Busca tu receta

Translate

viernes, 3 de diciembre de 2021

Pears in wine


A traditional dessert throughout Spain, although its origin is usually located in the Cantabrian coast (north of the country).

INGREDIENTS (4 people):

    • 4 pears (1 per person preferably large and hard meat)

    • 1/2 cup of red wine (100 ml)

    • 1/2 cup of sugar (used as a measure the same glass used for wine)

    • 1 lemon peel

    • 1 cinnamon stick

We peel the pears and place them in a small saucepan. The pears should be "tight" but not crowded on top of each other.

Add the wine incorporating the lemon peel (without the white part because it is bitter) and the cinnamon stick.

We put on medium heat so that it is done slowly. The cooking time depends on the hardness of the pear, but ranges from 10 to 20 minutes. After this time we add the sugar and without stopping stirring we keep it for about 15 minutes. If it gets dry we add a little more wine.

They are served at room temperature bathed in a little broth.

Delicious and easy, even if you do not like pears.

La auténtica receta del Sacher Torte

 


La sacher es un bizcocho de chocolate relleno de mermelada de albaricoque y cubierto de una capa de chocolate glaseado. Como resulta un pastel un tanto "seco" se suele servir con helado de vainilla aunque en el Hotel Sacher se acompaña de nata montada.


INGREDIENTES (4/6 personas) :

Para el bizcocho :

  • 200 gramos de harina de trigo para repostería
  • 6 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 50 gramos de cacao en polvo
  • 3 cucharadas de mantequilla

Para la capa externa glaseada :

  • 250 gramos de chocolate puro
  • 50 gramos de mantequilla
  • 300 gramos de azúcar
  • Mermelada de albaricoque

En primer lugar vamos a batir los huevos y el azúcar - batidora eléctrica a menos que seais masoquistas - hasta conseguir que el volumen sea el doble del original. Es IMPORTANTÍSIMO dedicar tiempo porque el aire que tome la mezcla será el que reflejará al final el bizcocho porque NO VAMOS A PONER LEVADURA. La receta original no la lleva y por tanto tampoco lo tiene la que os presento.

Cuando el volumen es el deseado vamos añadiendo cucharada a cucharada la mantequilla trabajando con la batidora hasta que queda deshecha.

Ahora vamos a mezclar la harina y el cacao para incorporarla pero antes deberemos hacer un inciso. La calidad de la harina es determinante. Me atrevería a decir que muchas harinas que se venden carecen de la calidad suficiente y eso se nota sobretodo en pastelería. Recomiendo comprar harina en panaderías y pastelerías y asegurarnos que es óptima. El cacao en polvo debe ser de cacao puro al 100%. Si no podeis encontrarlo comprad tabletas y ralladlas vosotros mismos.

La mezcla de harina y cacao la vertemos en la mezcla huevos-azúcar a través de un cedazo fino. Para no eliminar el aire que hemos introducido batiendo los huevos mezclaremos todos los ingredientes muy lentamente con una cuchara de palo evitando "aplastar" la masa.

Vamos a hornear. Metemos la masa en un molde desmontable de unos 20 ó 22 cm de diámetro convenientemente engrasado con mantequilla. Dejad que el propio peso acomode el pastel sin aplastar o ajustar. Precalentais el horno a 220 grados y manteneis durante unos 8 minutos. Luego bajais a 180 grados durante 45 minutos o hasta que pinchando con un palillo al sacarlo está completamente seco.

Sacamos y dejamos enfriar completamente. Como no lleva levadura bajará pero si está bien batido no será una bajada espectacular, dando la sensación que realmente lleva algo de levadura.

Cortamos por la mitad el bizcocho y rellenamos con mermelada de albaricoque. Volvemos a unir las dos mitades y cubrimos con el mismo tipo de mermelada toda la superficie del bizcocho. Este cubrimiento es delicado ya que sobre él montaremos el glaseado de chocolate. Utilizad una mermelada sin trozos de fruta o pasadla por un cedazo. También se puede templar al baño maría unos minutos.

Finalmente vamos a cubrir con el glaseado. En una cacerola fundimos la mantequilla con el azúcar y el chocolate puro. Debemos trabajar la mezcla con una cuchara de madera y dejar casi enfriar antes de verterla sobre el bizcocho. Esto es importante ya que la capa quedará bien, sin fisuras, si la hacemos con chocolate casi frio aunque corremos el riesgo de que endurezca demasiado deprisa y sea imposible cubrir convenientemente el bizcocho. No puedo dar unas indicaciones más precisas, es una cuestión de ir probando y de cierta rapidez en el manejo de la espátula.

El Sacher no se mete en la nevera, se toma a temperatura ambiente. Se trata, como comprobaréis al probarla, de una de las maravillas de la repostería.

jueves, 2 de diciembre de 2021

Francesinha


Este es uno de los bocadillos más populares en Portugal y cada vez más en el resto del Mundo. Se trata de un contundente emparedado ultracalórico - avisados estáis - que se confecciona con diversas carnes y embutidos y se baña con una salsa de tomate ligeramente picante. Por si fuera poco se suele coronar con un huevo frito y se acompaña de patatas fritas. 

Fue creado por Daniel da Silva en la década de los años sesenta del siglo pasado. Emigrante retornado de Francia, comenzó a difundirlo desde la ciudad de Oporto aunque en la actualidad se puede degustar en casi todo Portugal. Aunque estas cosas de la creación de comida son siempre un tanto confusas, parece ser que trató de crear un producto similar a la Croque-monsieur, adaptada al gusto portugués y desde luego mucho más potente. Si cenas una Francesinha mejor hacerlo temprano porque de no hacerlo esa noche o duermes o haces la digestión, ambas cosas a la vez no puede ser.

En Oporto hay varios restaurantes especializados en Francesinhas. Los dos más populares y famosos se encuentran en la Rua Passos Manuel  y son el Lado B y el Café Santiago. Si vais a alguno de estos restaurantes la Francesinha "especial" es la que se corona con un huevo frito. Sin el mismo es el "normal".

La Francesinha se come siempre al plato ya que debido a su tamaño y composición es imposible cogerlo con la manos.

Por cierto, el nombre alude al ímpetu de las mujeres francesas que parece ser dejaron impresionado al creador durante su estancia en el país.

INGREDIENTES (4 personas) :

Para el bocadillo base :

  • 8 rebanadas de pan de molde
  • 4 lonchas de jamón cocido tipo York*
  • 4 filetes de ternera pequeños
  • 100 gramos de salchicha**
  • 4 linguiça**
  • Sal
  • Aceite virgen extra de oliva

Para la salsa de queso : 

  • 250 gramos de que gruyere o similar (sirve también gouda, edam etc)
  • 150 ml de leche
  • Sal
  • Mantequilla

Para la salsa de tomate:

  • 250 ml de caldo de carne
  • 150 gramos de tomate triturado
  • 150 ml de vino de Oporto
  • 100 ml de cerveza (la normal)
  • Guindilla picante (al gusto)
  • Harina
  • Sal
  • Aceite virgen extra de oliva
Para "adornarlo" :
  • 200 gramos de patatas fritas
  • 4 huevos

* No es el tipo de fiambre exacto que emplean en Portugal pero nos va a ser el más práctico para hacer este sandwich en España.

** La Francesinha emplea dos tipos de salchicha. La primera (100 gramos) sería la salchicha cruda que encontramos en España, realizada con cerdo, pollo o pavo. La segunda, llamada linguiça, es muy típica de Portugal. Similar al chorizo, pero con menos pimentón y grasa. Se puede sustituir por longaniza cruda.

En primer lugar es recomendable ablandar la carne para que el corte del bocadillo sea sencillo. Para ello debemos golpearla con un mazo.

En una sartén a fuego medio vertemos un par de chucharadas de aceite. Freímos la carne, sazonándola levemente, y una vez hecha hacemos lo mismo con las salchichas abiertas por la mitad. Las salchichas no hace falta sazonarlas.

Una vez tenemos las carnes hechas, reservamos evitando que se enfríen.

Para hacer la salsa de queso, vertemos en un cazo a fuego medio la leche. Cuando está templada añadimos en queso y lo fundimos. Se añade entonces un par de cucharada de mantequilla sin sal. Reservamos manteniendo caliente.

Ahora vamos a hacer la salsa de tomate picante. 

En una cacerola a fuego medio-bajo vertemos un par de cucharadas de aceite de oliva, agregamos la cerveza y luego el tomate triturado, el caldo, la guindilla y el vino de Oporto. Si no queremos emplear guindilla roja picante podemos emplear otro tipo como pimienta negra molida, ají o similar.

La salsa de tomate debe quedar cremosa y homogénea. Se deja hacer a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos y si queda suficientemente espesa se añade una cucharada rasa de harina (mejor pasarla antes por el colador para que quede sin grumos). Reservamos y mantenemos caliente.

Ahora vamos a tostar el pan de molde den una sartén, el horno o la tostadora.

Es el momento de montar el plato.

Colocamos una rebanada de pan tostado. 

Encima de la misma el filete de ternera, la salchicha, el jamón York y la longaniza. Se cubre con la otra rebanada de pan y se baña en la salsa de queso. Una vez cubierta con el queso, se hace lo mismo con la de tomate picante.

Si se quiere, se corona con un huevo frito. Eso sí, casi siempre por no decir siempre, se sirve sobre una cama de patatas fritas porque se emplean para mojar la salsa, que es adictiva.

Uno de esos bocadillos que no se olvidan jamás.

Hornazo de Salamanca


El Hornazo de Salamanca es la receta estrella de la ciudad por su vistosidad y sabor. Es una empanada rellena de los excelentes productos cárnicos de la región, lo que la hace doblemente sabrosa.

Hay muchos lugares en España donde se hacen hornazos, generalmente ligados con las épocas inmediatamente anteriores o posteriores a la Cuaresma. En Salamanca se suele consumir durante el Lunes de Pascua y el llamado Lunes de Aguas, posterior una semana al anterior.

El Hornazo se puede hacer en casa - no es una receta complicada - pero también es costumbre adquirirla en las confiterías y panaderías de la ciudad. Esto se explica porque hasta no hace mucho tiempo la confección se realizaba en los hogares pero el horneado final se solía realizar en la tahona de la población, ya que las casas no contaban con un horno suficiente para realizar tal tarea. Así que cuando se terminaba de preparar el hornazo, se llevaba al panadero que le daba el toque final. Esto también ocurría con las empanadas gallegas y en general con casi cualquier receta que requiriera horneado. Las cosas para nuestros abuelos no eran tan fáciles como hoy en día.

En otras ocasiones este blog ha propuesto atajos para la confección de masas panaderas, pero es algo que desaconsejamos para el hornazo. La masa es fácil de hacer y el añadido del azafrán y manteca no lo encontraréis en ninguna masa industrial preparada (ya sea quebrada, hojaldre etc).

INGREDIENTES :

Para la masa : 

  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 20 gramos de levadura fresca
  • 50 gramos de manteca de cerdo 
  • Azafrán (unas hebras)
  • Una cucharadita de sal
  • Agua templada

Para el relleno : 

  • 1 chorizo 
  • 1 salchichón ibérico
  • 100 gramos de jamón serrano en lonchas
  • 100 gramos de lomo de cerdo fresco adobado
  • 2 huevos (opcionales)
  • 1 huevo (para pintar el hornazo)

 

En primer lugar vamos a preparar la masa. 

Vamos a alimentar la levadura disolviéndola en una taza de agua templada con una cucharita de azúcar disuelta.

Al cabo de 20 minutos vertemos una taza de harina en un bol grande, le damos forma de volcán y el cono vertemos la levadura disuelta en agua. Amasamos bien hasta formar una especie de pan redondo. Si contáis con panificadora o un robot que haga esta tarea, bienvenido sea.

Una vez tenéis la bola de masa lo cubrimos con un paño de algodón y lo dejamos reposar en un sitio cálido y oscuro hasta que doble su tamaño. Dependiendo del frío que haga puede tardar hasta 2 horas.

Vertemos el resto de la harina en la mesa de la cocina o en un bol grande, le mezclamos la cucharadita de sal y la manteca que previamente hemos ablandado en el microondas. Añadimos entonces la masa que hemos fermentado previamente y amasamos para que se una a la harina que acabamos de añadir. Se va añadiendo agua templada poco a poco hasta que se forma una masa elástica que no se pega a los dedos. De nuevo, si contáis con panificadora o robot de cocina, es una tarea adecuada para ahorrar tiempo y esfuerzo.

Una vez tenemos la masa la cubrimos con un paño y la dejamos reposar hasta que doble el tamaño.

Mientras esto ocurre cocemos los dos huevos para el relleno - si queremos, no es imprescindible - , se le quita la piel al chorizo, al lomo y al salchichón y se cortan en rodajas. El lomo, como es fresco, se debe pasar brevemente por la sartén. Tampoco mucho, ya que terminará de hacerse en el horno. Reservamos.

Cuando la masa doble el tamaño la amasamos de nuevo brevemente y luego la dividimos en dos mitades. 

Una mitad la extendemos sobre la placa del horno (cubierta esta por un papel de hornear). La cubrimos, dejando un par de dedos de margen en el borde, con las carnes y embutidos, además de los dos huevos cortados en gajos.

La segunda bola la amasamos para que tome la misma medida y forma, colocándola encima y cerrándola bien por los bordes. Si queremos hacer el típico enrejado que cubre el Hornazo de Salamanca, habremos reservado un poco de masa y con ella haremos cilindros delgados y largos con los que hacer dicha decoración. Es cuestión de paciencia, pero si no os importa que se vea sin el enrejado, lo dejáis tal cual ya que no influye para nada en el sabor.

Dejáis reposar el hornazo una hora. Lo pintáis con el huevo restante para que al hornear quede bien brillante.

Mientras precalentáis el horno a 180 grados.

Introducimos el hornazo y dejamos hacer una media hora. No es exacto, así que comprobad que no se queme, que quede bien dorado y sobretodo que al clavar un palillo este salga bien seco de masa. En ese caso está hecho.

Extraemos del horno y dejamos que tome la temperatura ambiente antes de comerlo.

Una auténtica gozada gastronómica.



Menú de Navidad 2021-2022 Restaurante del Hotel Las Artes, Pinto, Madrid

Estar demasiado cerca de una ciudad enorme tiene sus ventajas y sus desventajas. Pinto tiene de ambas cosas.  Localizada apenas 20 kilómetros del sur de Madrid, colidante con Getafe, poco se sabe de una ciudad de algo más de 50.000 habitantes salvo por el famoso dicho "entre Pinto y Valdemoro" que se aplica cuando algo no está en una posición bien definida. 

El refrán alude directamente a las poblaciones de Pinto y Valdemoro a las cuales separaba un arroyo que un borracho saltaba de lado a lado, gritando alegremente "ahora estoy en Pinto, ahora en Valdemoro" hasta que cayó al agua. 

Lo que poca gente sabe es que Pinto fue considerada durante mucho tiempo en centro geográfico de España y aunque ahora se sabe que no es cierto en el escudo de la población se alude a ello.

El Hotel Las Artes de Pinto recibe muchos visitantes que se dirigen sobretodo a la zona sur de Madrid, como por ejemplo, visitar el Parque Warner aunque el Zoo, el Parque de Atracciones y el Retiro también se encuentran a tiro de piedra al igual que Aranjuez.  Cuenta con spa y un interesante restaurante, muy loado en las redes al igual que el hotel que lo alberga,  que esta Navidad propone diversos menús que nos han llamado la atención. 


Los menús de Navidad se ofrecen desde el día 4 de Diciembre hasta el 30 del mismo mes excepto el 24 y 25. Además cuenta con menú de Nochevieja (con el clásico combinado de estancia) y de Reyes.

Destacamos la ecléctica combinación de gastronomías donde una deliciosa Pantxineta vasca puede compartir menú con un valenciano Arroz del Señoret.

Menús de Navidad

Menú 1 

Primer plato 

Timbal de hojaldre relleno de Ajo Arriero y patatas paja 

Segundo plato 

Tacos de solomillo ibérico con salsa de pimienta y patatas panaderas 

Postre 

Tarta de queso casera con tierra de frutos rojos 

Precio por persona: 38,00 € IVA 10% incluido

***

Menú 2 

Al centro para cada 3 personas

 Croquetas caseras de pollo de corral y jamón ibérico 

Setas empanadas con crema de salmorejo y ali-oli 

Huevos rotos con gulas al ajillo 

Segundo plato 

Entrecot de ternera con patatas panaderas y pimientos de Piquillo

 Postre

Coulant de chocolate con crema de vainilla 

Precio por persona: 38,00 € IVA 10% incluido

***

Menú 3 

Primer plato 

Arroz meloso del Señoret 

Sorbete de mojito

 Segundo plato 

Tacos de solomillo ibérico con salsa de queso ahumado y patatas panaderas 

Postre 

Nuestra clásica Pantxineta rellena de crema con chocolate caliente 

Precio por persona: 38,00 € IVA 10% incluido

***

Menú 4 

Al centro para cada 3 personas 

Ensalada de ahumados, guacamole y perlas de mango 

Timbal de patatas revolconas, pulpo, oreja y salsa brava 

Croquetón de marisco con mimosa de huevo y salsa americana 

Segundo plato 

Carrillada de ternera melosa con patatas panaderas y pimientos de Piquillo 

Postre 

Brownie casero con helado de vainilla y chocolate caliente 

Precio por persona: 42,00 € IVA 10% incluido

***

Menú 5 

Al centro para cada 3 personas 

Surtido de ibéricos con cañas de pan 

Flores de alcachofa crujientes con salsa Romescu y virutas de jamón ibérico 

Huevos rotos con chipirones y cebolla caída 

Segundo plato

 Solomillo de ternera con salsa de vino tinto y patatas panaderas 

Postre 

Torrija de pan brioche y helado de leche merengada 

Precio por persona: 52,00 € IVA 10% incluido

***

Todos nuestros menús incluyen: 

Surtido de dulces navideños

 Café al gusto e infusiones

 Copa de Cava Vino Tinto o Vino Blanco de nuestra bodega, Cervezas, Refrescos y Agua Mineral y Una consumición (combinado nacional, cerveza o refresco) tras el servicio del almuerzo o cena 

Pueden sustituir cualquiera de los segundos platos indicados en los menús por: 

Lomo de bacalao con muselina de ajo negro y patatas risoladas 

Sólo tienen que indicarnos el número de personas que tomarán este plato, con al menos 7 días de antelación a la fecha del evento y nuestro equipo de cocina lo preparará para la ocasión

***

NOCHEVIEJA


¿Se puede reservar por Internet?

No, alternativamente por teléfono, móvil o correo electrónico

Teléfonos/email reserva :

Patricia Sánchez de Sebastián – Jefa de ventas 

Telf.: 91 608 65 00 

Móvil: 638 10 16 96 


Julio López - Comercial

Telf.: 91 608 65 00 

Móvil: 607 81 51 50 


Dirección : Paseo Artes 15, 28320 Pinto España

Ximos


No, no es una receta del Lejano Oriente si no mucho más próxima. De Castellón, de hecho. Es una cosa rara, un híbrido entre torrija y panecillo de atún, que no se a quién se le ocurrió pero en la zona ha triunfado para llevárselo a la playa o hacer una cena rápida o simplemente como tapa potente.

La confección tiene miga, nunca mejor dicho. Se emplea un tipo de panecillo largo de corteza fina que en la zona se venden directamente como ximos (no tiene fallo, hasta en los supermercados están así referidos). Al panecillo le cortas una punta - que reservas - y el interior lo rellenas de un pisto mezclado con atún en lata - del natural a ser posible - y piñones. El resultado, lo menos aceitoso posible, lo metes en el panecillo - al que hemos vaciado de miga, recordad - y la punta que habíamos reservado la volvemos a meter pero del revés, es decir, como si fuera un tapón.

Para que la puntica decapitada y luego reinsertada no se escape, la amarramos con un palillo al resto del pan y procedemos a freirlo. Para ello los pasamos por leche y huevo batido y directos a la sartén hasta que se doran.

Explico todo esto para haceros comprender lo que es un Ximo, porque la "abstracción" no es fácil. Ahora va la receta "formal" :

INGREDIENTES (4 personas) :

  • 8 panecillos tipo "ximo", esto es, alargados y con corteza fina
  • 2 latas pequeñas de atún al natural (o en aceite, escurriéndolo previamente)
  • 1 pimiento verde para freír
  • 1 lata de tomate triturado (alrededor de 400-500 gramos)
  • Media cebolla
  • 2 huevos
  • Dos docenas de piñones
  • Sal
  • Aceite virgen extra de oliva
Para la fritura :
  • Leche (la justa para mojar los panecillos)
  • Huevos (entre 1 y 2)
  • Aceite de girasol (el suficiente para que los panecillos floten en la sartén)


Cortamos la punta de los panecillos.

Vaciamos el interior de la miga evitando hacer un agujero en la corteza. No apuréis el vaciado.

En una sartén vertemos una cucharada de aceite de oliva y en el mismo freímos el pimiento troceado, el tomate triturado y la media cebolla, con un pellizco de sal.

Si el atún tiene aceite o caldo, lo escurrimos bien. Se añade a la sartén.

Dejamos hacer hasta que el pisto resultante se ha secado bastante. Se añaden entonces los piñones, se revuelven bien y se aparta del fuego. Se incorporan los huevos cocidos duros que hemos cortado en cubos o gajos, al gusto.

El pisto se vierte sobre un colador para que eche el agua y el aceite sobrante. Cuando más extraiga mejor, así el panecillo no quedará ni blando ni aceitoso.

Rellenamos los panecillos con el pisto. Si sobra no pasa nada, es un relleno buenísimo para hacer otros bocadillos o para comer directamente a tenedor.

Cerramos la abertura con el trozo de pan cortado pero invertido, esto es, con la punta hacia dentro. Para que no se mueva lo cerramos con un palillo.

Mojamos el panecillo por todos lados con leche y luego lo pasamos por el huevo batido. Llevamos a la sartén - mejor de uno en uno, que no se toquen - y se fríen por todos lados hasta que quedan dorados.

Llevamos a un papel absorbente y listos para comer, ya sea calientes, del tiempo o fríos, van bien de cualquier manera.



Rape con Marisco

 

Esta es una receta muy sencilla y rápida de realizar con la que siempre se queda bien, digna de cualquier mesa navideña.


INGREDIENTES :

  • Rodajas de rape (según estimemos por el número de comensales)
  • Colas de gambas o langostinos peladas
  • Mejillones
  • Pimiento verde
  • Pimiento rojo
  • Cebolla
  • Ajo
  • Tomates maduros
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Caldo de pescado
  • Harina de trigo
  • Aceite virgen de oliva
  • Azafrán (opcional)
  • Sal

En una cazuela de barro plana hacemos un sofrito con un pimiento rojo, otro verde, una cebolla y un diente de ajo todo picado muy fino. Salamos para que las verduras saquen agua y mantenemos en fuego lento durante unos quince minutos. Cinco minutos antes del final añadimos tomate picado muy fino sin piel ni semillas.

Mientras enharinamos las rodajas de rape y las freimos un poco en aceite de oliva.

Cuando el sofrito esté hecho llevamos las rodajas de rape a la cazuela de barro y bañamos con una salsa ligera compuesta por la salsa de dos tomates maduros, medio vaso de vino blanco y un cucharón de caldo de pescado. En ese momento, si queremos, añadimos azafrán o pimentón dulce. Se deja tal cual cocer, sin remover el pescado, durante unos veinte minutos y cinco antes de finalizar incorporamos las colas de langostino y los mejillones.

Yemas de Santa Teresa


Dulce típico de la Navidad, son además el recuerdo gastronómico que se lleva todo aquel que visita la preciosa ciudad de Ávila, al igual que ocurre con las Frutas de Aragón en Zaragoza o las ensaimadas en Mallorca.

Se trata de un almíbar al que se añaden yemas (así de simple y mágico) y para su confección no necesitan siquiera de horno.

INGREDIENTES (para obtener una docena):

    • 150 gramos de azúcar blanco granulado (el normal)

    • 9 yemas (podéis usar yemas pasteurizadas si es más cómodo)

    • 75 ml de agua  (casi medio vaso)

    • 150 gramos de azúcar glass (impalpable)

    • 1 limón

En primer lugar vamos a obtener un almíbar de hebra. Os recuerdo que el almíbar de hebra se obtiene con una densidad tal del azúcar que al separar la cuchara con la que removemos el almíbar se forma una hebra o hilo entre ésta y la superficie del almíbar que se mantiene bastante firme.

Para ello vertemos el agua en una cazuela a fuego muy bajo y añadimos el azúcar sin dejar de remover hasta conseguir que se disuelva y obtengamos el punto de hebra explicado anteriormente. Retiramos del fuego y reservamos. Si no queréis que cristalice - aunque es difícil que ocurra - añadid un par de gotas de zumo de limón.

Batimos las yemas.

Incorporamos la cazuela de nuevo al fuego mínimo posible y añadimos las yemas removiendo con una cuchara de madera o varillas de bambú hasta que empiecen a cuajar. Estarán cuajadas cuando el almíbar se separe de las paredes de la cazuela.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego llevamos al frigorífico. Cuando el almíbar esté frío utilizamos una cuchara de helado o una normal para hacer pequeñas bolas (son un poco mayor que unos bombones) que rodamos sobre el azúcar glass hasta que quedan bien blancas.

Luego colocamos sobre unos pequeños moldes de papel para presentarlas a la mesa.

Una de las mayores maravillas gastronómicas de nuestro país.



100% vegan chocolat ice cream

 

You can make chocolat vegan ice cream at home with cheap ingredients and a more than acceptable taste. Some non-vegans even prefer them to those of animal dairy origin.

INGREDIENTS :
  • 4 very ripe bananas
  • 50 ml of soy milk or similar (a quarter of a cup)
  • 3 or 4 tablespoons of cocoa powder
  • 2 tablespoons of peanut butter (make sure it's 100% vegan, it isn't always!)

First we chop the bananas and freeze them. It is very important that they are well ripe.

When the bananas are frozen, we put them in a blender with the soy milk, the cocoa powder and the peanut butter. It's important that your blender or food processor has a lot of power because mashing frozen bananas is tricky. If you see that it costs too much, wait a few minutes for the bananas to soften.

After mixing thoroughly, you will get a surprisingly creamy ice cream, without any banana taste.

It can be consumed instantly or stored in the freezer.

As you can see, this ice cream does not contain more sugar than that provided by soy milk and cocoa powder, being therefore very light.

Tyropita


Tyropita is similar to sambusak, borek and so many other specialties from the Middle East and Eastern Europe. In short: stuffed empanadas. They are typical of Greece.

To make tyropita you must use filo dough. Filo pasta is the traditional one from the East. It is fine and delicate, almost looking like a sheet of paper. It costs a lot to do it and even more to work it since it dries very quickly in contact with the air. Currently it is relatively easy to find it in large supermarkets without having to resort to specialized food stores. With the filo pasta, the Turkish borek, baklava and tyropita are made, among many other recipes.

The tyropita is very simple and quick to do.

INGREDIENTS :

  • Filo pastry
  • 200 grams (7 oz)  of feta cheese
  • Chopped oregano or parsley
  • Fresh mint
  • 1 egg

In a bowl, crumble the feta cheese and add a tablespoon of oregano or chopped parsley and another of almost powdered fresh mint. In another bowl or plate you beat an egg.

You spread the filo dough and cut squares of about 12 centimeters (4.7 inches) of side. A sheet of filo dough is too thin and inconsistent, so it is necessary that the square you cut is made on 4 overlapping sheets.

In the center of the square, pour a couple of generous tablespoons of spiced cheese and fold on the diagonal. With a brush or simply by dipping your fingertips in the beaten egg, close the sides tightly.

Using a parchment paper or smearing a baking dish, place the tyropita on top, wetting them with the rest of the egg so that they are shiny. They are put in the oven at about 200 degrees (392 F) for 10-15 minutes (or until they look golden) and they are ready to be consumed, hot or cold.
They are really yummy.

Lo más visto de los últimos 30 días

Entrada destacada

Todos los entrantes de cuchara de MHPC

Como sabéis los entrantes de este tipo consisten en que sobre una cuchara se deposita una cierta cantidad de comida que en otro tiempo se...