadimos también un poco de pimienta negra molida. Mezclamos bien y dejamos reposar al menos media hora.
Lavaremos la lechuga y extraeremos el agua sobrante - esto es importante - incluso empleando una centrifugadora manual. Incorporamos al bol con tres tomates cortados en gajos y los rábanos en rodajas. Mezclamos de nuevo y ya está lista para ser consumida.

Chuletas con manzana

Esta es una receta griega que he adaptado a mi gusto. Si os da un poco de reparo mezclar dulce con salado esta receta es muy apropiada porque empleando manzanas ácidas el contraste os parecerá bastante más aceptable. Es un plato muy fácil de hacer (media hora como mucho) y con buena presencia, además de barato, así que os puede servir para una comida de compromiso. Como he dicho es una receta griega cuyo nombre no recuerdo exactamente pero que viene a ser "chuletas con vino". La palabra griegas para chuleta es μπριζόλα que suena "brizola" y en plural "brizoles". El vino en griego suena como "krasi" de manera que el nombre original sería "brizoles me krasi", empleando el alfabeto latino. He preferido llamarla "chuletas con manzana" para diferenciarla de la original que no se prepara exactamente como la describo a continuación. Como en las cartas de los restaurantes griegos se ofrece la traducción al inglés generalmente el nombre de la receta sería "chops with wine" o "chops in wine". Para esta receta se emplean casi siempre chuletas de cerdo que como sabéis son algo secas si os pasáis en la cocción. Así que si las queréis tiernas y jugosas ateneos exactamente a los tiempos marcados en la receta.

INGREDIENTES :

1 ó 2 chuletas de cerdo por comensal de un dedo de ancho cada una.
Manzanas ácidas (se ha de poner una rodaja de medio centímetro de ancho sobre cada chuleta, así que calculad las que necesitáis según servicios).
1 vaso de vino tinto.
150 gramos de mantequilla.
Aceite virgen extra de oliva.
Sal.
Pimienta negra molida.
Canela molida (opcional)

Salpimentamos las chuletas por ambos lados. En una cazuela metálica o de barro grande - la más grande que tengáis - echamos un chorro de aceite de oliva y 100 gramos de mantequilla. Ponemos a fuego fuerte y doramos las chuletas por ambos lados. Es importante que la cazuela se caliente mucho para dorar rápidamente las chuletas. Con dos minutos por lado debería ser suficiente.
Mientras pelamos las manzanas y las cortamos en rodajas. Recordad que necesitamos una rodaja por chuleta y que su tamaño debe ser de medio centímetro de ancho mientras que el diámetro vendría ser el necesario para cubrir la parte redondeada de la pieza de carne. En otra cazuela también muy grande - para que quepan todas las manzanas - fundimos los restantes 50 gramos de mantequilla - y doramos por ambos lados las rodajas. Este proceso es muy rápido así que id con cuidado de no quemar las manzanas. Tened a mano la espátula para dar la vuelta.
Cuando las chuletas están bien doradas - ya sabemos que por dentro están semicrudas - echamos el vaso de vino y reducimos el fuego. Encima de cada chuleta ponemos una rodaja de manzana que previamente hemos dorado y dejamos hacer a fuego lento hasta que el vino se ha reducido casi por completo. La receta original indica que se espolvoree canela sobre cada plato antes de servir pero lo dejo como opcional si ésto os parece demasiado atrevido.

Menú de canapés y montaditos

¿Se os han acabado las ideas? A veces la solución puede ser relativamente barata, simple y original. Aunque hacer canapés pueda parecer "poca" comida, realmente un menú de este tipo puede ser pantagruélico si además añadimos montaditos. También nos permiten hacer la cena de una manera informal sin que los invitados tengan que estar sentados a la mesa.
Y con este menú seguro que no os acusarán de pecar de tradicionalismo. Sobretodo cuando prueben el blinis de gambas con chocolate...si se atreven.

MENU FIN DE AÑO

Chupito de gazpacho

Canapés de blinis variados :

Canapé de queso azul, rúcula, cherry deshidratado y olivada
Canapé a la pizzaiola
Canapé de pastrami con salsa rusa
Canapé de vitello tonnato
Canapé de queso rulo de cabra  y espárragos verdes de conserva
Canapé de gamba bañada en chocolate sin azúcar y peta-zetas
Canapé de remochala con nata agria (creme fraiche)
Canapé de salmón ahumado con mantequilla y eneldo
Canapé de hummus
Canapé de puré de patata al queso manchego y huevas de lumpo

Montaditos :

Montadito de  lomo con queso manchego
Montadito de sobrasada con huevo de codorniz frito
Montadito de chistorra con tortilla de patatas
Montadito de morcilla de arroz con paté de garbanzos (hummus)
Montadito de arenque ahumado y queso azul

GAZPACHO :

El gazpacho no es sólo una sopa de verano, sino un entrante excepcional que se puede y debe degustar durante todo el año. Podéis hacerlo muy suave, casi líquido, sin ajo - e incluso sin pepino - y servirlo en vasitos de licor con algunas huevas de mújol coronándolo.

 CANAPÉS VARIADOS SOBRE BLINIS :


Para hacer canapés se necesita una base de pan que puede ser una tostada, panecillos suecos etc pero que siempre se deben poder comer de un solo bocado. En los últimos tiempos se han puesto de moda los blinis de origen ruso que van muy bien para confeccionar canapés. Se pueden comprar hechos y de muy diferentes tamaños. 

Canapé de queso azul, rúcula, cherry deshidratado y olivada : tan simple como montar sobre el blini una porción de queso azul, una hoja de rúcula, el tomatito cherry deshidratado (ahora rehidratado) todo ello cubierto de salsa olivada.

Canapé a la pizzaiola : la pizzaiola es una salsa compuesta por tomate, cebolla, ajo, pimienta sal y orégano. Se hace un sofrito de ajo y cebolla, se añade salsa de tomate y se sazona. Con esta salsa, que debe quedar algo seca,  coronamos los blinis.


Canapé de pastrami con salsa rusa : compramos pastrami (un tipo de carne de ternera que se mantiene en salmuera y luego se ahuma) y lo colocamos sobre el blini. Sobre la carne se coloca una cucharadita de salsa rusa compuesta por mahonesa, ketchup y cebollitas en vinagre muy picadas.

Canapé de vitello tonnato : 

Para la carne :
Una pieza de carne (solomillo o redondo de ternera ) entre 600 y 800 gramos *
1 apio
1 cebolla grande morada tipo "Figueres"
1 zanahoria
1 ramita de romero
2 dientes de ajo
2 hojas de laurel
2 clavos de olor
Caldo de carne
Vino blanco
Aceite virgen extra de oliva
Pimienta
Sal
Para la salsa :
Media docena de filetes de anchoa en aceite de oliva
100 gramos de atún en aceite de oliva
3 huevos
Aceite virgen extra de oliva
Jugo de la cocción de la carne
1 docena de alcaparras (más otra docena para decorar)
 Opcional  : vinagre balsámico de Módena
* aunque no es ortodoxo, a veces empleo solomillo de cerdo para abaratar costes.
En primer lugar vamos a cocinar la carne. En una cazuela donde quepa la carne, la depositamos en el centro rodeándola con la zanahoria cortada en dos mitades, la rama de apio cortada o dos o tres trozos, la cebolla partida, los dos dientes de ajo, las hojas de laurel, los clavos y la ramita de romero. Salpimentamos al gusto. A continuación vertemos medio litro de vino blanco y acabamos de cubrir con caldo de carne o incluso de verduras. Colocamos al fuego medio sin cubrir la cazuela durante una  hora y media o dos horas (hasta que la carne esté hecha). Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Seguidamente prepararemos la salsa de atún. En un bol grande desmenuzamos el atún y le añadimos los tres huevos que previamente hemos cocido para dejarlos duros (12 minutos) cortados en dados pequeños. Incorporamos las anchoas y la docena de alcaparras así como un chorrito de aceite de oliva y un cazo del caldo resultante de la cocción de la carne. Pasamos por el minipimer hasta que queda una salsa cuya consistencia debe ser como la mahonesa sólo que un poco más líquida. Si nos queda espesa basta con añadir más jugo de cocción.
Ahora cortaremos la carne ya fría en secciones finas, no tanto como el grosor que se precisaría para el carpaccio pero bastante menor que el de las raciones convencionales. Necesitaremos un cuchillo afilado o bien uno eléctrico. Los filetes obtenidos se disponen sobre los blinis. Se pueden echar un poco de aceite balsámico de Módena en la base pero no es imprescindible.
La salsa de atún se reparte sobre las rodajas de carne y se echan unas cuantas alcaparras para decorar.

Canapé de queso rulo de cabra  y espárragos verdes de conserva: tan sencillo de hacer que casi no requiere  explicación. Colocamos una rodaja de queso rulo de cabra sobre el blini y coronamos con unas puntas de espárragos verdes en conserva.

Canapé de gamba bañada en chocolate sin azúcar y peta-zetas : no, no se me ha ido la olla. He comido este canapé y puedo decir que pasé de la prevención más absoluta a la sorpresa más agradable.

INGREDIENTES :

Un par de gambas peladas por canapé
Chocolate sin azúcar
Petas-zetas
Sal
Pimienta

Colocamos una olla con agua sobre el fuego y cuando hierva desconectamos e incorporamos las gambas, las cuales mantenemos durante unos tres minutos.
Fundimos el chocolate sin azúcar y salpimentamos. Bañamos las gambas en el chocolate mojándolas una a una y depositándolas rápidamente sobre el blini. Antes de que la salsa se solidifique espolovoreamos algunos petas-zetas. La sensación del chocolate salpimentado, la gamba y los peta-zetas explotando en la boca es difícil de describir, pero serán desde luego la sensación de la noche.
Por cierto, si alguien no sabe qué son los petas-zetas, nada mejor que mirar la wikipedia

Canapé de remochala con nata agria (creme fraiche) : un canapé muy a la rusa ya que estamos utilizando blinis. De hecho seria un poco rememorar la sopa borscht. Simplemente depositamos remolacha sobre el blini y coronamos con creme fraiche.

Canapé de salmón ahumado con mantequilla y eneldo : un clásico. Untamos el blini con una fina capa de mantequilla, una hoja fina de salmón ahumado y un poco de eneldo que o bien se come o sirve para decorar, al gusto.

Canapé de hummus :  el hummus o paté de garbanzos va muy bien para confeccionar canapés de forma sencilla.
El humus, también llamado a veces "paté de garbanzos" es una pasta compuesta principalmente por garbanzos, aceite de oliva y zumo de limón. Es muy popular en Oriente Medio y se come a cualquier hora, no siendo extraño encontrarla hasta en el desayuno. Es un plato de muy sencilla preparación. Si bien es posible encontrar muchos tipos diferentes de recetas, nosotros nos centraremos en la preparación más básica.


INGREDIENTES :

400 gramos de garbanzos cocidos o secos

el zumo de un limón

sal

aceite de oliva

Ponemos los garbanzos en remojo durante 24 horas y luego cocemos en abundante agua (a no ser que empleemos garbanzos ya cocidos).

Extraemos el zumo de un limón y lo mezclamos con los garbanzos ya cocidos, además de tres cucharadas de aceite de oliva y sal. Si intuimos que el líquido no va a ser suficiente para obtener una crema añadiremos más zumo de limón y hasta una cucharada de agua de cocción.

Pasamos la mezcla por la batidora o el pasapurés hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. Rectificamos de sal si fuera preciso.

Se sirve sobre cada blini a temperatura ambiente. Si tenéis una manga pastelera será muy fácil distribuirla de forma correcta y con un dibujo en forma de roseta.
Canapé de puré de patata al queso manchego y huevas de lumpo : un canapé que mezcla lo tradicional con nuevos sabores. Basta con hacer un puré de patatas al que añadiremos una cuña de queso manchego. Coronamos con huevas de lumpo o mújol. O hasta caviar, según esté vuestra economía.

MONTADITOS :

Los montaditos se componen de una rebanada de pan (payés o francés) que se corona con dos o tres ingredientes que se pueden mantener "fijos" empleando un mondadientes o bien por simple equilibrio. Al contrario de los canapés no es necesario comerlos de un sólo bocado y por tanto pueden ser más contundentes. Eso sí, no se comen con cuchillo y tenedor sino a "mano". Van a constituir el plato principal de nuestra cena. 

Montadito de  lomo con queso manchego :  colocamos sobre el pan una lámina de queso manchego. Cortamos lomo de cerdo muy fino y lo freímos sobre la plancha, tras lo cual lo colocamos sobre el queso.


Montadito de sobrasada con huevo de codorniz frito : untamos el pan con sobrasada mallorquina y encima colocamos un huevo frito de codorniz debidamente salpimentado.

Montadito de chistorra con tortilla de patatas : taco de tortilla sobre el que se pincha un poco de chistorra frita. 

Montadito de morcilla de arroz con paté de garbanzos (hummus) : untamos el pan con paté de garbanzos y encima pinchamos una morcilla de arroz de Burgos. La combinación es magnífica.

Montadito de arenque ahumado y queso azul : sólo para los que alucinan con los sabores fuertes. Una tira de queso azul sobre el pan con un arenque ahumado encima. Ya digo, para que aparezca pelo en el pecho de golpe.

Matbucha, ensalada árabe de pimientos y tomates


INGREDIENTES :


Medio  Kg de pimientos rojos (del tipo para hacer a la brasa)
1 Kg de tomates maduros
ajo
pimentón dulce
sal
aceite virgen de oliva
guindilla (opcional)

En los ingredientes la cantidad de pimiento rojo y tomate maduro puede variar según número de comensales. En cualquier caso es conveniente mantener una relación 1 a 2, es decir, que el peso de los tomates doble al de pimiento rojo.
En primer lugar vamos a escalivar y pelar los pimientos. Podemos hacerlo poniéndolos directamente a la llama del fuego o bien, perdiendo algo del sabor pero ganando en limpieza de la cocina, en el microondas. En el microondas los colocaremos en trozos bastante grandes (partiendo el pimiento por la mitad), quitaremos las semillas y los mojaremos bien en aceite de oliva para cocerlos durante unos 40 minutos a máxima potencia (700W). Luego los sacaremos y pelaremos para a continuación cortarlos en tiras.
Pelaremos los tomates y les quitaremos las semillas, cortándolos tambien en tiras.
En una sartén con aceite doraremos un diente de ajo. Lo retiramos. Añadimos el pimiento rojo y lo freimos. Cuando esté vencido incorporaremos el tomate con las especias (sal, pimentón dulce y si nos gusta el picante la guindilla o simplemente directamente pimentón picante). Debemos freir hasta que no quede agua. Se retira, deja enfriar y coloca en la nevera para consumir directamente. Recordad que se trata de retirar el agua de los vegetales, no freir en profundidad.

Maqluba, pastel árabe de carne

Maqluba significa "voltear" en árabe. Su nombre no podía ser más acertado ya que se trata de cocinar los diversos ingredientes, apilarlos en capas y dar la vuelta a la cazuela "rezando" para que se mantenga en pie con forma de pastel.

INGREDIENTES

400 gramos de carne de cordero
2 berenjena
2 cebolla moradas tipo "Figueres"
2 vasos de arroz
1 cucharadita de pimienta negra molida
1 cucharadita de cúrcuma
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de sal
Aceite virgen extra de oliva
Clavo (opcional)
Piñones (opcional)
Yogur griego (opcional)

Del Maqluba hay dos versiones : la que emplea berenjenas y la que emplea coliflor. Ambas se pueden encontrar en Oriente Medio y hay acérrimos defensores de una u otra. Me decanto por la de berenjena porque se trata de una hortaliza muy popular en la zona y porque el Maqluba de coliflor suele emplear salsa de tomate que siempre me ha parecido una adición tardía y sospechosa.

Debemos hacer cortes finos de la carne de cordero. Generalmente empleo pierna deshuesada que voy fileteando al gusto. Hiervo la carne con sal y pimienta - a veces agrego un par de clavos de especia - hasta que cambia de color. La retiro y guardo el caldo resultante.
Mientras he puesto en agua el arroz durante unos quince minutos. De esta manera suelta el almidón. Por regla general en Oriente Medio el arroz se pone siempre en remojo antes de cocinarlo. Lo cuelo y reservo.
Corto las berenjenas en láminas longitudinales, las salo y las frio en abundante aceite de oliva hasta que están bien doradas. Corto las cebollas en cuadraditos y también las frío en el mismo aceite. Tras la fritura es importante dejar las láminas de berenjena y la cebolla sobre papel absorbente o de otro modo el Maqluba quedaría demasiado aceitoso.
Es el momento de "montar" el pastel. Cogemos una cazuela grande y en el fondo depositamos la carne. Sobre ella colocamos una capa formada en primer lugar por las láminas de berenjena y luego por la cebolla frita. A continuación incorporo una capa con el arroz sobre la cual espolvoreo las especias. Con la ayuda de un plato o simplemente con la mano presionamos hacia abajo para que las capas se compacten. Puesto que ahora pondremos la cazuela al fuego, es importante hacer con un tenedor unas incisiones sobre la superficie del arroz para que el caldo que a continuación añadiremos vaya hasta el fondo y evite que la carne se queme. Otro método para evitar este problema consiste en colocar la carne en el fondo y añadir inmediatamente un cucharón de caldo.
Vertemos el caldo resultante de la cocción del cordero, lo justo para que cubra el arroz. Llevamos al fuego y sin cubrir dejamos que hierva. Cuando esto ocurra tapamos la olla y reducimos el fuego durante unos veinte minutos - o hasta que el arroz se ablande -. Cuando el arroz está hecho retiramos.
Ahora viene la parte delicada. Colocamos un plato o una fuente sobre la cazuela y le damos la vuelta. Dejamos unos minutos que repose mientras le damos algunos movimientos laterales para comprobar que el pastel va a salir sin problemas. Levantamos la olla lentamente y si todo ha salido bien ya tenemos un perfecto Maqluba.
El Maqluba se suele servir con yogur griego no azucarado, coronado con piñones fritos o bien acompañado de una ensalada verde o de tomate. 

Kissel de fresones

El kissel es un puré de frutas o frutos secos que se espesa con la ayuda de almidón de patata (o en su defecto con Maizena) y que son muy populares entre los niños. 

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de fresones
1 vaso de agua (200 ml) + medio vaso de agua (100 ml)
Medio vaso de azúcar (si la fruta es muy ácida, un poco más)
3 cucharadas de almidón de patata o de maizena

Llevamos a ebullición el vaso de agua y añadimos azúcar removiendo sin parar hasta que se disuelve completamente. Retiramos del fuego.

Con una batidora eléctrica trituramos los fresones hasta obtener pulpa.

En el medio vaso de agua restante disolvemos el almidón de patata y vertemos el líquido en la mezcla de agua y azúcar. Llevamos de nuevo al fuego - media potencia - y sin dejar de remover vamos añadiendo poco a poco la pulpa triturada de los fresones.

Cuando todo está bien mezclado probamos para ver si está suficientemente dulce. Si no es así, añadimos un poco de azúcar y removemos bien.

Retiramos del fuego y llevamos a recipientes individuales. Dejamos que enfríen a temperatura ambiente y luego llevamos al frigorífico por espacio de unas tres horas...y listos para ser comidos.

Los kissel se pueden hacer de cerezas, melocotones, manzana, avellanas, almendras etc , siendo también costumbre acompañarlos de nata.



Pescado agridulce

Bacalao agridulce
INGREDIENTES (4 personas) :

Medio kilo de pescado blanco (bacalao salado preferiblemente lomo sin espinas, merluza etc)
Un vaso de vino blanco
Una cucharada de azúcar
2 hojas de salvia
Una cucharada de vinagre
2 dientes de ajo
Harina de trigo
Aceite virgen extra de oliva

Si empleamos bacalao lo desalamos en abundante agua durante al menos 24 horas cambiando el agua cada 6 horas.

A continuación escurrimos bien el agua secando el pescado si hace falta con papel absorbente. Lo enharinamos y freímos en abundante aceite de oliva hasta que esté bien dorado. Sacamos las piezas de la sartén, escurrimos el aceite sobrante y si es necesario lo acabamos de secar sobre papel absorbente.

En una cazuela vertemos el vino y lo calentamos a fuego medio. Disolvemos el azúcar e incorporamos el vinagre, la salvia y los dientes de ajo cortados en láminas y sin el germen.

Introducimos el pescado en el vino y lo dejamos cocer durante unos 5 minutos a fuego vivo, dándole la vuelta para que se impregne bien.

Se sirve bien caliente sin caldo y acompañado de verduras o arroz. 

En algunos recetarios en lugar de azúcar se utiliza miel. 



Panna cotta

Uno de los postres más baratos, que siempre salen y que gustan a toda la gente.

INGREDIENTES (4 personas) :

Medio litro de nata líquida para cocinar
Un cuarto de litro de leche
125 gramos de azúcar
6 hojas de gelatina (9 gramos de gelatina en polvo)
Canela en rama (opcional)

En primer lugar mezclamos la nata líquida, la lecha y el azúcar en una cazuela que calentamos hasta que hierva. Si nos gusta el sabor de la canela podemos hervir con una rama de canela. Removemos continuamente para evitar que el azúcar se pegue. Retiramos.


Mientras remojamos en un plato hondo de sopa la gelatina en agua fria. Cuando la mezcla está tíbia incorporamos la gelatina y tenemos dos opciones : rellenar moldes individuales o bien llenar un molde largo e ir cortando porciones a medida que vayamos necesitando. A esto último la gelatina se presta bastante bien ya que la consistencia de la panna cotta es mayor que la del flan. Metemos el molde en la nevera y al día siguiente ya estará lista para ser consumida. Además la panna cotta admite muchas variaciones como añadir un licor en la mezcla, servir con chocolate líquido o mermelada etc.

Tartare de gambas

Este tartare de gambas es un entrante muy impactante pero no para todos los públicos. Como su nombre expresa se trata de servir la gamba cruda alternada con capas de arroz basmati - en este caso cocido - y láminas de tomates cherry. Algo así como un sushi gigante con un toque mediterráneo. Para aderezarlo podemos emplear salsa de soja o bien un alioli realizado con albahaca y menta.

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de colas de gambas congeladas
200 gramos de arroz basmati
200 gramos de tomates cherry
Albahaca fresca
Menta fresca
2 dientes de ajo
Salsa de soja
Lima
Sal
Pimienta negra en polvo
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar debemos localizar ramekines o algún tipo de recipiente tipo flanera donde podamos individualizar la receta. No ha de ser ni demasiado grande ni demasiado pequeño.

Ahora es el momento de elegir la salsa. Lo más fácil es comprar salsa de soja y lo más complicado es hacer un alioli de albahaca y menta. Para el alioli de albahaca y menta dispondremos en un mortero los dientes de ajo sin el germen (para que no repita). Los majamos con un pellizco de sal y añadimos poco a poco el aceite para que se haga el alioli. Cuando el alioli ha cuajado, añadimos unas 10 hojas de albahaca y 5 de menta (o si queréis, sin la menta) y las machacáis hasta que queden integradas con la salsa. En este caso la salsa quedará un poco líquida, que ya nos va bien.

Una vez tenemos el recipiente cortamos las colas de gamba en cubos pequeños. En el fondo del recipiente vertemos un poco de salsa (soja o alioli) y sobre ella colocamos los trozos de gamba. Espolvoreamos sobre ellos una pizca de sal, otra de pimienta negra y unas gotas de lima. A continuación extendemos una capa fina de arroz basmati cocido pero frío. Seguidamente una capa de tomates cherry cortados por la mitad y aderezados con un pellizco de sal y pimienta. Otra capa de arroz y finalmente otra de gamba de nuevo aderezada con lo justo de soja o alioli. Se cubre con un papel film transparente y directo al frigorífico durante al menos dos horas.

Para emplatar damos la vuelta al recipiente - previamente separamos los ingredientes de las paredes con un cuchillo fino - y si todo ha ido bien quedará el pastel sin problemas. 

Se sirve frío acompañado de un cuenco con cualquiera de las dos salsas elegidas y si se quiere adornado de alguna rodaja de lima o cualquier "fantasía" que se os ocurra (ensalada, cebollinos, alcaparras etc)

Filete de magret de pato con salsa de pimienta verde

INGREDIENTES (1 persona) :

Uno o dos filetes de magret de pato (se corta en vertical para que uno de los filos tenga la grasa típica del magret)
Media cucharada de granos de pimienta verde
1 cucharada de nata para cocinar
Un cuarto de vaso (50 ml) de vino tinto
Sal
Pimienta negra
Mantequilla

En una nuez de mantequilla freímos los filetes por un lado durante 3 minutos exactos.

Transcurrido el tiempo añadimos los granos de pimienta, para dar a continuación la vuelta y hacer la otra cara dos minutos exactos.

Retiramos la carne y la reservamos, manteniéndola caliente.

Vertemos el vino en la sartén y la desglasamos (el magret habrá dejado bastante grasa). Una vez el fondo de la sartén está limpio añadimos la nata y volvemos a incorporar la carne. La dejamos hacer 1 minutos y se sirve, cubierta con la salsa y salpimentada.

Tartare de salmón ahumado

Si estáis buscando un entrante especial y muy aparente, el tartar de salmón ahumado es vuestra receta. Realmente no se puede decir que sea tartar a menos que se emplee salmón fresco (que es el tipo que se emplea realmente), pero con salmón ahumado estáis seguros que a todo el mundo gustará.

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de salmón ahumado (o fresco,,,si os atrevéis)
Medio vaso (100 ml) de salsa Worcestershire
Un vaso (200 ml) de salsa tabasco
Medio vaso (100 ml) e mostaza francesa "fuerte"
Medio vaso de cava o champaña o vino blanco
1 chalota
1 cebolla tierna pequeña
Una docena de cebolletas en vinagre
Una docena de pepinillos en vinagre
Sal marina
Cebollino

En un bol mezclamos todas las salsas y el cava, la cebolla y la chalota ralladas, así como las cebolletas y los pepinillos picados y un poco de sal marina.

Cortamos el salmón ahumado en trozos pequeños (de un centímetro de lado) y lo introducimos en la mezcla del bol. Dejamos macerar durante una hora, aproximadamente.

Transcurrido el tiempo pasamos la mezcla por un colador de manera que se elimine prácticamente todo el líquido. Introducimos el tartar en moldes (son pequeños aros metálicos, similares a los que se emplean en las servilletas) directamente sobre el plato de los comensales y los levantamos con cuidado para que no pierdan la forma. También podéis improvisar los moldes con pequeñas cazuelas de barro que rellenáis para luego darles la vuelta.

Se sirve con tostadas o crackers y un poco de mantequilla, además de espolvoreando por encima un poco de cebollino picado. La preparación con salmón fresco es idéntica sólo que se suele dejar un poco más de tiempo en maceración.

Canelones de carne

Un clásico de la Navidad. 

INGREDIENTES :

Hemos de calcular ingredientes para alrededor de 4 canelones por comensal, lo que vendrían a ser unos 100 gramos de carne. Es decir, para 4 personas necesitaríamos pasta para hacer 16 canelones y unos 400 gramos de carne. Digamos 500 gramos si vamos a rellenar con cuchara en lugar de manga pastelera, que cunde más. Haced vuestros cálculos según el número de personas que hayáis previsto que acudan al ágape.

Para la pasta :

Hojas de pasta para 16 canelones

Para el relleno :

200 gramos de carne de ternera picada
200 gramos de carne de cerdo picada
100 gramos de hígado de pollo picado
Un puñado de piñones
1 cebolla grande
1/2 diente de ajo
1/2 vaso de salsa de tomate frito
Sal
Pimienta negra
1/2 vaso de cognac
Aceite virgen de oliva

Para la bechamel :

Leche
Harina de trigo
Aceite de oliva
Sal
Queso parmesano rayado
Nuez moscada

En primer lugar vamos a preparar las hojas de pasta. Las hervimos con cuidado para que no se rompan. Lo mejor es no dejar que el agua rompa a hervir. De todas maneras, por si un caso, coced siempre 4 ó 5 hojas más.Cuando estén hervidas y blandas conservad en agua fría hasta el momento de hacer el relleno.

Ahora vamos a por el relleno. En una sartén grande con aceite de oliva freímos la cebolla muy picada y el medio diente de ajo también muy picado. Cuando la cebolla venza echamos el puñado de piñones y les damos algunas vueltas. Añadimos a continuación el medio vaso de salsa de tomate. Incorporamos toda la carne picada. Añadimos sal y pimienta negra. Antes de que la carne esté hecha añadimos el cognac. Removemos hasta que evapora. Extendemos la pasta sobre el mármol bien limpio. Con una cuchara vamos depositando la carne en la parte central. A continuación enrollamos. 

Los canelones terminados los vamos depositando con cuidado en un recipiente previamente mojado en aceite de oliva capaz de soportar el horneado. Es el momento de preparar la bechamel "a ojo". En una cazuela metálica ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y en ellas freímos otra cucharada de harina de trigo. Con una batidora de varillas la vamos trabajando. Añadimos leche y removemos para eliminar los grumos. Vamos añadiendo harina y leche hasta obtener una cantidad suficiente para cubrir los canelones. No olvidemos la sal. Recordad que la bechamel está lista cuando no sabe a harina(esto es importante). 
Si queremos darle un sabor un poco distinto añadimos una raspadura muy fina de nuez moscada. El sabor a harina se elimina mezclando más leche y al fuego. Es decir, que vayáis probando. Con la bechamel cubrimos los canelones. Echamos por encima abundante queso cremoso rallado y colocamos en el horno durante unos 15 minutos a 180 grados. Luego conectamos el gratinador para que la superficie quede dorada. Cuando esto ocurra los canelones ya están listos para ser consumidos.

Sugerencia de menú para esta Navidad para 6 personas

Entrantes


Picoteo de conservas de pescado  : gambas saladas, berberechos, navajas, mejillones en escabeche etc...


Huevos gratinados con bechamel




Plato principal




Paletilla de cochinillo al horno con patatas a lo pobre


Postre






Picoteo de conservas de pescado  : gambas saladas, berberechos, navajas, mejillones en escabeche etc...

Este entrante que sale más caro, alrededor de unos 20 euros.

Huevos gratinados con bechamel :

Para 6 personas emplearemos un total de 12 huevos. En primer lugar los cuezo en agua con sal y un chorro de vinagre. Calculo 12 minutos exactos para conseguirlos duros a partir del momento en que se inicia la ebullición. Los saco del fuego, los paso por agua fría y los pelo.
Parto los huevos por la mitad y los coloco en una bandeja que pueda ir al horno con la yema orientada hacia el gratinador. Coloco un poquito de mostaza francesa en cada uno de ellos - unas gotas, sin pasarse - y sazono con sal y pimienta al gusto.
Hago una bechamel un poco clara, le añado un poco de nuez moscada y la vierto sobre los huevos. No hay que 'ahogarlos', deben sobresalir.  Encima espolvoreo un buen puñado de queso rallado y al gratinador hasta que queden dorados. Este entrante me sale por unos 3 ó 4 euros en total.


Paletilla de cochinillo al horno con patatas a lo pobre :

En una bandeja que pueda ir al horno hago una cama de patatas (con 1 Kg será suficiente) cortadas un dedo de gruesas. Añadimos una cebolla grande cortada de forma gruesa y la distribuimos entre las patatas. Salpimentamos.
Limpio la paletilla - con una de unos 2 Kg es más que suficiente para 6 personas - , la cubro de mantequilla y sazono con pimienta, sal y ajo picado. La coloco sobre las patatas y sobre el conjunto espolvoreo perejil picado y coloco algunas nueces de mantequilla extra.
Vierto medio vaso de vino y al horno precalentado a 180 grados durante 2 horas. Media hora antes del final conecto el gratinador - sin dejar de vigilarlo - para que la piel quede bien dorada y brillante.

Este plato principal sale por unos 14 euros.

El postre (seguid el enlace para ver la receta)  sale por unos 3 euros.

Coste total de la cena para 6 personas :  41 euros (unos 7 euros "por cabeza"). No está mal.




Menú de Navidad tradicional catalán

Entrantes


Sopa con galets gigantes (ver abajo en Escudella i carn d'olla)

Canelones de carne





INGREDIENTES :

Hemos de calcular ingredientes para alrededor de 4 canelones por comensal, lo que vendrían
a ser unos 100 gramos de carne. Es decir, para 4 personas necesitaríamos pasta para hacer
16 canelones y unos 400 gramos de carne. Digamos 500 gramos si vamos a rellenar con cuchara
en lugar de manga pastelera, que cunde más. Haced vuestros cálculos según el número de
personas que hayais previsto que acudan al ágape.

Para la pasta :

Hojas para 16 canelones

Para el relleno :

200 gramos de carne de ternera picada
200 gramos de carne de cerdo picada
100 gramos de hígado de pollo picado
Un puñado de piñones
1 cebolla grande
1/2 diente de ajo
1/2 vaso de salsa de tomate frito
Sal
Pimienta negra
1/2 vaso de cognac
Aceite virgen de oliva

Para la bechamel :

Leche
Harina de trigo
Aceite de oliva
Sal
Queso parmesano rayado
Nuez moscada

En primer lugar vamos a preparar las hojas de pasta. Las hervimos con cuidado para que no
se rompan. Lo mejor es no dejar que el agua rompa a hervir. De todas maneras, por si un
caso, hervid siempre 4 ó 5 hojas más.Cuando estén hervidas y blandas conservad en agua fría hasta el momento de hacer el
relleno.Ahora vamos a por el relleno. En una sartén grande con aceite de oliva freimos la cebolla
muy picada y el medio diente de ajo también muy picado. Cuando la cebolla venza echamos el
puñado de piñones y les damos algunas vueltas. Añadimos a continuación el medio vaso de
salsa de tomate. Incorporamos toda la carne picada. Añadimos sal y pimienta negra. Antes de
que la carne esté hecha añadimos el cognac. Removemos hasta que evapora.Es el turno del relleno.Extendemos la pasta sobre el mármol bien limpio. Con una cuchara vamos depositando la carne
en la parte central. A continuación enrollamos. Los canelones terminados los vamos
depositando con cuidado en un recipiente previamente mojado en aceite de oliva capaz de
soportar el horneado.Es el momento de preparar la bechamel "a ojo". En una cazuela metálica ponemos dos
cucharadas de aceite de oliva y en ellas freimos otra cucharada de harina de trigo. Con una
batidora de varillas la vamos trabajando. Añadimos leche y removemos para eliminar los
grumos. Vamos añadiendo harina y leche hasta obtener una cantidad suficiente para cubrir el
brécol. No olvidemos la sal. Recordad que la bechamel está lista cuando no sabe a harina
(esto es importante). Si queremos darle un sabor un poco distinto añadimos una raspadura muy fina de nuez moscada (¡ cuidado ! si nos pasamos puede resultar incomestible). El sabor a harina se elimina mezclando más leche y al fuego. Es decir, que vayais probando. Con la bechamel cubrimos los canelones. Echamos por encima abundante queso cremoso rallado
y colocamos en el horno durante unos 15 minutos a 180 grados. Luego conectamos el
gratinador para que la superficie quede dorada. Cuando esto ocurra los canelones ya están
listos para ser consumidos.

Plato principal


Escudella i carn d'olla 



INGREDIENTES (4 raciones) :

400 gr de jarrete de ternera
200 gramos de botifarra negra
100 gramos de panceta
250 gramos de morro y orejas de cerdo
250 gramos de gallina
100 gramos de carne magra
2 huesos de ternera
1 pie de cerdo
250 gramos de patatas
200 gramos de garbanzos secos
100 gramos de fideos del nº 4
2 huevos
1 Col
1 Zanahoria
1 rama de apio
1 nabo
Ajo
Pan duro
Perejil
Sal

Lo tradicional es servir en primer lugar una sopa confeccionada con el caldo, generalmente con fideos o galets, y luego el producto sólido de la cocción.

En una cazuela de gran tamaño con agua filtrada o de botella ponemos a cocer la carne de ternera, la panceta, los huesos, la gallina, el morro, oreja y pie de cerdo. Debe haber suficiente agua para cubrirlo todo.

Al cabo de una hora abriremos la tapa de la cazuela y observaremos que la carne se ha ablandado bastante y el caldo es de color blancuzco, tal y como suele ocurrir con el hueso de ternera. Entonces añadimos las verduras : los garbanzos - que habrán estado en remojo al menos durante 24 horas -, la zanahoria y la cebolla picadas, el nabo y la rama de apio enteros y la botifarra negra. Ahora vamos a preparar lo que llamamos "pilota" (literalmente "pelota"). La pilota se prepara con la carne magra, la panceta, los ajos, el perejil y el pan mojado en leche todo pasado por la máquina de picar. Luego añadimos los huevos y sal. Con la masa obtenida hacemos unas bolas del tamaño de una bola de tenis que incorporamos al caldo. Cuando la carne esté blanda se retira y reserva. Se cuela una parte del caldo para hacer la sopa. Pensemos que para cuatro comensales necesitaríamos dos o tres cucharones por plato. A este caldo que hemos retirado le añadiremos la col y las patatas en trozos. Hervimos hasta que la verdura esté hecha, la retiraremos añadiendo a continuación los galets o fideos, según el gusto, hasta que estén al dente.

Como hemos dicho se sirve primero la sopa y luego el producto del cocido.

Postre


Tronco de Navidad



INGREDIENTES :

Para el bizcocho :


100 gramos de harina de fuerza
130 gramos de azúcar
5 huevos
1 cucharada de levadura química
1 cucharada de miel
1 cucharada de azúcar vainillado
1 pellizco de sal

Para el relleno :

Nata de pastelería o crema de cacao o mermelada

Para la cobertura :

Azúcar glass (impalpable)

En primer lugar vamos a separar las yemas de las claras. Reservamos estas últimas.

En un bol grande mezclamos la mitad del azúcar con las yemas, el azúcar vainillado, la levaduras y la cucharada de miel. Debe quedar muy bien mezclado.

Mientras vamos a montar las claras con un pellizco de sal y la mitad que restaba del azúcar. Las claras deben quedar bien montadas y firmes.

Ahora debemos mezclar las yemas con las claras montadas con cuidado. Vertemos las yemas batidas en el bol de las claras montadas y con un movimiento de espátula de arriba hacia abajo las mezclamos con cuidado de no perder el aire de las claras.

Cuando están bien mezcladas es el momento de añadir la harina. Echad la harina sobre la mezcla a través de un cedazo para que quede bien suelta. La mezcláis bien y ya está hecha la masa del bizcocho.

A continuación utilizáis un papel vegetal que tenga el tamaño de la bandeja del horno aproximadamente. Extendéis sobre él la masa de manera que quede con una altura de medio centímetro más o menos.

Precalentáis el horno a 130 grados e introducís la placa durante 6 minutos a posición media calor arriba y abajo. No lo vais a hornear, simplemente se trata de que cuaje el huevo y le de consistencia.

Ahora viene la parte más complicada, el truco que hace que el bizcocho se muestra flexible y no se rompa al enrollarlo.

Sacamos la bandeja y rápidamente espolvoreamos azúcar sobre él, cubriéndolo lo máximo posible. Esta operación no tiene ninguna finalidad respecto al sabor, se hace simplemente para que al poner el plástico film encima no se pegue.

Ahora colocamos el film encima metiéndolo por debajo de los laterales del bizcocho un poco (no hace falta que lo rodeemos completamente y de hecho si lo hiciéramos se rompería).

Dejamos que se enfríe completamente. Al haber cubierto con un plástico la humedad se ha quedado en el bizcocho y ya podremos enrollarlo fácilmente.

Sacamos el plástico, quitamos el azúcar que nos ha permitido poner el plástico sin que este se pegue y ya lo podemos cubrir con la nata o la crema de chocolate. Dejaremos un borde en cada lado de un centímetro para evitar que se salga el relleno.

Con la ayuda del papel empezamos a enrollar el bizcocho y cuestión de segundos tendrés vuestro Tronco de Navidad. Ahora sólo basta con meterlo en la nevera un par de horas y al sacarlo cortarle los extremos para que tenga un final "bonito" y cubrirlo con azúcar glass. 

Bebidas


Vino tinto, cava