Gana un lote de Navidad

Busca en MHPC

Busca tu receta

lunes, 30 de enero de 2017

Rollitos de primavera de plátano y chocolate

Este es un postre muy conocido en Thailandia, fácil de hacer y aún más delicioso.  Se trata básicamente del conocido rollito de primavera relleno de plátano y bañado en chocolate.

INGREDIENTES (4 personas) :

12 hojas de arroz para hacer rollitos de primavera (para freír)
2 plátanos/bananas grandes
Mantequilla
Chocolate de cobertura o sirope de chocolate
Aceite vegetal (girasol, maíz etc)

Las hojas que conforman los rollitos de primavera se realizan con harina de arroz. Es posible hacerlos en casa pero también resulta muy fácil encontrarlos en cualquier gran superficie o tienda especializada en comida oriental. Se suelen vender en paquetes de 10 ó 12 obleas que basta rehidratar según indique el fabricante para poder emplearlas. Fijaos siempre que la oblea a comprar se pueda freír ya que no siempre es así.

Una vez tenemos las hojas de papel de arroz las rehidratamos con agua y las extendemos. Cortamos las bananas en trozos alargados (12 en total) de manera que su longitud no sobrepase la de la hoja de papel de arroz. 

Colocamos el trozo de banana en un extremo de la hoja de papel de arroz y lo enrollamos cuidando que los bordes queden bien cerrados. Para sellar totalmente la fruta en el interior de la hoja mojamos el extremos con un poco de mantequilla.

En una sartén o freídora vertemos una cantidad considerable de aceite vegetal de manera que los rollitos floten sin problemas en el mismo. Freímos hasta que quedan dorados.

Una vez fritos extraemos del aceite y los colocamos sobre un papel absorbente de cocina para que no queden aceitosos.

Fundimos el chocolate de cobertura y servimos el chocolate o bien vertido por encima de los rollitos o bien como una salsa a modo de dip en que mojarlos. Si lo preferís podéis incluir virutas de chocolate en el interior de los rollitos de manera que se fundan con la fruta.

miércoles, 25 de enero de 2017

Hamburguesas de surimi

Aunque el surimi se suele comercializar como un integrante de ensaladas o como snack no hay ningún problema en cocinarlo a no ser que el fabricante indique lo contrario. Las hamburguesas de surimi son muy fáciles de hacer.

INGREDIENTES (4 personas) 

400 gramos de surimi
1 huevo
2 rebanadas de pan duro
2 cucharadas de mahonesa
2 cucharaditas de perejil picado
Media cucharadita de mostaza 
1 pizca de pimentón picante (opcional)
Sal
Pimienta negra

Desmenuzamos el surimi y las rebanadas de pan y las mezclamos con el perejil, un pellizo de sal y otro de pimienta.

En un bol batimos el huevo y añadimos la mahonesa, la mostaza y si queremos un pellizco de pimentón picante. 

Incorporamos la salsa al surimi y mezclamos bien. Si la masa resultante queda demasiado liquida añadimos un poco más de pan.

Separamos bolas que quepan en la palma de la mano y las aplastamos hasta quedar de un centímetro de altura más o menos.

Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos las hamburguesas. Con unos 15-20 minutos de horneado será más que suficiente y listas para comer.

lunes, 23 de enero de 2017

Flan de leche de coco

La leche de coco se extrae del fruto por prensado de la pulpa y no es, como algunos creen, el agua que ocupa el espacio interno de la misma. A veces se mezcla para su venta con leche así que deberemos ir con cuidado si tenemos intolerancia a la lactosa y en la etiqueta del envase indica "contiene proteínas de la leche".
Esta receta permite hacer de forma muy sencilla un delicioso flan con leche de coco obviando la molestia que supone para algunos la textura fibrosa de la pulpa.

INGREDIENTES (4 personas) :

Medio litro de leche de coco (500 ml)
100 gramos de azúcar
2 huevos
3 cucharadas de Maizena o almidón
1 vaina de vainilla

Vertemos la leche de coco en una cazuela con la vaina de vainilla y llevamos a ebullición. Retiramos y reservamos.

Mezclamos en un bol, utilizando las varillas,  el azúcar con la Maizena y los huevos. Cuando la mezcla está homogénea la vertemos en la leche de coco que hemos hervido mezclando bien con las varillas.

Volvemos a colocar en el fuego, medio-bajo, y sin dejar de remover hasta que espese.

Precalentamos el horno a 200 grados con un recipiente plano y ancho que resista el horno en su interior lleno de agua hasta la mitad (en cualquier caso que no rebase la altura de las flaneras).

Incorporamos la mezcla en moldes individuales y los llevamos hasta el recipiente con agua del horno para mantenerlos en baño maría durante media hora.

Transcurrido el tiempo retiramos y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Llevamos a continuación al frigorífico y mantenemos en él los flanes durante al menos 2 horas.

Si se quiere se puede incluir azúcar caramelizado en el fondo de cada flanera.

viernes, 20 de enero de 2017

Sugerencia de menús para este fin de semana (21-22 Enero 2017)

SÁBADO


ALMUERZO


Plato único



Garbure navarro

Postre




Arroz con leche dietético

------------------------

CENA


Entrante



Crema de ave


Plato principal




Albóndigas suecas de patata

Postre

Fruta del tiempo

-------------------------

DOMINGO


ALMUERZO


Plato único




Arroz de matanza ibicenco

Postre




Crema dulce de piña

------------------

CENA


Entrante




Sopa de rape

Plato principal




Tortilla de bacalao

Postre

Fruta del tiempo

jueves, 19 de enero de 2017

Kumpir de gambas y guacamole

Los kumpir son típicos de Turquía y consisten en una patata asada rellena de lo que se nos antoje : maíz, encurtidos, ensalada etc. Se suelen ofrecer en puestos callejeros y se comen mientras se pasea, sobretodo en invierno ya que el calor de la patata ayuda a mantener las manos bien calientes.
Hoy os propongo un kumpir sofisticado con gambas y aguacate.

INGREDIENTES (4 personas) :

4 patatas bien grandes
100 gramos de gambas peladas
Maíz
Sal
Pimienta negra molida
Mantequilla

Para el guacamole

Dos aguacates maduros
Dos cucharadas de cebolla picada
Zumo de media lima
Una cucharadita de chili verde picante o rojo si no encontráis del primero (al gusto)
Sal

En primer lugar vamos a asar las patatas con su piel. Las lavamos bien y envolvemos en papel de aluminio. Las introducimos en el horno precalentado a 200 grados entre 30 y 45 minutos, los que sean suficientes para que queden bien blandas (lo sabréis porque al clavar un palillo o un cuchillo éste entra con suma facilidad en la carne).

Mientras se asan las patatas haremos el guacamole. Peláis los aguacates, les sacáis la pulpa, mezclamos con la cebolla picada, el zumo de media lima, la cucharadita de chili y el pellizco de sal. Recomiendo en este caso pasarlo por la batidora eléctrica para que quede bien suave.

Colocamos una cazuela con agua en el fuego y cuando hierve apagamos. Introducimos las gambas peladas y dejamos que se escalden durante 3 minutos. Retiramos del agua y reservamos.

Cuando las patatas estén asadas las retiramos del horno y abrimos en dos mitades sin llegar a separarlas. Debéis trabajar la patata en caliente, así que emplead guantes de cocina para no quemaros.

Sacamos la mitad de la carne, aproximadamente y de esa mitad desechamos la mitad y el resto la mezclamos con una cucharadita de mantequilla, un pellizco de sal y la pimienta negra. Reintegramos esa pulpa sazonada a la patata. Introducimos las gambas en cada patata y las cubrimos con guacamole, echando un puñado de maíz por encima. 

Ya están listas para servir. Lo mejor es llevarlas a la mesa en un cuenco o plato sopero y la gracia del plato, aparte del sabor, es el contraste entre la patata caliente y el relleno.

martes, 17 de enero de 2017

Espárragos verdes con jamón al microondas

Una receta que se prepara en apenas 10 minutos aunque debéis tener un microondas con grill.

INGREDIENTES (4 personas) :

16 espárragos verdes
16 lonchas de jamón serrano´o York, al gusto
150 gramos de queso rallado
Aceite virgen extra de oliva
Sal

En primer lugar vamos a cocer los espárragos. Para ello cortamos la parte más gruesa y dura de los espárragos que desechamos. 

Mojamos con agua toallas de papel de las que se emplean en cocina - sin que estén empapadas, sólo húmedas - y enrollamos en su interior los espárragos.

Introducimos los espárragos en el microondas y a máxima potencia los cocinamos durante 5-6 minutos (750 W) ó 4-5 minutos (850 W). 

Transcurrido el tiempo  los sacáis y comprobáis que estén cocidos. Deben quedar algo crujientes, no blandos del todo. Si no es así, dad un par de minutos más.

Envolvemos cada espárrago con una loncha de jamón. Los colocamos en una fuente que pueda ir al microondas y luego salir a la mesa. Rociamos con un poco de aceite virgen extra de oliva y un puntito de sal (muy poca, el jamón está muy salado). 

Espolvoreamos por encima el queso rallado. Introducimos en el microondas en posición gratinador durante unos 5-6 minutos (hasta que el queso se funda y se empiece a tostar). Si no tenéis grill en el microondas acabáis la receta en el horno a 180 grados posición gratinador durante unos 10 minutos.

Se sirven tal cual, si se quiere acompañados con un poco de alioli.

lunes, 16 de enero de 2017

Meatloaf

Some leftovers of meat from a huge banquet? Or maybe you want to do an elegant main course for your meal using chopped meat? Meatloaf or meat pie is your solution.


INGREDIENTS (serving 4)

400 grams / 14 oz of meat obtained from leftovers varied (chicken, turkey, pork, etc)
Boneless and stuffed olives (about 20)
4 eggs
Red peppers, bell peppers etc
Tomato sauce (100 ml, about half a cup)
Bread crumbs
Chopped parsley
A clove of minced garlic
Salt
Black pepper
Baking paper
A square, narrow and deep pan that can go in the oven

Chop the meat and mix in a bowl with two eggs, tomatoes, a teaspoon of salt, a pinch of pepper, a teaspoon of parsley, a clove of minced garlic and a few tablespoons of bread crumbs and olives and peppers. Knead dough until smooth.
Meanwhile boil the two remaining eggs for about 12 minutes. These two boiled eggs will be used to stuff meat, like olives and peppers, so they are not really "mandatory".
Now let's fill the mold to bring to the oven. Here are two options: use a silicone mold or a mold of conventional steel. In the first case you will be very easy to unmold the cake while in the second it is necessary to cover the container with baking paper or you run the risk that the the dough will stuck.
We extend a first layer with half of the dough and place the two boiled eggs thus when cutting the cake we will cut them into slices. Then we incorporate the remaining dough and with the help of a spoon or spatula we will compress it.
Preheat oven to 200 degrees C / 392 F and enter the mold for half an hour. The dough will rise, although it is normal to get it back down a bit when cooler. If you want to check if the dough is done you can simply stick a toothpick in the center and whether to remove it is dry, it will mean that it is done.
Note that if instead of using leftovers of cooked meat - the remains of poultry and roasts - you use raw meat you use the same method of preparation but the cooking time should be at least 1 hour at 220 degrees / 428 F.
The meatloaf is served in an elongated plate, at ambient temperature or hot, salad surrounded by a garnish of mushrooms, potatoes etc and optionally with ketchup and mayonnaise. If you want, you can do without fillings - olives, egg etc - and spend the dough by electric mixer, so you get something like foie gras pathe.

viernes, 13 de enero de 2017

Sugerencia de menús para este fin de semana (14-15 Enero 2017)

SÁBADO


ALMUERZO


Entrante




Plato principal




Postre

Fruta del tiempo

-------------------

CENA


Entrante



Ensalada oriental con fideos de arroz y calamar

Plato principal



Conejo agridulce

Postre

Fruta del tiempo

-------------------------

DOMINGO


ALMUERZO


Entrante




Plato principal




Carrilleras al vino de Ribeiro

Postre




Carlota de nata con frutas

--------------------------

CENA


Entrante




Sopa de lentejas naranjas

Plato Principal




Omurice

Postre

Fruta del tiempo

jueves, 12 de enero de 2017

Anko (pasta dulce de alubias rojas)

Como ya os anuncié el mes pasado cuando vimos los mochis, vamos a continuar viendo postres japoneses y en este caso es el turno del anko. El anko o pasta dulce de alubias rojas puede ser postre por si solo o constituir, de forma más común, parte esencial de otros postres (relleno de mochis, yokan etc). De hecho muchas recetas indican "añadir anko" como si se tratara de un ingrediente.

El anko se realiza con una legumbre que a veces se denomina soja roja, alubia roja o más correctamente como azuki. El azuki se cultiva en Extremo Oriente, es parecido a la soja y a la alubia roja pero  de menor tamaño y tiene un sabor dulce, por lo que se emplea en repostería.

Para hacer pasta de alubias rojas no se puede emplear las variedades que conocemos en Occidente. Es necesario hacerse con azuki pero según he comprobado es fácil en tiendas de comida china o japonesa.

INGREDIENTES :

1 vaso (200 ml) lleno de alubias rojas (azuki)
1 vaso y medio de azúcar
Agua

En primer lugar hervimos los azuki con 1 litro de agua durante 5 minutos (a contar desde el momento en que el agua empieza a hervir con las legumbres dentro). Esta primera agua de cocción se debe descartar por completo.

Volvemos a cocer la legumbres con 1 litro de agua - o el necesario para que cubran a ras las judías - durante 2 horas a fuego bajo-medio. Si el agua se consume añadimos la necesaria para que cubra lo justo. Al terminar la cocción los azuki deberán poderse aplastar con la simple presión de los dedos.

De nuevo descartamos el agua. Vertemos entonces el azúcar en la cazuela de las judías a fuego medio-bajo y removemos hasta que queda bien mezclada. Con 10 minutos ya será más que suficiente. 

Se puede consumir tal cual o bien utilizar como ingrediente para cualquier otro postre oriental.

martes, 10 de enero de 2017

Bistec ruso bañado en salsa de carne

Una receta fácil de hacer y muy completa, además de sabrosa.

INGREDIENTES  (4 personas) :

400 gramos de carne de ternera o cerdo picada
1 huevo
2 ajos
perejil
pan rallado
sal
pimienta negra molida
harina de trigo
aceite virgen de oliva
leche (opcional)
aceite virgen extra de oliva

Para la salsa :

1 cebolla morada grande 
1 rama de apio
1 zanahoria grande
Medio vaso (100 ml) de tomate frito
4 cucharadas de harina de trigo
4 cucharadas de aceite virgen extra de oliva
Medio litro de caldo de carne
Sal
Pimienta negra picada

En primer lugar vamos a hacer la salsa de carne. 

En una cazuela a fuego medio vertemos cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra y freímos la cebolla, la zanahoria y el apio bien picados. Cuando la cebolla transparenta añadimos el tomate frito y a continuación la harina bien tamizada. Vertemos el caldo y antes de que espese pasamos la batidora para obtener un caldo fino. Mantenemos en el fuego sin dejar de remover con las varillas hasta que espese. Rectificamos de sal y pimienta y reservamos evitando que se enfríe.

Para los bistecs rusos :

En un bol mezclamos  la carne picada con los ajos y el perejil muy picados. Batimos el huevo y lo incorporamos con un puñado de pan rallado, media cucharadita de sal y un pellizco de pimienta. Trabajamos la mezcla hasta dejarla lo más homogénea posible. Si percibimos que queda muy seca añadimos un poco de leche. Con la mano agarramos una bola de masa, la estrellamos una superficie plana y la aplanamos. Generalmente la altura es de 1 cm y se hace algo mayor que una hamburguesa "tradicional".

Enharinamos los bistecs resultantes y freímos en abundante aceite virgen de oliva. Si han quedado un poco crudos en el interior pero exteriormente empiezan a ennegrecer es preferible sacar de la sartén y terminar la preparación en el horno, unos 180º durante 15 minutos aproximadamente.

Se emplatan los bistecs y bañan con el caldo de carne. Si los servís con verduras al vapor, pasta, puré o una patata al horno tendréis un plato completo y muy nutritivo que encantará a todos los de la casa.



lunes, 9 de enero de 2017

¿Y si la causa de la obesidad resistente a las dietas fuera un virus?

Hasta hace pocas décadas las úlceras pépticas (lo que vulgarmente se conoce como úlcera de estómago) se achacaban o bien al stress que vivía el individuo que la padecía o bien al exceso en el consumo de comida picante. En 1979 dos científicos australianos afirmaron que la mayoría de dichas úlceras se debían a una bacteria, la Helicobacter Pylori, que infecta el estómago de los humanos a menudo de forma asintomática. 
El descubrimiento de Warren y Marshall no fue aceptado por la comunidad científica hasta pasado muchos años. Los científicos se suelen mostrar reacios a  aceptar que determinadas enfermedades humanas puedan ser causadas por virus o bacterias : que un microorganismo provoque gripe o malaria es algo que nadie discute, pero que provoque úlceras o cáncer es algo que siempre provoca discusiones enconadas.
Podemos estar ante un descubrimiento parecido. El virus AD-36 y su contagio de las aves de granja, en concreto del pollo, a los humanos parece desencadenar un proceso de obesidad que resulta muy difícil de paliar con las dietas. Así, una persona infectada por AD-36 no responde a la dieta como cabría esperar, siendo extremadamente complicado que pierda peso. Se ha encontrado AD-36 en personas con problema de obesidad habiéndose establecido el mecanismo por el cual se infectaron con la misma. De momento la comunidad científica es reacia a aceptar la vinculación del AD-36 con la obesidad. Veremos lo que pasa en los próximos años. Leed más al respecto en este artículo aparecido en "El Confidencial".

sábado, 7 de enero de 2017

Sugerencia de menús para este fin de semana (7-8 Enero 2016)

Pasadas las fiestas, conviene hacer un menú desintoxicante y ligero. Muchas verdura y fruta fresca, pocas grasas y abundante líquido.

SÁBADO


ALMUERZO


Entrante




Plato principal




Postre

Fruta del tiempo


CENA


Entrante



Sopa jardinera

Plato principal



Hígados de pollo encebollados

Postre

Fruta del tiempo

DOMINGO


ALMUERZO

Entrante




Plato principal




Pastel de cabracho

Postre



Melocotones gratinados en sabayón

CENA


Entrante



Puré de guisantes

Plato principal




Salmón al grill con compota de frutas

Postre

Fruta del tiempo

viernes, 6 de enero de 2017

Tarta de los Reyes (Galette des Rois)

Si en España consumimos tortel de Reyes en Francia y Bélgica tienen su Galette des Rois. La tradición es muy similar a la española :  se consume el 6 de Enero y en su interior se oculta un haba de manera que quien la encuentre se debe colocar la corona de cartón que suele acompañarla si la adquirimos en una "boulangerie".
La Galette des Rois es mucho más fácil de hacer que el tortel de Reyes español ya que consiste en un hojaldre relleno de crema de almendras. No hay levadura ni por tanto tiempo de espera para que la masa suba. En apenas una hora - de la cual media es horneado - la puedes tener lista.  La realización se compone de tres fases :
  1.  Hacer la crema de almendras
  2.  Hacer una crema pastelera convencional
  3. Mezclar ambas cremas, componer el pastel y hornear


INGREDIENTES  (4/6 personas) :

2 hojas de hojaldre para hacer la base y la "tapa" de la tarta
1 huevo para dorar la tarta

Para la crema de almendras :

100 gramos de harina de almendras
100 gramos de azúcar
50 gramos de mantequilla sin sal
1 huevo

Para la crema pastelera:

Medio vaso (100 ml) de leche
1 yema de huevo
Una cucharada de azúcar
Una cucharada de harina o maizena

En primer lugar vamos a hacer la crema pastelera. Hervimos la leche y cuando empieza a subir, bajamos el fuego al mínimo. En un bol batimos la yema de huevo con el azúcar y añadimos la harina de trigo o la maizena. Incorporamos esta mezcla a la leche y sin dejar de remover con las varillas dejamos el tiempo suficiente para que espese (con 3 minutos debería ser suficiente). Retiramos y reservamos (no dejéis que se enfríe, cubridla con un paño o mantened en un sitio cálido).

En segundo lugar vamos a hacer la crema de almendras. Se funde la mantequilla y se mezcla con el azúcar. A continuación se añade el huevo y la harina de almendras, batiendo bien. 

El siguiente paso es mezclar la crema de almendras con la crema pastelera. Extendemos un hojaldre como base en un molde para tartas y encima extendemos la masa. No os olvidéis introducir un haba seca para "coronar" al Rey de la jornada. Seguidamente cubrimos con el otro hojaldre sellando los bordes con la hoja inferior. Pintamos por encima con el huevo restante de manera que al hornear quede brillante y dorado.

Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos durante 30 minutos exactos. Se retirar, se deja enfriar y lista para comer. Está deliciosa.

jueves, 5 de enero de 2017

Sandwich Stromboli

Los Estados Unidos es un país permeable a las influencias culinarias de los inmigrantes que la pueblan. Fruto de esta mescolanza tenemos la cocina tex-mex propia de los estados del suroeste, la cajun de Lousiana o la cocina italoamericana de la costa este. Los macaroni and cheese, las enchiladas, tacos, pizzas, burritos y otras especialidades originarias de México e Italia no serían tan conocidas en el mundo sin su continua aparición en las películas de Hollywood.

El stromboli es una receta claramente italiana pero creado en los Estados Unidos en los años 50 del siglo pasado. Aunque hay varias disputas sobre quién o cuándo fue creada, está claro que se trata de una variación de la pizza en un formato "enrollado".  Al igual que la pizza el stromboli admite múltiples ingredientes y preparaciones siempre y cuando sea posible "enrollarlas" en el interior de la masa. Lo que es inamovible es el empleo de masa de pizza.

INGREDIENTES (4 personas) :

1 hoja de pizza fina, congelada o fresca grande, a ser posible cuadrada
1 huevo
Tomate frito (medio vaso, 100ml)
200 gramos de mozzarella rallada
200 gramos de jamón york en lonchas
Aceitunas fileteados
Albahaca
Sal
Pimienta

Extendemos la masa ya descongelada sobre una superficie plana y la cubrimos con una fina capa de tomate frito. A continuación espolvoreamos la mozarella, la albahaca y sobre ellas las lonchas de jamón York. Enrollamos lentamente la masa de manera que en cada giro colocamos las aceitunas fileteadas para que queden mejor distribuidas.

Cerramos los extremos del rodillo que hemos realizado. Pintamos el exterior con el huevo para que quede dorado al hornearlo.

Precalentamos el horno a 220 grados. Introducimos la masa y, atención, horneamos hasta que se dora pero sin que la masa quede rígida ni excesivamente crujiente ya que entonces no podremos cortarlo en rodajas. Esto es importante porque si empezáis a experimentar con diferentes rellenos, no podréis confiar en el horno para aquellos ingredientes que requieran un tiempo de cocinado más largo (carnes, salchichas, champiñones frescos etc). Estos ingredientes con un tiempo de horneado mayor deberán ser cocinados aparte y añadidos hechos al strómboli.

Una vez el rollo se ha dorado y aún está flexible lo extraemos y cortamos en rodajas gruesas para ser consumidas como si tratara de bocadillos convencionales.

Si preferís servirlo como una comida normal se suele hacer en bases de pizza pequeñas - individuales - y se cubre con salsa de tomate caliente espolvoreando un poco de albahaca.

miércoles, 4 de enero de 2017

Las dietas de Enero

En Enero, como cada año, los gimnasios se llenan de público dispuesto a quemar en días las grasas acumuladas durante las fiestas pero también hay muchos que prefieren acompañar al ejercicio físico - si es que lo hacen - con dietas bastante salvajes. Uno de los enemigos declarados de las dietas, al menos en los últimos años, son los carbohidratos. Enemigo inverosímil pero muy real para bastantes dietas. Gracias a estudios pseudo-científicos utilizados de forma retorcida por la publicidad mucha gente se siente culpable por comer alimentos tan indispensables como el pan, los macarrones o las patatas.

La base de la alimentación humana, le pese a quien le pese, son los carbohidratos. Cuando estos son ingeridos se transforman en glucosa. La glucosa es transportada por la sangre y almacenada en forma de glucógenos en los músculos y el hígado. Es la energía de uso inmediato que el cuerpo necesita para alimentar nuestro cerebro y el sistema motor, entre otros. Para que la glucosa de la sangre pase a las células el cuerpo humano genera insulina. El aprovechamiento de la glucosa gracias a esta hormona tiene un límite y cuando se rebasa entonces se almacena en forma de grasa.

La glucosa llega a todas partes de nuestro cuerpo. Es por ésta razón que los individuos afectados por diabetes pueden presentar múltiples síntomas ya que los problemas con la insulina repercuten en todo el organismo.

Cuando no consumimos carbohidratos se generan unos compuestos químicos denominados cuerpos cetónicos debido a que el pancreas libera otra hormona, el glucagón, cuya misión es transformar la grasa en glucógeno. Los cuerpos cetónicos serían los encargados de suministrar energía al cuerpo en casos excepcionales de falta de alimento.

Como os habréis percatado, ante la falta de glucosa, el organismo tira de las reservas de energía acumuladas en la grasa. Esto ha hecho que muchas dietas hayan eliminado de forma errónea los carbohidratos. Esto no es tan fácil como pudiera parecer. Estamos diciéndole al cuerpo que ha entrado en una fase de penuria, de falta de alimento y éste reacciona en modo "alarma", presuponiendo que en poco tiempo conseguiremos ingerir comida de forma normal. Para evitar éste efecto existen las dietas hiper-proteícas, donde la ingesta de carbohidratos ha sido substituida por la ingesta masiva de proteínas. Las proteínas son más difíciles de digerir provocando antes saciedad y aparentemente subsanan los problemas derivados de la ausencia de los carbohidratos. Nada más lejos de la realidad. Por un lado los problemas de cetosis continúan. Estamos diciendo a nuestro cuerpo que trabaje de una manera para la que no fue diseñado y el aprovechamiento de la energía procedente de una dieta proteíca no es tan eficiente como el obtenido de los carbohidratos. Por ejemplo, el cerebro no puede utilizar el 100% de la energía proporcionada por los cuerpos cetónicos debido a su carácter ácido y esto se manifiesta en falta de rendimiento intelectual (otorga al individuo un cierto aire de cansancio o apatía). Además algunos efectos secundarios de la eliminación de los cuerpos cetónicos - mal aliento, olor desagradable del sudor y la orina, pérdida de calcio y nauseas - siguen estando presentes puesto que precisamos de ellos para aprovechar la energía de la grasa acumulada debido al carácter hipocalórico de las dietas.

Revisando algunas dietas hiperproteicas como la Cooley o la Scardale salta a la vista que son desequilibradas,  presentan graves carencias de vitaminas y minerales  y además pueden provocar problemas renales y hepáticos.

Así que antes de iniciar una dieta conviene recordar cosas muy básicas y sencillas : hay que comer de todo de forma moderada, sin eliminar desde luego los carbohidratos, desayunar muy bien, comer bien y cenar de forma moderada. No saltarse ninguna comida. Mucha fruta y verdura, lácteos descremados, poca carne y pasta integral. Si tomamos un poco de grasa - mantequilla, bacon - que sea en el desayuno. Con eso y un poco de ejercicio recuperaréis el peso adecuado siempre que nos fijéis una meta temporal imposible de alcanzar : intentar adelgazar en un mes puede tener repercusiones aún peores que la grasa que tratáis de eliminar.

Sopa de brócoli y queso cheddar


Esta sopa es muy popular en los Estados Unidos si bien he modificado el uso que hace la receta original de la mantequilla por aceite virgen extra de oliva, que más sano y menos pesado.

INGREDIENTES (4 personas) :

Medio kilo de brocoli
Medio litro de leche
Medio litro de caldo de pollo
100 gramos de queso cheddar
1 zanahoria
1 apio
1 cebolla pequeña
2 cucharadas rasas de harina de trigo blanco
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

En una cazuela vertemos un chorro generoso de aceite de oliva a fuego medio. Rallamos la cebolla y la incorporamos. Cuando transparente añadimos la harina previamente tamizada para que no haga grumos y la freímos sin dejar de remover con la cuchara de madera hasta que toma un color tostado. 

Cuando la harina toma color añadimos poco a poco la leche sin dejar de remover con las varillas y a continuación incorporamos también el caldo de pollo. Llevamos a ebullición y cuando esto ocurre bajamos el fuego. Para entonces el líquido habrá espesado ligeramente.

Añadimos el brócoli, el apio y la zanahoria - todo muy troceado excepto el brócoli, que se deja en pequeñas ramitas - y dejamos hacer a fuego lento durante 20 minutos. Poco antes de finalizar la cocción - comprobad antes si las verduras están tiernas - incorporamos el queso cheddar para que se funda en el líquido. Rectificamos de sal y pimienta y lista para servir.

Os la recomiendo, es realmente buena y además con ella comemos brócoli -o brécol, como queráis llamar a la verdura - lo cual es muy positivo para nuestra salud.


martes, 3 de enero de 2017

La piña no adelgaza

Cada año aparecen dietas nuevas cuyos promotores aseguran que son la panacea para perder los kilos que nos sobran. Una de las últimas dietas milagro está basada en la piña.
Los que abogan por utilizar esta fruta indican que posee calorías negativas y que "quema" grasas sin tener que realizar ejercicio alguno ni restricción en la ingesta de comida. Como siempre sucede en estos casos se suelen emplear verdades científicas mezcladas con mentiras para confundir al futuro cliente. La verdad es que la piña posee bromelina y la mentira es que no es una sustancia mágica que ayude a adelgazar. En todo caso los promotores de la dieta-piña ya han sacado jugo al asunto vendiendo bromelina en frascos a precios que oscilan entre los 8 y los 18 euros.

En primer lugar la piña no posee calorías negativas. Ningún alimento las posee y como mucho las calorías son cero, algo que en realidad sólo ocurre con el agua. Nadie va a adelgazar por comer piña o apio. Lo que sí es cierto es que la piña, natural o enlatada con su propio jugo, va a aportar muy pocas calorías (alrededor de 50 calorías por cada 100 gramos). También es cierto que aporta mucha fibra (1.4 gr  por cada 100 gramos de fruta) y aunque la fibra no ayuda en nada a adelgazar sí que ayuda y mucho en los procesos intestinales. Además tiene mucha vitamina C, D, calcio y otros micro nutrientes que la hacen un alimento muy recomendable y completo. 

Como hemos dicho, la piña posee bromelina, la cual es una enzima. Veamos cuál es su función. 

Las proteínas son moléculas formadas por aminoácidos. El ser humano necesita 20 aminoácidos esenciales para estar correctamente alimentado de manera que cuando ingerimos proteínas realmente lo que hacemos es intentar extraer estos 20 aminoácidos. No todos los alimentos poseen los 20 aminoácidos esenciales, así que nos vemos obligados a comer muchos tipos diferentes de cosas para conseguirlos, al igual que hacemos con las vitaminas y minerales. 

La metabolización de las proteínas no es un asunto fácil. La carne es un alimento lleno de proteínas y todos estaremos de acuerdo que es más difícil digerir que un plato de pasta o de verdura. De hecho nuestro estómago contiene ácido clorhidrico cuya misión principal es descomponer las proteínas. Esto es, dentro de nuestro cuerpo tenemos un elemento que en contacto con nuestra piel nos provocaría serias quemaduras...y sólo para efectuar la digestión de las proteínas.

Además del ácido del estómago, el cuerpo humano genera otras substancias con el mismo propósito de facilitar la digestión, entre otras las enzimas. Las enzimas son catalizadores que aceleran y permiten los procesos químicos. En el cuerpo humano encontramos la enzima proteasa que se encarga de degradar la proteína para, como hemos visto, obtener los aminoácidos esenciales. Pues bien, la bromelina es otra enzima de origen vegetal que realiza la misma función. Y una ayuda extra no le viene nada mal a nuestro sistema digestivo. 

Si hemos comido proteína de forma abundante la mejor manera de terminar el ágape sería comiendo piña. No aportará más calorías y ayudará a nuestro cuerpo a digerir mejor gracias a la acción de la bromelina. Esta acción de la bromelina se conoce desde hace años y se administraba a personas con problemas digestivos, pero es ahora, gracias a avispados hombres de negocios, que se ha hecho popular en estos pseudo tratamientos contra la obesidad. 

En resumen, la piña no adelgaza ni ayuda a adelgazar, pero es una fruta muy completa de muy buen digerir, ideal para acabar comidas de lenta digestión. No os dejéis engañar por publicidades engañosas, no comáis piña sin parar ni compréis bromelina sin consultar a un médico o nutricionista.

Pan para celíacos

La celiaquía es una enfermedad autoinmune cuyo origen es alimentario, en concreto debido a la presencia de gluten de ciertos cereales. 

El gluten es la proteína responsable de que el pan o los productos de bollería adquieran una textura esponjosa. Sin la misma sería imposible que la masa se expandiera por efecto del gas liberado por la levadura al consumir los azúcares de los cereales.

Afortunadamente muchos cereales no contienen gluten, entre otros el arroz, la quinoa, el maíz, el alforfón, el amaranto y el sorgo. Por otro lado el gluten tiene un escaso valor nutricional puesto que aporta pocos aminoácidos esenciales. Si a esto le sumamos que verduras, frutas, pescados, carnes o legumbres tampoco poseen gluten parecería fácil prescindir del mismo con sólo evitar el trigo, el centeno, la cebada y la avena y sus derivados que si lo contienen. Pues bien, la cosa no es tan fácil.

En primer lugar existen muchos alimentos "contaminados" de gluten. Basta con que la maquinaria con que se muele el arroz para obtener harina se haya utilizado previamente para moler granos de trigo o cebada. Dicha contaminación, por muy residual que parezca, es suficiente para afectar a los que sufren celiaquía. 

Si se desea imprimir el sello "libre de gluten" en un producto alimenticio es preciso seguir un control muy estricto de todo el proceso de fabricación y eso encarece el producto. De hecho ser celíaco implica incrementar en un 30% el gasto destinado a la compra de alimentos, como mínimo. La mejor forma de evitar el sobrecoste y cerciorarse que no se ingiere gluten consiste en eliminar de la dieta tanto los cereales de secano ya mencionados anteriormente como los productos elaborados. Nada de comprar pan, pasta o cualquier otro producto que requiera una elaboración previa. 

Para realizar pan apto para celíacos se puede emplear harina de arroz o de maíz. Con la primera es posible realizar pan de forma rápida y sencilla, si bien cabe advertir que al no poseer gluten no queda esponjoso (la miga se asemeja al pan de molde pero más compacta).

El problema es que si compráis la harina de arroz apta para celíacos el precio se disparará. Para evitarlo lo mejor es comprar una picadora o batidora de vaso muy potente, capaz de reducir el grano de arroz a la categoría de harina. Algunos modelos de batidora de vaso son capaces de picar el hielo para hacer granizados y por la misma razón también pueden convertir en harina los granos de arroz. Si no me equivoco la Thermomix también es capaz de hacerlo. Es importante empezar a moler los granos a velocidad baja para ir aumentándola progresivamente.

INGREDIENTES

500 gramos de harina de arroz
1 litro de agua
30 gramos de levadura fresca
Media cucharadita (unos 3 gramos) de sal
Una cucharadita de azúcar (5 gramos) 

En primer lugar calentamos un vaso de agua (200 ml) para que quede tibia. Disolvemos en ella el azúcar. Desmenuzamos la levadura y la introducimos en el agua, dejándola unos minutos. De esta manera la levadura empezará a actuar.

Mientras vertemos la harina de arroz en un bol y vertemos sobre ella el resto de agua que también habremos calentado para que esté tibia. Removemos bien introduciendo el pellizco de sal. Una vez la masa esté bien homogénea incorporamos el vaso de agua con la levadura y mezclamos a conciencia.

A continuación dejamos el bol en una zona de la cocina algo oscura cubriéndolo con un paño. Dejamos una hora al cabo de la cual la masa habrá subido el doble.

Vertemos la masa en un molde rectangular que pueda ir al horno. Lo precalentamos a 220 grados y dejamos hacer durante 45 minutos. El exterior quedará dorado y el interior compacto pero suave.

Por supuesto que este pan gusta tanto a celíacos como a no celíacos.



lunes, 2 de enero de 2017

Pollo con salsa de champiñones

Una receta muy fácil de hacer que convierte un presuntamente aburrido pollo en un festín.

INGREDIENTES :

Un pollo cortado en 8 mitades (como si fuera a hacerse al ajillo)
Medio vaso (100 ml) de vino tinto
1 vaso (200 ml) de caldo de carne

Para la salsa :

200 gramos de champiñones fresco o setas variadas
1 cebolla morada grande tipo "Figueres"
Un vaso de caldo de carne (200 ml)
Un vaso de nata para cocinar (200 ml)
Un cuarto (50 ml)  de vaso de brandy, cognac o vino de Oporto
2 cucharadas de mantequilla
Perejil picado
Sal
Pimienta
Aceite virgen extra de oliva

Salpimentamos el pollo y los freímos en un chorro generoso de aceite de oliva hasta que queda dorado. A continuación añadimos medio vaso de vino y cuando reduce a la mitad incorporamos el caldo de pollo. Dejamos hacer durante unos 20 minutos. Retiramos y reservamos.

Limpiamos bien las setas si son frescas.

En una sartén a fuego medio incorporamos la mantequilla y doramos en ella las setas laminadas. Una vez las setas están doradas añadimos la cebolla rallada y mantenemos unos cinco minutos.
Añadir a continuación el licor y cuando reduzca a la mitad incorporad la nata y el caldo. Bajamos el fuego y salpimentamos.
Cocinamos a fuego lento, evitando que el caldo hierva, hasta que la salsa espese (con 10 minutos debería ser suficiente). Se espolvorea perejil picado y se vierte sobre los trozos de pollo.

Está de vicio, os lo recomiendo.

Roscón de Reyes, la receta perfecta

roscon de reyes
Roscón de Reyes (foto wikipedia)
Esta es la receta perfecta para el Roscón de Reyes.  El secreto del roscón es el amasado, la fermentación - algunos utilizan doble fermentación, otros triple - y el horneado. Un fallo en cualquiera de estas fases y tendremos una especie de pan duro e incomestible. Por eso seguir exactamente los pasos que os indico y todo saldrá a la perfección.

INDREDIENTES (8 personas)

1 Kg de harina para bizcochos
250 gramos de azúcar
5 huevos grandes (tipo XL/A)
50 gramos de levadura fresca de panadero (se puede emplear del tipo seco, en este caso 15 gramos, pero advierto que la levadura fresca da un sabor especial y mejor que no tiene la seca)
200 gramos de mantequilla
1 cucharada de agua de azahar (para alimentación, no compréis la homónima que se vende en las secciones de cosmética de los supermercados...)
6 cucharadas de leche
2 cucharadas de agua
2 cucharadas de licor (ron, cazalla, orujo, aguardiante etc)
Un pellizco de sal

Para decorar :

frutas escarchadas variadas (corteza de naranja, de sandía, guindas etc) o almendras fileteadas
Azúcar glas
Yema de huevo

Para rellenar  (opcional) :

Nata montada
Crema pastelera
Trufa
Cabello de ángel
Mazapán etc...


  1. En primer lugar recomiendo disolver la levadura en las seis cucharadas de leche y las dos de agua que previamente habremos calentado ligeramente en el microondas en un bol grande. El líquido debe estar tibio pero no caliente o la levadura moriría. La disolvéis con vuestros dedos y la dejáis actuar durante 15 minutos.
  2. A continuación se añade poco a poco la harina, los huevos batidos, el agua de azahar, el licor y el pellizco de sal y se va amasando para que quede una masa compacta y sin grumos. Esta fase es importante porque un amasado contundente permitirá que el gluten se expanda correctamente y nos quede un rosco flexible y esponjoso. Si tenéis una máquina o robot con función de amasado utilizadlo.
  3. Cuando ya tenemos una masa homogénea añadimos poco a poco la mantequilla que hemos puesto al punto de pomada en el microondas. Es mejor hacerlo poco a poco y amasar hasta que desaparezca cada porción que hemos añadido. Una vez hecho esto, tapamos el bol con un trapo de algodón y lo dejamos en un lugar fresco, seco y en penumbra hasta que la masa triplica más o menos su tamaño inicial. Esto significa que la levadura está consumiendo los azúcares y genera el aire necesario para hinchar la masa. El proceso de fermentación puede durar unas 2 ó 3 horas, así que paciencia.
  4. Una vez tenemos la masa fermentada, se vuelve a amasar con contundencia y se le da forma de rosco. Lo que suelo hacer es un cilindro largo y grueso que luego uno por el extremo.
  5. Coloco el rosco en una bandeja que pueda ir al horno sobre un papel vegetal para hornear. Encima adorno con la fruta escarchada o las almendras  e introduzco una sorpresa. Cada año suele ser el mismo Rey Mago (Gaspar) que es una pieza cerámica de un centímetro de altura. Aguanta bien la temperatura, aunque me siento algo culpable por hornear siempre la misma figura. Tal vez sea la razón de que los Reyes no sean generosos conmigo.
  6. Antes de hornear dejamos reposar el rosco otro par de horas. El rosco volverá a fermentar y "crecer", por tanto haced el agujero interior lo suficientemente grande o se cerrará dando un aspecto de pan redondo más que de rosco. Pintadlo con la yema de huevo para que quede dorado.
  7. Precalentad el horno a 180 grados, calor arriba y abajo, posición media. El horneado debe durar aproximadamente 20 minutos o hasta que se dore. Si veis que se dora en exceso pero sigue blando en su interior porque al clavar un palillo sale mojado, entonces cubrid el rosco con una hoja de papel de aluminio y terminad de hornear durante algunos minutos más.


Si lo queréis rellenar, simplemente lo partís por la mitad y agregáis el relleno de vuestro gusto. Finalmente se deja enfriar y se espolvorea con azúcar glass.

Salsa bearnesa al microondas

Supongo que los más entendidos se habrán llevado las manos a la cabeza al ver el título de este post. Si la salsa bearnesa es complicada de realizar "a mano", hacerlo al microondas suena a salvajada. De hecho se considera una de las salsas más complicadas de realizar, hasta el punto que por ejemplo en Francia más de un cocinero compra en el supermercado preparados que sólo necesitan rehidratación (algo que por supuesto negaría a su clientela).
La salsa bearnesa se considera casi imprescindible como acompañante del filet mignon y otras carnes, aunque algunas variantes de la misma se pueden emplear incluso con pescados, Heredera directa de la salsa holandesa y por tanto de la mahonesa, emplea huevos crudos en su realización por lo que deben seguirse las normas higiénicas habituales en estos casos. No obstante, utilizar vinagre en su preparación añade cierto grado de seguridad a la misma. Seguid exactamente las cantidades expuestas a continuación y el modo de realización y obtendréis una salsa bearnesa más que aceptable.

INGREDIENTES :

50 ml de mantequilla sin sal (un cuarto de vaso)
2 yemas de huevo
2 cucharadas de nata para cocinar *
1 cucharada de vinagre de vino blanco
1 cucharadita y media de zumo de limón *
1 cucharadita de estragón seco
1 cucharadita de perejil fresco picado *
1 cucharadita de cebolla rallada
Un cuarto de cucharadita de sal (algo más de 1 gramo)
1 pizca de mostaza fuerte, tipo francés *
1 pizca de pimienta de cayena *

* estos ingredientes son opcionales. Si prescindís de los mismos la salsa sigue siendo bearnesa pero por la forma de realización se podría notar algo que no se ha hecho de la forma tradicional. La adición de zumo de limón aumenta la acidez, la mostaza y la cayena realzan el sabor a nivel nasal y la nata aumenta la amplitud de los sabores grasos de la mantequilla.

En primer lugar colocamos la mantequilla en un bol y la fundimos en el microondas a máxima potencia (30 segundos será tiempo más que suficiente).

Sacamos el bol e incorporamos todos los ingredientes. Batimos bien con las varillas.

Regresamos el bol al microondas y cocinamos durante 90 segundos a máxima potencia (750-850 W) parando cada 30 segundos para batir bien. Si no se bate 3 veces antes de finalizar los 90 segundos el resultado es malo no a nivel de sabor sino visual (el huevo no emulsiona con la mantequilla). Durante las paradas batid bien pero rápido ya que la salsa debe mantenerse a la misma temperatura durante todo el proceso.

Se sirve siempre caliente, bañando o acompañando el plato de carne. Y si lo habéis hecho bien será perfecta como la que sirven en los mejores restaurantes de París.

domingo, 1 de enero de 2017

Vasilopita

Este pastel se suele confeccionar en Grecia y en otras partes de los Balcanes durante el Año Nuevo. El nombre significa "El pastel de Basilio" ya que el 1 de Enero se celebra dicha festividad. Es habitual esconder una moneda en la masa que dará suerte a quien la encuentre. Es bastante fácil de hacer aunque en Grecia también es habitual encontrarlo en los supermercados y tahonas.
Doy las medidas en vasos de 200 ml -  los vasos habituales de agua - que es tal y como a mi me llegó y ya sabéis, si la repostería sale bien, no cambiéis nada de la receta.

INGREDIENTES ;

3 vasos de harina de trigo de fuerza
1 vaso de mantequilla o margarina
3/4 de vaso de azúcar
Medio vaso de almendras fileteadas
5 huevos
2 cucharadas de semillas de sésamo (ajonjoli)
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1 cucharadita de levadura química


En primer lugar precalentamos el horno a 170 grados.

En un bol mezclamos la mantequilla o margarina con el azúcar con la ayuda de las varillas. Separamos las claras de las yemas a 3 huevos e incorporamos estas últimas al bol. Los dos huevos restantes se añaden tanto con clara como con yema.

Cuando hemos batido bien, añadimos la harina y la levadura previamente tamizadas para evitar grumos. A continuación añadimos el extracto de vainilla. Batimos bien hasta que la masa queda homogénea.

Vertemos la masa en un molde circular y ocultamos una moneda bien limpia envuelta en papel de plata. En la parte superior espolvoreamos la almendra fileteada y el sésamo. Llevamos al horno y lo mantenemos durante 80 minutos o hasta que al clavar un mondadientes éste aparece completamente seco al retirarlo.

Se deja enfriar a temperatura ambiente y listo para comer.

¡ Feliz 2017 !

Pastel de carne

Pastel de carne
Si habéis sobredimensionado los ágapes navideños con pavos de 8 Kg, patas de jamón cocidas o asados de lomo de buey para 32 personas (y sólo había 6 personas a la mesa) tenéis dos opciones : hartaros de comer pavo, hacer coquetas o bien confeccionar un pastel de carne que quedará la mar de aparente y os solventará las "duras" comidas de Enero...

INGREDIENTES (4 personas)

400 gramos de carne variada obtenida de sobras (pollo, pavo, cerdo, la cuñada asesinada tras un comentario poco elegante hacia vuestra comida navideña etc)
Aceitunas sin hueso ni relleno (unas 20)
4 huevos
Pimientos rojos escalivados, pimiento morrones etc
Tomate frito (100 ml, medio vaso aproximadamente)
Pan rallado
Perejil picado
Un diente de ajo picado
Sal
Pimienta
Papel para hornear
Una cubeta cuadrada, estrecha y honda que pueda ir al horno

Picamos la carne  y la mezclamos en un bol con dos huevos, el tomate, una cucharadita de sal, un pellizco de pimienta, una cucharadita de perejil, un diente de ajo picado y un par de cucharadas de pan rallado, así como las aceitunas y los pimientos.  Amasamos hasta obtener una masa homogénea.
Mientras cocemos los dos huevos restantes unos 12 minutos (duros). Estos dos huevos duros van a servir para rellenar la carne, al igual que las aceitunas y los pimientos, así que no son realmente "obligatorios".
Ahora vamos a llenar el molde que llevaremos al horno. Aquí hay dos opciones : emplear un molde de silicona o bien un molde de acero convencional. En el primer caso os va a ser muy fácil desmoldar el pastel mientras que en el segundo es necesario forrar el recipiente con papel para hornear o corréis el riesgo de que al intentar extraerlo la mitad de la masa se quede pegada.
Extendemos una primera capa con la mitad de la masa y colocamos los dos huevos duros enteros de manera que al cortar el pastel los vayamos cortando en rodajas. A continuación incorporamos el resto de la masa y con la ayuda de una cuchara o una espátula la comprimimos para evitar que queden huecos.
Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos el molde durante media hora. El huevo cuajará y la masa subirá, aunque es normal que al sacarlo vuelva a bajar un poco. Si queréis comprobar si está hecho bastará con clavar un palillo en el centro y si al sacarlo está seco, querrá decir que está hecho.
Tened en cuenta que si en lugar de utilizar carne ya cocinada - los restos de aves o asados - utilizáis carne cruda picada el método de preparación es el mismo pero el tiempo de horneado será como mínimo de 1 hora a 220 grados.
El pastel de carne se sirve en una fuente alargada, a temperatura ambiente o caliente, rodeado de ensalada de una guarnición de champiñones, patatas etc y opcionalmente con salsa de tomate y mahonesa.  Si se quiere, se puede prescindir de los rellenos - aceitunas, huevo etc - y pasar la masa por la batidora eléctrica, con lo que se obtiene algo parecido al paté de foie grass.

Feliz 2017 .:. Happy 2017

¡ Media Hora para Cocinar os desea un muy feliz año nuevo !


Media Hora para Cocinar wishes you a very happy new year !