Busca tu receta

miércoles, 5 de enero de 2011

Roscón de reyes "express"

Ver receta de Roscón de Reyes "tradicional"


Este es un roscón o tortel de reyes especial ya que emplea pasta choux. La pasta choux es la que se utiliza para confeccionar lyonesas o profiteroles y se emplea tanto para ágapes salados como dulces. La ventaja que tiene es que no emplea levadura de ningún tipo, es fácil de rellenar de crema o nata y que se prepara en menos de media hora. Esta misma mañana lo he hecho ayudado por mi hija de seis años -a pesar de los nervios que le embargan por la proximidad de Reyes -  en un tiempo record.







INGREDIENTES :

150 gr de harina de trigo
100 gr de mantequilla sin sal
1 cucharada de azúcar (20 gr)
1 pizca de sal (un pellizco mínimo)
5 huevos medianos
Medio vaso de agua (125 ml)
Medio vaso de leche (125 ml)
Azúcar impalpable (azúcar glass)
1 figura de Rey mago
1 haba seca


En una cacerola grande y honda incoporamos el agua, la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal. Llevamos a fuego medio sin dejar de remover hasta que empiece a hervir.
Cuando empiece a hervir vertemos en la cazuela toda la harina y removemos para mezclar bien. Evidentemente con tanta harina la mezcla se apelmazará convirtiéndose en un engrudo. Es el momento de retirarla del fuego y comenzar un proceso que dará a la pasta su carácter definitivo.
Fuera del fuego, incorporamos un huevo cuando la masa esté tibia (con esperar diez minutos será suficiente). Mezclamos con una cuchara de madera o una máquina amasadora hasta que quede homogéneo. No os desaniméis si al principio se rompe como si se hubiera echado a perder. Es normal. Cuando la pasta queda homogénea de nuevo, añadimos otro huevo. La masa se romperá pero de nuevo hay que trabajar la masa para que quede igualada. Y así hasta completar los cinco huevos. Al final quedará un masa semi líquida apta para ser introducida en una manga pastelera, por ejemplo.
Vamos a hornear.
En un molde desmontable o de silicona - mejor de silicona - incorporamos la pasta choux y la horneamos en un horno precalentado a 200 grados durante media hora (o hasta que la masa se muestre seca y dorada e inflada por la parte superior). No se os ocurra abrir el horno porque la masa bajará quedando aplastada.
Cuando esté horneada la sacáis - indudablemente bajará pero no demasiado - y esperáis a que se enfrie. Para hacer el agujero central de rosco simplemente elegís un vaso, lo apretáis contra la masa y hacéis el agujero eliminando el sobrante cortado. Ahora queda hacer el relleno.
Cortáis longitudinalmente el roscón por la mitad, separando con cuidado ambas mitades. El relleno podéis hacerlo con nata montada - montada por vosotros, no utilicéis nata a presión - o bien hacéis flan "de sobre" y antes de que cuaje lo utilizáis para rellenar (que es lo que nosotros hemos hecho).
Se espolvorea con azúcar glass y a la nevera. Ah...y se me olvidaba, antes de cerrar las mitades escondéis un Rey de cerámica y un haba seca. Quien encuentre el Rey será coronado y quien encuentre el haba, pues a pagar o hacer el próximo año el Roscón de Reyes. ¡Que los Reyes os traigan muchas cosas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario