Busca tu receta

viernes, 26 de febrero de 2016

Sugerencia de menús para este fin de semana (27-28 Febrero 2016)

SÁBADO


Almuerzo


Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo

Cena


Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo


DOMINGO


Almuerzo


Entrante




Plato Principal



Rosbif acompañado de Lemoni Patates



Postre





Cena



Entrante




Plato Principal





Postre

Fruta del tiempo

jueves, 25 de febrero de 2016

Riñones de cerdo al curry

Hacía tiempo que no dábamos una receta de casquería. Aquí va una muy barata y sabrosa.

INGREDIENTES (4 personas) :

8 riñones de cerdo
2 cebollas
1 lata de tomate triturado (400 gramos)
3 dientes de ajo
1 cucharada de curry
1 limón
1 pimiento verde
Medio vaso de caldo de pollo (100 ml)
Medio vaso de vino blanco (100 ml)
Una cucharadita de tomillo picado
Sal
Pimienta
Aceite virgen extra de oliva


En primer lugar es preciso limpiar muy bien los riñones. Para ello los dividimos longitudinalmente y quitamos cualquier parte blanca que veamos. Luego los pasamos por abundante agua corriente del grifo.

En un bol vertemos el medio vaso de vino, el zumo de un limón y una cucharada de curry. Incorporamos a la mezcla los riñones y los dejamos marinar al menos 1 hora.

Mientras picamos la cebolla, el pimiento verde y los dientes de ajo - eliminando el germen verde central -. En una sartén con un chorro generoso de aceite de oliva pochamos los ingredientes anteriores añadiendo un poco de sal. Cuando la cebolla transparenta añadimos el tomate triturado, el caldo de pollo y el tomillo.

Dejamos hacer unos 10 minutos a fuego lento (hasta que el sofrito toma cuerpo y es menos líquido).

Mientras pasamos en otra sartén con aceite los riñones hasta que están bien dorados. Entonces los incorporamos a la sartén con el sofrito y añadimos el caldo de marinar. Dejamos hacer hasta que el líquido se evapora, rectificamos de sal y pimienta y listos para comer.

lunes, 22 de febrero de 2016

Risotto al microondas

Es posible realizar un excelente risotto al microondas en menos de media hora.  Es importante que las medidas que os proporciono se respeten al máximo ya que de lo contrario el arroz quedará demasiado duro  o el risotto demasiado salado.

INGREDIENTES (4 personas) :

125 gramos de arroz (mejor tipo bomba, nunca del tipo vaporizado o del que nunca se pasa)
250 ml de agua
1 cebolla pequeña
50 ml de vino blanco (un cuarto de vaso)
1 cubo de caldo instantáneo de pollo
100 ml de nata líquida
100 gramos de parmesano rallado
100 gramos de taquitos de jamón o bacon (al gusto)
Azafrán
Sal
Pimienta negra (opcional)


En un bol que pueda ir al microondas y que además cuente con tapa - es importante -  mezclamos el arroz en crudo, el vino blanco, el agua, la cebolla rallada, unas hebras de azafrán y el cubito de caldo de pollo desmenuzado.

Introducimos en el microondas a máxima potencia durante 10 minutos (en un microondas de 700 W). A continuación extraemos y dejamos reposar durante 1 minuto.

Añadimos a continuación los taquitos de jamón  y la nata líquida para cocinar, ésta última sin mezclar (simplemente la vertemos por encima). Volvemos a cubrir el bol y lo llevamos al microondas para una nueva tanda de 3 minutos a máxima potencia.

Extraemos del microondas, dejamos reposar 2 minutos y añadimos el queso parmesano. Ahora sí que debemos mezclarlo todo muy bien.

Obtendréis de esta manera un risotto cremoso y suave, En cuanto a la sal y la pimienta, generalmente con el jamón (o bacon) y el queso parmesano es más que suficiente y no son necesarios.

Si no queréis emplear jamón podéis utilizar gambas, setas etc o incluso añadir guisantes (previamente cocidos), calabacín etc.

Y si preferís cocinar un risotto a la manera tradicional, aquí tenéis la receta.

viernes, 19 de febrero de 2016

Sugerencia de menús para este fin de semana (20-21 Febrero 2016)

Sábado


Almuerzo


Entrante




Plato principal




Postre

Fruta del tiempo

------------------------------


Cena


Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo

--------------------------------------------

Domingo


Almuerzo


Entrante




Plato Principal




Postre




--------------------------------------------

Cena


Entrante




Plato principal





Postre

Fruta del tiempo

miércoles, 17 de febrero de 2016

Flan de dulce de leche

Para los más golosos y los más amantes del dulce de leche éste es su postre soñado.

INGREDIENTES :

Para el dulce de leche

Medio litro de leche
125 gramos de azúcar
1 cucharadita de bicarbonato sódico disuelta en medio vaso (100 ml) de agua
Esencia de vainilla

Para el flan

4 huevos grandes (XXL)
Medio litro de leche
300 gramos del dulce de leche obtenido anteriormente
2 cucharadas de azúcar
Una cucharada de zumo de limón

Este postre se hace en dos partes. En primer lugar hacemos el dulce de leche y luego convertimos una parte del dulce obtenido en flan.

Añadimos la leche y el azúcar en un cazo a fuego lento removiendo para que se mezcle bien. Sin dejar de remover añadimos el agua donde hemos disuelto el el bicarbonato sódico. A quien le haya extrañado este ingrediente simplemente decir que sirve para acelerar el proceso de caramelización. 

Seguimos removiendo hasta que al pasar la cuchara de madera se ve el fondo del cazo. Opcionalmente se puede incorporar esencia de vanilla (una cucharadita o añadimos una vara a la leche, como deseéis).

Se deja enfriar.

Para hacer el flan utilizamos 300 gramos de dulce de leche (ya fría) y lo mezclamos con el medio litro de leche y los cuatro huevos. Podemos emplear la batidora o las varillas. Reservamos esta mezcla y pasamos a caramelizar la flanera.

Para caramelizar calentamos en un cazo las dos cucharadas de azúcar y el zumo de limón hasta que se funda bien. El zumo va a impedir que el azúcar cristalice. Con el caramelo todavía líquido rociamos el interior de la flanera que vamos a emplear para cuajar el flan.

Vertemos a continuación la mezcla de huevos, leche y dulce de leche. Llenamos un recipiente que pueda ir al horno con agua y dentro de él colocamos la flanera de manera que el agua llegue sólo hasta la mitad de la altura. Precalentamos el horno a 180 grados y dejamos hacer hasta que cuaje completamente (clavando un palillo en el centro debe salir totalmente seco). Si el agua del recipiente donde hacemos el baño maría ya está caliente antes de introducir la flanera, el tiempo de cocción viene a ser de 45 minutos. En caso contrario puede ser bastante más largo (hasta 1 hora y media).

Generalmente con el dulce de leche es suficiente para hacer el flan muy dulce, pero en algunas recetas encontraréis que además se añaden dos cucharadas rasas de azúcar por huevo empleado. Eso para mi es demasiado dulce, hasta empalagoso. Os recomiendo que para un "extra-dulce" no utilicéis más de dos cucharadas de azúcar, sea cual sea la cantidad de huevos empleada.

Un postre realmente adictivo, os lo recomiendo.

lunes, 15 de febrero de 2016

Pan de arroz para celíacos

La celiaquía es una enfermedad autoinmune cuyo origen es alimentario, en concreto debido a la presencia de gluten de ciertos cereales. 

El gluten es la proteína responsable de que el pan o los productos de bollería adquieran una textura esponjosa. Sin la misma sería imposible que la masa se expandiera por efecto del gas liberado por la levadura al consumir los azúcares de los cereales.

Afortunadamente muchos cereales no contienen gluten, entre otros el arroz, la quinoa, el maíz, el alforfón, el amaranto y el sorgo. Por otro lado el gluten tiene un escaso valor nutricional puesto que aporta pocos aminoácidos esenciales. Si a esto le sumamos que verduras, frutas, pescados, carnes o legumbres tampoco poseen gluten parecería fácil prescindir del mismo con sólo evitar el trigo, el centeno, la cebada y la avena y sus derivados que si lo contienen. Pues bien, la cosa no es tan fácil.

En primer lugar existen muchos alimentos "contaminados" de gluten. Basta con que la maquinaria con que se muele el arroz para obtener harina se haya utilizado previamente para moler granos de trigo o cebada. Dicha contaminación, por muy residual que parezca, es suficiente para afectar a los que sufren celiaquía. 

Si se desea imprimir el sello "libre de gluten" en un producto alimenticio es preciso seguir un control muy estricto de todo el proceso de fabricación y eso encarece el producto. De hecho ser celíaco implica incrementar en un 30% el gasto destinado a la compra de alimentos, como mínimo. La mejor forma de evitar el sobrecoste y cerciorarse que no se ingiere gluten consiste en eliminar de la dieta tanto los cereales de secano ya mencionados anteriormente como los productos elaborados. Nada de comprar pan, pasta o cualquier otro producto que requiera una elaboración previa. 

Para realizar pan apto para celíacos se puede emplear harina de arroz o de maíz. Con la primera es posible realizar pan de forma rápida y sencilla, si bien cabe advertir que al no poseer gluten no queda esponjoso (la miga se asemeja al pan de molde pero más compacta).

El problema es que si compráis la harina de arroz apta para celíacos el precio se disparará. Para evitarlo lo mejor es comprar una picadora o batidora de vaso muy potente, capaz de reducir el grano de arroz a la categoría de harina. Algunos modelos de batidora de vaso son capaces de picar el hielo para hacer granizados y por la misma razón también pueden convertir en harina los granos de arroz. Si no me equivoco la Thermomix también es capaz de hacerlo. Es importante empezar a moler los granos a velocidad baja para ir aumentándola progresivamente.

INGREDIENTES

500 gramos de harina de arroz
1 litro de agua
30 gramos de levadura fresca
Media cucharadita (unos 3 gramos) de sal
Una cucharadita de azúcar (5 gramos) 

En primer lugar calentamos un vaso de agua (200 ml) para que quede tibia. Disolvemos en ella el azúcar. Desmenuzamos la levadura y la introducimos en el agua, dejándola unos minutos. De esta manera la levadura empezará a actuar.

Mientras vertemos la harina de arroz en un bol y vertemos sobre ella el resto de agua que también habremos calentado para que esté tibia. Removemos bien introduciendo el pellizco de sal. Una vez la masa esté bien homogénea incorporamos el vaso de agua con la levadura y mezclamos a conciencia.

A continuación dejamos el bol en una zona de la cocina algo oscura cubriéndolo con un paño. Dejamos una hora al cabo de la cual la masa habrá subido el doble.

Vertemos la masa en un molde rectangular que pueda ir al horno. Lo precalentamos a 220 grados y dejamos hacer durante 45 minutos. El exterior quedará dorado y el interior compacto pero suave.

Por supuesto que este pan gusta tanto a celíacos como a no celíacos.


viernes, 12 de febrero de 2016

Sugerencia de menús para este fin de semana (13-14 Febrero 2016)

Sábado


Almuerzo


Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo

-----------------------------------------

Cena


Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo

-----------------------------------------

Domingo


Almuerzo


Entrante





Plato Principal




Postre




--------------------------------------


Cena


Entrante




Plato principal




Postre

Fruta del tiempo


miércoles, 10 de febrero de 2016

Albóndigas de espinacas (receta para niños)

Si necesitáis ir "disfrazando" las verduras para que los pequeños - y no tan pequeños - de la casa las coman esta es la receta ideal. 

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de espinacas en hoja
200 gramos de queso cremoso rallado (parmesano, gruyere o similar)
Medio vaso (100 ml) de leche
1 huevo
Pan rallado
Sal
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar hervimos las espinacas bien limpias durante 3 minutos exactos. A continuación la sacamos del agua, las escurrimos y las llevamos a un bol con agua helada (si es necesario añadir cubitos de hielo) para que no pierdan el color verde intenso. Seguidamente las escurrimos bien para que queden muy secas.

En un bol mezclamos las hojas de espinaca con el queso rallado, la leche, el huevo batido y media cucharadita de sal. Amasamos bien y añadimos pan rallado hasta que queda una masa bastante seca (si queréis acelerar este paso podéis prescindir de la leche, así no tendréis que añadir tanto pan rallado).

Agarráis un poco de masa, la lleváis a la palma de la mano y le dáis una forma redondeada. A continuación las rodáis por pan rallado.

Llenáis una sartén con abundante aceite de oliva y freís las bolas hasta que quedan doradas. Se sirven como plato entrante o bien como acompañante.

También es posible hacer un estofado friéndo suavemente las bolas rebozadas en harina de trigo y luego integrándolas en un guiso con otras verduras o incluso carne.

Seguro que en casa os pedirán que repitáis la receta aunque odien las espinacas...

martes, 9 de febrero de 2016

Hacer chocolate a la taza con Cola Cao o Nesquik

A veces nos apetece hacernos una taza de chocolate espeso para mojar churros, bizcochos de soletilla o galletas. Y los más golosos coronarán la taza con una buena capa de nata montada para hacerse un suizo como Dios manda. También ocurre a menudo que en casa no disponemos de chocolate a la taza ni en polvo ni en formato líquido. Si intentamos hacer un chocolate a la taza con polvos de Nesquik o Cola Cao nunca espesará lo suficiente por muchas cucharadas que vertamos en la leche y como mucho obtendremos un mejunje excesivamente chocolateado.

El chocolate a la taza que venden en los supermercados no es más que chocolate en polvo al que se le ha añadido un espesante. El espesante suele ser harina de trigo - sí, como suena - cuya misión es aumentar la densidad de la leche cuando la calentemos, al igual que ocurre con la bechamel. En el caso de que para un producto en concreto no fuera necesario calentar la leche como paso previo para aumentar la densidad, probablementee se trataría de otro tipo de espesante : almidón, maíz etc.

Puesto que el chocolate a la taza se realiza con dos ingredientes básicos, cacao en polvo y harina, es posible realizarlo fácilmente en casa. La receta varía un poco según empleemos Nesquik o Cola Cao. La diferencia radica en que el Cola Cao ya tiene como ingrediente harina de trigo, aunque insuficiente para obtener la densidad deseada.

INGREDIENTES (para obtener una taza de 250 ml) :

Un vaso de leche (200 ml)
Una cucharada de mantequilla
Un cucharada de harina de trigo rasa (para el Nesquik) y sólo media cucharada para el Cola Cao
2 cucharadas colmadas de Nesquik o Cola Cao (al gusto)

En una cazuela incorporamos la mantequilla que deshacemos a fuego medio.

Cuando la mantequilla está deshecha vertemos la harina de trigo a través de un colador o tamiz para que no forme grumos. La freímos hasta que oscurece (de esta manera no sabrá a harina).

Vertemos la leche y calentamos sin dejar de agitar con las varillas (para evitar que se formen grumos),

Cuando la leche empieza a humear incorporamos el polvo de Nesquik o Cola Cao y seguimos agitando con las varillas hasta que obtenemos el espesor deseado y no quedan grumos.

Mis pruebas con ambos productos han dado como resultado que el sabor obtenido con el Cola Cao es más parecido al chocolate a la taza tradicional pero sobre gustos no hay nada escrito y seguro que si amas el Nesquik sólo te sabrá a gloria con éste último.

viernes, 5 de febrero de 2016

Sugerencia de menús para este fin de semana (6-7 Febrero 2016)

Sábado


------------------------------------------

Almuerzo


Plato único




Postre

Fruta del tiempo

---------------------------------------------

Cena


Entrante




Plato Principal



Postre

Fruta del tiempo


*******************************

Domingo

-------------------------------------------------------

Almuerzo




Plato Principal




Postre



----------------------------------------------

Cena


Entrante




Plato Principal




Postre

Fruta del tiempo




jueves, 4 de febrero de 2016

Tres dulces típicos de Carnaval

Los carnavales siempre han sido pródigos en recetas, sobretodo de dulces. He aquí algunas muestras...




Pedos de monja :

Buñuelos muy populares en muchos países.









Orejas de Carnaval :

Típicas de León y muy sabrosas











Filloa de Carnaval :

Parecidas a las crepes pero no son crepes...









lunes, 1 de febrero de 2016

Aros de manzana

Este es un postre que crea adicción. Se pueden servir con nata, azúcar glass, sirope de fresas o chocolate, miel o caramelo.

INGREDIENTES :

4 manzanas muy grandes
1 huevo
1 cucharada y media rasa de harina de trigo
2 cucharadas de azúcar
Una cucharadita de levadura química (alrededor de 5 gramos)
Canela en polvo
Agua con gas
Aceite virgen extra de oliva


En un bol mezclamos el huevo con la harina, la levadura química y una cucharadita de canela en polvo. Utilizamos la batidora de varillas para eliminar los posibles grumos. La mezcla probablemente ha quedado algo espesa. La rebajamos con agua con gas - o agua normal, si no tenéis - hasta que quede con la consistencia de una papilla más bien líquida.

Pelamos las manzanas y les quitamos el corazón. A continuación las cortamos en rodajas no muy gruesas que inmediatamente rebozamos en harina para después llevarlas al bol de la "papilla". Hay que hacerlo rápido para que las rodajas de manzana no se oxiden.


Una vez los aros de manzana están bien empapados de la papilla las escurrimos bien antes de meterlos en una sartén con dos dedos de aceite bien caliente. La fritura debe ser burbujeante siendo innecesario dar la vuelta al aro de manzana si hemos tenido la precaución de llenar suficientemente la sartén con el aceite. También es preciso evitar que los aros se toquen entre sí. En menos de un minuto la manzana estará dorada e inflada.

Retiramos las manzanas a medida que las vamos haciendo y las colocamos sobre un papel absorbente. Se pueden servir tal cual o espolvoreando por encima canela o azúcar glass, o bien bañándolas en miel, sirope de cualquier sabor o caramelo.

Es uno de esos postres que no se olvidan.