Busca tu receta

Translate

martes, 29 de diciembre de 2020

Menú de Nochevieja con recetas japonesas....y sin sushi

 

Entrantes

Sopa de miso



INGREDIENTES (4 personas) :

2 cucharaditas de miso (3 si os gusta fuerte y 4 extra-salado)
Cebollino
Caldo de pollo o verduras (alrededor de 1 litro)*
Algas (wakame, nori o kombu, entre otras) en hojas**
100 gramos de tofu

* no lo compreis hecho ! El caldo que se vende está en general muy salado y al añadir el miso sería imbebible.
** podeis obviarla.

Si las algas se consiguen secas se deben hidratar en agua al menos durante media hora.


Se calienta el caldo procurando que no hierva en ningún momento. Disolvemos el miso y a continuación vertemos el tofy cortado en dados a modo de tropezones, el cebollino cortado en rodajas y las algas. Damos vueltas unos 15 minutos y la sopa ya está lista. No hay que poner sal ya que el miso ya la incorpora.


Huevos con foie-grass fresco de pato y wasabi 


Esta receta se realiza con wasabi o con un sucedáneo que podéis encontrar en las tiendas especializadas con relativa facilidad. El foie grass de pato es más fácil de localizar. Debéis además disponer de ramekines o cazuelas individuales que puedan ir al fuego. El punto de cocción del huevo es a gusto del comensal, y puede ser pochado o duro.

INGREDIENTES (6 personas) :
6 huevos
Foie-grass de pato fresco (dependerá del tamaño del ramekin, pero con 250-300 gramos será suficiente)
Pasta de wasabi o sucedáneo
Limón
150 ml de crema de leche (también depende del tamaño del ramekin, pero esta debería ser la cantidad máxima a usar)
En un bol mezcle la crema de leche, una cucharada de jugo de limón, otra de wasabi, un pellizco de sal y otro de pimienta, mezcle con la batidora y reserve.

En cada ramekin individual vamos a llenar el fondo con el foie-grass de pato (o de oca, pero es más caro) hasta la mitad. A continuación vertemos un poco de la salsa con wasabi que hemos preparado. Seguidamente rompemos un huevo y con cuidado de no romper la yema lo depositamos sobre todo lo anterior. Salpimentamos.
Ahora llevamos los ramekines a una cazuela con agua de manera que ésta no llegue a la mitad de la altura de los recipientes individuales. Ponemos al fuego María durante diez minutos - o hasta que la yema esté pochada o dura - vigilando de cubrir con una tapadera los ramekines (pero sin que quede sellada la cazuela o el agua se calentaría demasiado desbordando los recipientes individuales).
Se sirve caliente y si todo ha ido bien la clara del huevo habrá cuajado mezclándose con el wasabi.  Os aseguro que es un entrante de los que no se olvidan, sobretodo si sois aficionados a la cocina oriental.

Plato principal


Pollo teriyaki


INGREDIENTES (4 personas)

1 Kg de pollo cortado como si fuera hacerse al ajillo y sin piel
Medio vaso de azúcar moreno (250 ml)
Medio vaso de salsa de soja (250 ml)
Un cuarto de vaso de vinagre de vino (60 ml)
Una cucharada de maizena (para espesar)
Un cuarto de vaso de agua
Medio diente de ajo bien picado
Una pizca de sal
Una pizca de pimienta negra

Agregar todos los ingredientes (excepto el pollo) en un cazo hondo y calentar a fuego medio hasta que la salsa espese y empiece a burbujear. Es imprescindible que el azúcar se disuelva bien, así que si no lo conseguís añadid un poco más de agua.

Calentad el horno a 220 grados. En una bandeja honda que pueda ir al horno colocad las piezas de pollo y untadlas - con pincel o similar - con la salsa obtenida.

Introducid la bandeja en el horno durante 30 minutos, "repintando" de vez en cuando el pollo con la salsa. Transcurrido el tiempo, sacad la bandeja y dad la vuelta a todas las piezas de pollo, horneando durante otros 30 mintos o hasta que el resultado es visiblemente de un buen horneado. Y no olvidéis repintar a menudo porque el pollo parecerá que se ha laqueado de una forma que pide a gritos comerlo.

Postre 

Sorbete de Limón




El sorbete es un intermedio entre el granizado y el helado. A diferencia del helado, no incorpora componentes grasos como puede ser la leche o sus derivados y su consistencia por tanto es semilíquida. 

INGREDIENTES (4/6 comensales) :

2 vasos de zumo de limón (medio litro) que puede obtenerse de 7 u  8 limones
350 gramos de azúcar o edulcorante natural (recomiendo la stevia si queréis que el sorbete no tenga calorías)
4 claras de huevo (compradlas esterilizadas)
1 litro de agua

En primer lugar vamos a confeccionar el jarabe. Incorporad el litro de agua a una cazuela honda y llevadla a ebullición. Verted el azúcar o edulcorante natural  y removed hasta que se disuelva completamente. Si el edulcorante es líquido no es necesario hervir el agua.
Quitad del fuego el jarabe y dejar enfriar a temperatura ambiente. Exprimid el zumo de los limones y ralláis la piel de uno de ellos. Cuando el jarabe ya esté frío los introducís en la mezcla removiendo bien. 
Llevad al congelador y mantened el jarabe hasta que empieza a cristalizar (viene a ser una hora u hora y media).
Mientras montad las claras al punto de nieve incorporando unas gotas de zumo de limón y un pellizco de sal. Extraed el jarabe, batidlo para romper los cristales e incorporar con cuidado, mezclado de arriba hacia abajo con una espátula de madera las claras montadas para que no se bajen. Se introduce de nuevo en el congelador hasta que se solidifica y se saca al principio de la comida para que en el postre muestre la deseada consistencia semi-líquida.

Bebidas


Cerveza japonesa, sake, vino blanco seco

Cena de Nochevieja informal a base de canapés y montaditos

 


¿Se os han acabado las ideas? ¿Estáis agotados pensando en un menú que contente a todos vuestros invitados para la cena de Fin de Año? A veces la solución puede ser relativamente barata, simple y original. Aunque hacer canapés pueda parecer "poca" comida, realmente un menú de este tipo puede ser pantagruélico si además añadimos montaditos. También nos permiten hacer la cena de una manera informal sin que los invitados tengan que estar sentados a la mesa.

Y con este menú seguro que no os acusarán de pecar de tradicionalismo. Sobretodo cuando prueben el blinis de gambas con chocolate...si se atreven.


MENU FIN DE AÑO

Chupito de gazpacho

Canapés de blinis variados :

Canapé de queso azul, rúcula, cherry deshidratado y olivada
Canapé a la pizzaiola
Canapé de pastrami con salsa rusa
Canapé de vitello tonnato
Canapé de queso rulo de cabra  y espárragos verdes de conserva
Canapé de gamba bañada en chocolate sin azúcar y peta-zetas
Canapé de remochala con nata agria (creme fraiche)
Canapé de salmón ahumado con mantequilla y eneldo
Canapé de hummus
Canapé de puré de patata al queso manchego y huevas de lumpo

Montaditos :

Montadito de  lomo con queso manchego
Montadito de sobrasada con huevo de codorniz frito
Montadito de chistorra con tortilla de patatas
Montadito de morcilla de arroz con paté de garbanzos (hummus)
Montadito de arenque ahumado y queso azul

GAZPACHO :

El gazpacho no es sólo una sopa de verano, sino un entrante excepcional que se puede y debe degustar durante todo el año. Podéis hacerlo muy suave, casi líquido, sin ajo - e incluso sin pepino - y servirlo en vasitos de licor con algunas huevas de mújol coronándolo.

 CANAPÉS VARIADOS SOBRE BLINIS :


Para hacer canapés se necesita una base de pan que puede ser una tostada, panecillos suecos etc pero que siempre se deben poder comer de un solo bocado. En los últimos tiempos se han puesto de moda los blinis de origen ruso que van muy bien para confeccionar canapés. Se pueden comprar hechos y de muy diferentes tamaños. 

Canapé de queso azul, rúcula, cherry deshidratado y olivada : tan simple como montar sobre el blini una porción de queso azul, una hoja de rúcula, el tomatito cherry deshidratado (ahora rehidratado) todo ello cubierto de salsa olivada.

Canapé a la pizzaiola : la pizzaiola es una salsa compuesta por tomate, cebolla, ajo, pimienta sal y orégano. Se hace un sofrito de ajo y cebolla, se añade salsa de tomate y se sazona. Con esta salsa, que debe quedar algo seca,  coronamos los blinis.


Canapé de pastrami con salsa rusa : compramos pastrami (un tipo de carne de ternera que se mantiene en salmuera y luego se ahuma) y lo colocamos sobre el blini. Sobre la carne se coloca una cucharadita de salsa rusa compuesta por mahonesa, ketchup y cebollitas en vinagre muy picadas.

Otros canapés son más elaborados : 

Canapé de vitello tonnato (el vitello tonnato son filetes finos de redondo de ternera cocinados con atú y anchoas): 

Para la carne :

Una pieza de carne (solomillo o redondo de ternera ) entre 600 y 800 gramos *
1 apio
1 cebolla grande morada 
1 zanahoria
1 ramita de romero
2 dientes de ajo
2 hojas de laurel
2 clavos de olor
Caldo de carne
Vino blanco
Aceite virgen extra de oliva
Pimienta
Sal

Para la salsa :

Media docena de filetes de anchoa en aceite de oliva
100 gramos de atún en aceite de oliva
3 huevos
Aceite virgen extra de oliva
Jugo de la cocción de la carne
1 docena de alcaparras (más otra docena para decorar)
 Opcional  : vinagre balsámico de Módena
* aunque no es ortodoxo, a veces empleo solomillo de cerdo para abaratar costes.

En primer lugar vamos a cocinar la carne. En una cazuela donde quepa la carne, la depositamos en el centro rodeándola con la zanahoria cortada en dos mitades, la rama de apio cortada o dos o tres trozos, la cebolla partida, los dos dientes de ajo, las hojas de laurel, los clavos y la ramita de romero. Salpimentamos al gusto. A continuación vertemos medio litro de vino blanco y acabamos de cubrir con caldo de carne o incluso de verduras. Colocamos al fuego medio sin cubrir la cazuela durante una  hora y media o dos horas (hasta que la carne esté hecha). Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Seguidamente prepararemos la salsa de atún. En un bol grande desmenuzamos el atún y le añadimos los tres huevos que previamente hemos cocido para dejarlos duros (12 minutos) cortados en dados pequeños. Incorporamos las anchoas y la docena de alcaparras así como un chorrito de aceite de oliva y un cazo del caldo resultante de la cocción de la carne. Pasamos por el minipimer hasta que queda una salsa cuya consistencia debe ser como la mahonesa sólo que un poco más líquida. Si nos queda espesa basta con añadir más jugo de cocción.

Ahora cortaremos la carne ya fría en secciones finas, no tanto como el grosor que se precisaría para el carpaccio pero bastante menor que el de las raciones convencionales. Necesitaremos un cuchillo afilado o bien uno eléctrico. Los filetes obtenidos se disponen sobre los blinis. Se pueden echar un poco de aceite balsámico de Módena en la base pero no es imprescindible.

La salsa de atún se reparte sobre las rodajas de carne y se echan unas cuantas alcaparras para decorar.

Canapé de queso rulo de cabra  y espárragos verdes de conserva: tan sencillo de hacer que casi no requiere  explicación. Colocamos una rodaja de queso rulo de cabra sobre el blini y coronamos con unas puntas de espárragos verdes en conserva.

Canapé de gamba bañada en chocolate sin azúcar y peta-zetas : no, no se me ha ido la olla. He comido este canapé y puedo decir que pasé de la prevención más absoluta a la sorpresa más agradable.

INGREDIENTES :

Un par de gambas peladas por canapé
Chocolate sin azúcar
Petas-zetas
Sal
Pimienta

Colocamos una olla con agua sobre el fuego y cuando hierva desconectamos e incorporamos las gambas, las cuales mantenemos durante unos tres minutos.

Fundimos el chocolate sin azúcar y salpimentamos. Bañamos las gambas en el chocolate mojándolas una a una y depositándolas rápidamente sobre el blini. Antes de que la salsa se solidifique espolovoreamos algunos petas-zetas. La sensación del chocolate salpimentado, la gamba y los peta-zetas explotando en la boca es difícil de describir, pero serán desde luego la sensación de la noche.
Por cierto, si alguien no sabe qué son los petas-zetas, nada mejor que mirar la wikipedia

Canapé de remochala con nata agria (creme fraiche) : un canapé muy a la rusa ya que estamos utilizando blinis. De hecho seria un poco rememorar la sopa borscht. Simplemente depositamos remolacha sobre el blini y coronamos con creme fraiche.

Canapé de salmón ahumado con mantequilla y eneldo : un clásico. Untamos el blini con una fina capa de mantequilla, una hoja fina de salmón ahumado y un poco de eneldo que o bien se come o sirve para decorar, al gusto.

Canapé de hummus :  el hummus o paté de garbanzos va muy bien para confeccionar canapés de forma sencilla.

El humus, también llamado a veces "paté de garbanzos" es una pasta compuesta principalmente por garbanzos, aceite de oliva y zumo de limón. Es muy popular en Oriente Medio y se come a cualquier hora, no siendo extraño encontrarla hasta en el desayuno. Es un plato de muy sencilla preparación. Si bien es posible encontrar muchos tipos diferentes de recetas, nosotros nos centraremos en la preparación más básica.


INGREDIENTES :

400 gramos de garbanzos cocidos o secos
el zumo de un limón
sal
aceite de oliva

Ponemos los garbanzos en remojo durante 24 horas y luego cocemos en abundante agua (a no ser que empleemos garbanzos ya cocidos).

Extraemos el zumo de un limón y lo mezclamos con los garbanzos ya cocidos, además de tres cucharadas de aceite de oliva y sal. Si intuimos que el líquido no va a ser suficiente para obtener una crema añadiremos más zumo de limón y hasta una cucharada de agua de cocción.

Pasamos la mezcla por la batidora o el pasapurés hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. Rectificamos de sal si fuera preciso.

Se sirve sobre cada blini a temperatura ambiente. Si tenéis una manga pastelera será muy fácil distribuirla de forma correcta y con un dibujo en forma de roseta.
Canapé de puré de patata al queso manchego y huevas de lumpo : un canapé que mezcla lo tradicional con nuevos sabores. Basta con hacer un puré de patatas al que añadiremos una cuña de queso manchego. Coronamos con huevas de lumpo o mújol. O hasta caviar, según esté vuestra economía.

MONTADITOS :



Los montaditos se componen de una rebanada de pan (payés o francés) que se corona con dos o tres ingredientes que se pueden mantener "fijos" empleando un mondadientes o bien por simple equilibrio. Al contrario de los canapés no es necesario comerlos de un sólo bocado y por tanto pueden ser más contundentes. Eso sí, no se comen con cuchillo y tenedor sino a "mano". Van a constituir el plato principal de nuestra cena. 

Montadito de  lomo con queso manchego :  colocamos sobre el pan una lámina de queso manchego. Cortamos lomo de cerdo muy fino y lo freímos sobre la plancha, tras lo cual lo colocamos sobre el queso.


Montadito de sobrasada con huevo de codorniz frito : untamos el pan con sobrasada mallorquina y encima colocamos un huevo frito de codorniz debidamente salpimentado.

Montadito de chistorra con tortilla de patatas : taco de tortilla sobre el que se pincha un poco de chistorra frita. 

Montadito de morcilla de arroz con paté de garbanzos (hummus) : untamos el pan con paté de garbanzos y encima pinchamos una morcilla de arroz de Burgos. La combinación es magnífica.

Montadito de arenque ahumado y queso azul : sólo para los que alucinan con los sabores fuertes. Una tira de queso azul sobre el pan con un arenque ahumado encima. Ya digo, para que aparezca pelo en el pecho de golpe.

lunes, 28 de diciembre de 2020

Tarta Selva Negra


La tarta Selva Negra es típica de la cocina alemana donde tiene el nombre Schwarzwälder Kirschtorte (literalmente Tarta de Cerezas de la Selva Negra). 

La Selva Negra es un macizo montañoso localizado al sur de la región de Baden-Wurtemberg (donde se encuentra la ciudad de Stuttgart, entre otras), en la frontera con Francia y Suiza. La zona está cubierta de un bosque espeso y muchos rincones naturales de gran belleza, lo que la han convertido en un lugar muy turístico. Parece ser que el nombre procede del apelativo con que los romanos llamaban a la espesa arboleda de abetos negros o tal vez describía la propia espesura del bosque, que impedía el paso de la luz diurna. En realidad no se sabe. 

Lo que sí se sabe es que esta tarta no alude a la zona, ya que aparece mencionada por primera vez en los años treinta del siglo pasado en una región alemana muy diferente y referenciado a un licor de cerezas muy popular por entonces. En cualquier caso la región de Baden se la ha "apropiado" y a menudo aparece como una receta tradicional de la zona aunque en realidad no lo sea.

La Tarta Selva Negra parece muy aparatosa y complicada de hacer aunque en realidad no es así. Se trata de tres capas de bizcocho de chocolate que se mojan en almíbar de cerezas (o licor), se unen por medio de nata montada y luego todo el conjunto se cubre a su vez de nata, cerezas en almíbar y escamas de chocolate. 

INGREDIENTES :

Para el bizcocho

120 gramos de azúcar

80 gramos de harina

50 gramos de cacao en polvo (sin azúcar añadido)

5 huevos XL

Para la nata montada :

500 ml de nata para montar  con 35 o (mejor) 38% matería grasa

50 gramos de azúcar glass

Para decorar y relleno :

2 potes de cerezas en almíbar (unos 200 gramos)

Escamas de chocolate


En primer lugar vamos a hacer el bizcocho.  Si queréis ahorrar tiempo podéis comprar el bizcocho ya hecho y cortarlo en tres discos iguales. Existen en el mercado aunque no siempre los hay de chocolate como se necesita para esta receta.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que se forme una espuma densa. En ese momento añadimos la harina y el cacao en polvo pasándolos previamente por una cedazo o colador para que no haga grumos. Continuamos batiendo hasta que se forma una masa bien aireada.

Vertemos la masa en un molde de silicona (o uno metálico desechable bien untado de mantequilla) de unos 18 cm de diámetro.

Precalentamos el horno a 180 grados e introducimos el bizcocho durante 30 minutos. A partir de los 20 minutos es conveniente que clavemos un palillo en el centro y si sale seco indicará que ya está hecho. Ya sabéis, cada horno es un mundo independiente.

Una vez tenemos el bizcocho lo dejamos enfriar y desmoldamos. Procedemos entonces a cortarlo en tres discos iguales, usando un cuchillo largo.

A continuación montamos la nata batiéndola con las varillas hasta que  queda sólida. Al final del proceso añadimos el azúcar glass, batimos de nuevo para que se integre y lista para usar. Ya podemos montar la tarta.

Colocamos uno de los discos como base y lo pintamos con el almibar de las cerezas. No debe quedar empapado, solo ligeramente mojado.

A continuación lo cubrimos con nata montada (1 dedo o menos de espesor).

Cubrimos lo anterior con otro de los discos de bizcocho y repetimos el proceso : mojado con almíbar y cubierto de nata.

El últiimo disco de bizcocho se coloca a modo de tapa (este no hace falta mojarlo en almíbar) y la tarta al completo, incluso los costados, se cubre de nata montada y encima las virutas o escamas de chocolate (también se puede hacer con fideos de chocolate).

Ahora vamos a decorarla. Lo habitual es cargar una manga pastelera y hacer pequeñas rosetas que luego se coronan con una guinda. Y ya está listo, aunque lo recomendable es que repose en el frigorífico, parte baja, durante una hora para que fragüe mejor.

¿A que es más fácil de los que parece a simple vista?

domingo, 27 de diciembre de 2020

Pastel de carne

Pastel de carne

 

Si habéis sobredimensionado los ágapes navideños con pavos de 8 Kg, patas de jamón cocidas o asados de lomo de buey para 32 personas (y sólo había 6 personas a la mesa) tenéis dos opciones : hartaros de comer pavo hasta que os hartéis, hacer coquetas o bien confeccionar un pastel de carne que quedará la mar de aparente y os solventará las "duras" comidas de Enero...

INGREDIENTES (4 personas)

400 gramos de carne variada obtenida de sobras (pollo, pavo, cerdo, la cuñada asesinada tras un comentario poco elegante hacia vuestra comida navideña etc)
Aceitunas sin hueso ni relleno (unas 20)
4 huevos
Pimientos rojos escalivados, pimiento morrones etc
Tomate frito (100 ml, medio vaso aproximadamente)
Pan rallado
Perejil picado
Un diente de ajo picado
Sal
Pimienta
Papel para hornear
Una cubeta cuadrada, estrecha y honda que pueda ir al horno

Picamos la carne  y la mezclamos en un bol con dos huevos, el tomate, una cucharadita de sal, un pellizco de pimienta, una cucharadita de perejil, un diente de ajo picado y un par de cucharadas de pan rallado, así como las aceitunas y los pimientos.  Amasamos hasta obtener una masa homogénea.

Mientras cocemos los dos huevos restantes unos 12 minutos (duros). Estos dos huevos duros van a servir para rellenar la carne, al igual que las aceitunas y los pimientos, así que no son realmente "obligatorios".

Ahora vamos a llenar el molde que llevaremos al horno. Aquí hay dos opciones : emplear un molde de silicona o bien un molde de acero convencional. En el primer caso os va a ser muy fácil desmoldar el pastel mientras que en el segundo es necesario forrar el recipiente con papel para hornear o corréis el riesgo de que al intentar extraerlo la mitad de la masa se quede pegada.

Extendemos una primera capa con la mitad de la masa y colocamos los dos huevos duros enteros de manera que al cortar el pastel los vayamos cortando en rodajas. A continuación incorporamos el resto de la masa y con la ayuda de una cuchara o una espátula la comprimimos para evitar que queden huecos.

Precalentamos el horno a 200 grados e introducimos el molde durante media hora. El huevo cuajará y la masa subirá, aunque es normal que al sacarlo vuelva a bajar un poco. Si queréis comprobar si está hecho bastará con clavar un palillo en el centro y si al sacarlo está seco, querrá decir que está hecho.
Tened en cuenta que si en lugar de utilizar carne ya cocinada - los restos de aves o asados - utilizáis carne cruda picada el método de preparación es el mismo pero el tiempo de horneado será como mínimo de 1 hora a 220 grados.

El pastel de carne se sirve en una fuente alargada, a temperatura ambiente o caliente, rodeado de ensalada de una guarnición de champiñones, patatas etc y opcionalmente con salsa de tomate y mahonesa.  Si se quiere, se puede prescindir de los rellenos - aceitunas, huevo etc - y pasar la masa por la batidora eléctrica, con lo que se obtiene algo parecido al foie grass.

sábado, 26 de diciembre de 2020

Vieiras al Cava


Esta receta es muy apropiada para la cena de Fin de Año, más basada en la degustación que en la copiosidad de otras comidas navideñas. Además se le atribuye un carácter afrodisíaco, lo cual también casa mejor con la última cena del año. 

El carácter afrodisiaco de los alimentos en todos lo casos es falsa - a no ser que los rellenéis de Viagra -  pero como el sexo está en realidad en el cerebro, no en los bajos, pues si crees en él seguro que lo obtendrás.

La palabra "vieira" es gallega y su equivalente en castellano es "venera" - palabra que por cierto nadie utiliza - de la misma procedencia que "enfermedad venérea" o "venal". Esto se debe a que tanto las ostras como las vieiras se asocian al aparato reproductor femenino y de ahí a relacionarla con el sexo media casi nada. Por supuesto que cualquiera, por el carácter mental del sexo, podría decir que un plato de garbanzos es también afrodisiaco pero algunos alimentos, por su forma, dan más pie a la imaginación  (los garbanzos la verdad que no recuerdan a nada). Por ejemplo en muchos países se considera que la forma fálica de los espárragos potencia la vida sexual.

INGREDIENTES (aprox 4 servicios) :

La ración normal es la carne de unas 5/6 vieiras por comensal. Si la compráis congelada podeís meter dos o tres raciones de carne por cada valva (en España, "concha")

Una cebolla morada grande
Jamón serrano (alrededor de 100 gramos)
200 ml de nata para cocinar
1 tomate rallado
Medio vaso de cava, champaña o vino blanco de aguja
2 cucharadas de harina de trigo
Aceite virgen extra de oliva
Pimienta
Sal

Considero que compráis las vieiras ya limpias y congeladas. Si las compráis frescas las debéis lavar muy bien para eliminar la arena.
En una sartén con un chorro de aceite de oliva doramos ligeramente la carne de las vieras. Retiramos y reservamos.
En el mismo aceite freímos la cebolla rallada y cuando transparenta le añadimos las dos cucharadas de harina y un poco de tomate rallado. Vertemos el cava y mantenemos a fuego medio hasta que reduce a la mitad, más o menos. Seguidamente añadimos el jamón bien picado. A continuación incorporamos la nata para cocinar y mantenemos a fuego medio hasta que empieza a espesar. En ese momento rectificamos de sal y pimienta y retiramos. Incorporamos la carne de las vieiras y con la masa resultante rellenamos las valvas (como ya he dicho, añadiendo tres porciones por cada valva).
Precalentamos el horno a 180 grados y conectamos el gratinador.. Introducimos las valvas y mantenemos hasta que la superficie empieza a dorarse (con 10/15 minutos debería ser suficiente)

Se sirven templadas acompañadas de cava.


Cóctels de licor para el Fin de Año

 La cena de Fin de Año se presenta como un acontecimiento mundano, más sofisticado, que las cenas de navideñas de la semana anterior. La mesa se llena de productos más exquisitos y las recetas son más ligeras donde priman los sabores por encima de las cantidades.

Aquí os presento algunos cocktails, en este caso alcohólicos, con los que podéis organizar aperitivos o incluso entrantes dentro de este marco sofisticado.

Mojito



INGREDIENTES (4 personas)

Hojas de menta fresca (unas 10 por vaso)
3/4 de vaso (150 ml) de ron blanco
2 vasos (400 ml) de soda
8 cucharadas de azúcar blanco
2 limas
Cubitos de hielo

En primer lugar debemos emplear vasos de cristal resistentes. Esto se debe a que debemos majar la menta y la lima dentro del vaso, así que una copa de cristal fino no nos sirve.  En cada vaso debemos colocar 10 hojas de menta y una tajada de lima (un cuarto, más o menos). Con un mazo de mortero pequeño aplastamos la menta y la lima para que liberen el jugo.  Se añaden entonces dos tajadas más de lima, dos cucharadas de azúcar y majamos de nuevo. Llenamos el vaso de cubitos hasta arriba, se vierten dos cucharadas largas de ron blanco y el resto hasta arriba de soda. Se revuelve y decora con las cuatro tajadas de otra lima. El azúcar y el ron pueden variar según las "necesidades" de cada comensal.


Gin Tonic 



INGREDIENTES (4 personas):

16 cubitos de hielo
Un vaso largo (200 ml) de ginebra
2 vasos y medio (500 ml) de agua tónica
4 cucharadas de zumo de limón recién exprimido
Una lima

Colocamos cuatro cubitos de hielo en un vaso alto y estrecho. Vertemos la ginebra, la tónica y el zumo de limón. Se mezcla bien con una cuchara larga y se adorna con una tajada (un cuarto) de la lima.

Piña Colada



INGREDIENTES (4 personas) :

Un vaso (200 ml) de zumo de piña
Una vaso de leche de coco
Medio vaso de ron
4 cucharadas de azúcar blanco
8 cubitos de hielo

En una batidora de vaso que pueda triturar hielo (o una minipimer) combinad todos los ingredientes y se baten hasta que queda una mezcla suave. Se sirve inmediatamente.

Caipiriña



INGREDIENTES (4 personas)

La bebida nacional brasileña se realiza con cachaça (pronúciese cachassa), un alcohol que se obtiene de la caña de azúcar PERO QUE NO ES RON. La cachaça es insustituible, así que no empleéis ron en su lugar.

INGREDIENTES (4 personas) :

Un vaso y medio (300 ml) de cachaça
2 limas
4 cucharaditas de azúcar  blanco
Cubitos de hielo

En un vaso resistente incorporamos la mitad de una lima y una cucharadita de azúcar. Con una mano de mortero aplastamos la fruta y el azúcar y entonces se vierte algo menos de medio vaso de cachaça y cubitos de hielo hasta casi rebosar. Remover bien y servir.



Cócteles con Champagne, Prosecco o Cava

Cóctels para vuestra cena de Nochevieja, porque aunque este año se vaya a hacer en la intimidad no por eso dejaremos de brindar por un 2021 que esperemos sea mejor que el 2020 (tampoco es dífícil, visto lo visto).


Mimosa :



Se llena la copa típica de cava en dos terceras partes con cava brut, mientras que el tercio restante se llena con zumo de naranja recién exprimido. Se remueve y listo para servir bien frío.

Terciopelo negro :



En un vaso largo o copa de cerveza se llena la mitad con cerveza negra. A continuación se vierte lentamente cava brut llenando la otra mitad de la copa removiendo suavemente a continuación. Se sirve muy frío.

Cóctel de cava :



Un clásico que aparece en todos los manuales.
En una copa típica de cava se vierte un terrón de azúcar. Se vierte angostura hasta que se disuelve. A continuación se vierte una cucharada y media de brandy y se llena el resto de la copa con cava brut. Se remueve suavemente. Se sirve bien frío.


Bellini :



Cóctel inventado en el famoso Harry's bar de Venecia en 1934.

INGREDIENTES  (un servicio)

2 melocotones maduros, pelados, reducido a la mitad y sin hueso, o el equivalente utilizando melocotones enlatados en jugo natural
Cava

Colocar los melocotones en una licuadora y licuar hasta que quede suave. Vierte la mitad en las copas de champán - previamente refrigeradas -  y llena con champán lentamente, removiendo suavemente. Se sirve muy frío.

Menú de Fin de Año con Bruschetta y Crostini

 

Bruschetta

Vamos a hacer un menú muy informal para la cena de Fin de Año. Emplearemos bruschetta y crostini. 

Estos panes se emplean en los antipasti italianos y se tiende a confundirlos. En primer lugar indicar que los antipasti son los equivalentes italianos a las tapas españolas pero con algunas salvedades. La primera, bastante importante, es que un antipasto (singular de antipasti, ya que el plural en italiano se hace en general cambiando la última vocal por una "i") puede ser una receta cocinada pero se sirve siempre fría. Por tanto un antipasto puede ser tanto algo tan poco elaborado como un plato con aceitunas como una receta tan compleja como el vitello tonnato.

Para hacer la cena informal que os propongo vamos a emplear bruschetta y crostini. Ambos son rebanadas de pan con ligeras diferencias. La bruschetta es una rebanada de pan rústico, cortada algo gruesa a la que se tuesta su exterior pero el interior sigue blando y que se unta con un diente de ajo. 


Crostini

A continuación se suele mojar con aceite de oliva y a veces con tomate. la bruschetta la suelo hacer con rebanadas de pan rústico que coloco sobre una sartén de grill. Antes de que se endurezca la retiro, de manera que queda marcada pero está tierna por dentro.

Crostini

El crostini es una rebanada de pan más fino, tipo baguette, que no se tuesta y que tampoco se unta con ajo, aunque casi siempre se moja en aceite de oliva.
No es necesario que se coman de un solo bocado, pero son muy fáciles de comer y hasta es posible hacerlo de pie sin problemas.

Bruschetta de pimientos del piquillo con queso gorgonzola

Pasamos las rebanadas de pan brevemente por una sartén tipo grill. Antes de que se tueste del todo las retiramos. Frotamos por uno de los lados un diente de ajo y mojamos con un poco de aceite de oliva virgen extra. A continuación cortamos el pimiento del piquillo, lo colocamos encima de la bruschetta y encima de él colocamos un trozo de queso gorgonzola.

Bruschetta con queso ricota y mermelada de naranja amarga

Preparamos la bruschetta de la misma manera que hemos visto anteriormente. Untamos la rebanada con queso ricota - o queso blanco - y encima vertéis mermelada de naranja amarga.

Crostini con queso de cabra

Cortamos rebanadas finas de una baguette. Batimos el queso de cabra fresco con un poco de aceite de oliva virgen extra, un pellizco de sal, otro de pimienta negra y la piel rallada de medio limón. Con esta mezcla untamos los crostini. Se puede espolvorear con un poco de orégano.

Bruschetta con mozzarella y prosciuto (jamón)

Preparamos la bruschetta como siempre (grill, frotando ajo etc). Colocamos un poco de mozarella encima y horneamos lo justo para que se funda el queso sin que llegue a dorarse. Retiramos del horno y cuando el queso aún está caliente colocamos encima un pequeño trocito de prosciuto.

Crostini con mascarpone y mojama

Hacemos rebanadas finas de una baguette. Mojamos un lado con aceite de oliva y sobre esa superficie untamos el queso mascarpone. Luego cortamos un trozo de mojama y la colocamos encima del queso.

Bruschetta de hígado de pollo con cebolla caramelizada

Preparamos la bruschetta de la forma habitual. En una sartén con una nuez de mantequilla pasamos una cebolla y filetes finos de hígado de pollo, salpimentamos y dejamos que se doren. Cuando la carne se ha hecho la retiramos. Añadimos a la cebolla un poco de vino y un terrón de azúcar moreno. En diez minutos tendremos la cebolla caramelizada. Colocamos la cebolla sobre la bruschetta y encima algunas láminas de carne. 

Bruschetta con aceitunas rebozadas y puré de queso manchego

Preparamos la bruschetta como viene siendo habitual. Cocemos una patata y la mezclamos a partes iguales con queso manchego curado y una cucharada de mantequilla. Si se quiere se le puede dar color con una punta de pimentón. Untamos con este puré la bruschetta.
Pasamos las aceitunas rellenas de pimiento rojo por harina, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado. Las freímos en aceite y luego las colocamos sobre papel absorbente. Finalmente colocamos las aceitunas sobre el puré.

Bruschetta de ensalada de tomate, ricota, feta y salmón ahumado

Hacemos una mezcla con tomate, cebollino, el queso feta y el salmón ahumado todo cortado muy fino. Preparamos la bruschetta como siempre, untándola con ricota. Sobre el queso colocamos la ensalada y que regamos con un poco de zumo de lima.

....y cualquier otra idea que se os pase por la cabeza. Le añadís un postre sencillo y rápido, un buen champagne o sidra y ya tenéis la cena solucionada.

viernes, 25 de diciembre de 2020

MHPC os desea FELIZ NAVIDAD

 


Menú de Navidad con recetas griegas

 La Navidad en Grecia, y en general en todos los países cristiano ortodoxos, no es la fiesta religiosa más importante. Dicho lugar lo ocupa la Pascua, es decir, la Semana Santa. Por otro lado debido a las diferencias entre el calendario católico y el ortodoxo, la Navidad ortodoxa se celebra el 6 de Enero. Todo lo dicho, no existe una gastronomía griega muy específica para la Navidad - algo que sí ocurre para la Semana Santa - pero podemos emplear recetas tradicionales que por su exotismo seguro que encantan a nuestros invitados. Como ocurre con la cocina italiana, a poca gente le disgusta la cocina griega así que el éxito está asegurado.


Entrantes

Para los entrantes vamos a hacer unos mezze, esto es, el equivalente a las tapas españolas, los pintxos vascos, o los antipasti italianos.

Mezze








Taramosalata (ensalada de huevas de pescado)



Saganaki (queso rebozado)




Garides saganaki (gambas con queso)

2º Entrante 




Avgolemono (sopa de huevo, limón y pollo)

Plato Principal




Postre




Galaktoboureko (pastel de crema)

Bebidas

Vino retsina

Licores

Ouzo, Nama






Menú de Navidad con recetas italianas

 Con un menú italiano es imposible fallar en Navidad o cuando sea...


Primer entrante




Segundo entrante




Plato principal





Postre




Bebidas

Prosecco, Chianti, Refrescos

Solomillo de avestruz a la salsa de mostaza

 


Tal vez estés cansada/o de repetir siempre las mismas recetas para tus ágapes de Navidad. Quieres probar cosas nuevas sin que la novedad sea vista como algo excéntrico y desde luego sin que se cuestione la calidad del resultado.

Creo que con la carne de avestruz podéis dar la campanada.

La avestruz es un ave de gran tamaño que vive en las sabanas africanas. No puede volar, pero a cambio es capaz de desplazarse a velocidades sostenidas cercanas a los 60 kilómetros por hora. No voy a explicar gran cosa sobre esta ave porque todos la hemos vistos en documentales y en el zoo de nuestra ciudad. 

Lo que no todos saben es que desde el siglo XIX existen granjas en las cuales se crían avestruces para obtener carne. La carne es una mezcla entre la carne de pavo o pollo y la carne de ternera ; sin embargo es un tipo de carne muy rico desde el punto de vista nutricional - con valores que superan a las carnes anteriormente mencionadas - y con muy poca grasa, lo que la hace muy sana.

Para cocinar avestruz debemos tener en cuenta la cantidad y el modo de disponer de la misma. Para cortes pequeños, se la puede considerar y tratar igual que el pollo o el pavo. Cuando tenemos cortes mayores - bistec de avestruz o solomillo - se la considera igual que la ternera, sólo que menos grasa y también menos dura. A efectos prácticos, la carne de avestruz es un tipo de carne roja. 

En muchos países es posible encontrar avestruz en las carnicerías procedentes de granjas de cría locales. Si no hay granjas locales el producto suele proceder de Suráfrica, el mayor exportador. Incluso es bastante habitual encontrar suministradores online. En España he encontrado "El Club de la Carne" (http://www.elclubdelacarne.com/carnes-exoticas-1/carnes-africanas/carne-de-avestruz/solomillo-de-carne-de-avestruz-1.html) que vende 400 gramos de solomillo de avestruz a unos 13 euros.

Una avestruz no es un pollo "grande". Por tanto los despieces no son iguales que los del pollo, procediendo mayormente de las piernas, los muslos y su parte posterior, no existiendo "pechuga".  La carne se comercializa formato de bistec, solomillo o estofado, aunque también se pueden encontrar hamburguesas o salchichas de avestruz.

La carne de avestruz se considera poco hecha con 6 minutos y muy hecha con 14.

Para cocinar avestruz hay que hacerlo como si fuera ternera pero al ser menos dura los tiempos de cocción son menores. También hay que tener en cuenta que tiene menos grasa, por lo que si realizas un horneado hay que cocinarla siempre "a la poulé", esto es, envuelta en bacon o de otro modo la notaréis demasiado seca.

Hay muchas recetas de avestruz. Hoy os presento una con poco riesgo que seguro que encanta a vuestros invitados.


INGREDIENTES (4 personas) :

100 gramos de carne de solomillo de avestruz como mínimo por comensal. Por tanto necesitáis para 4 personas un solomillo de 400 gramos como mínimo (lo recomendable sería 150-200 gramos por comensal)
Bacon
Media cebolla morada
1 diente de ajo
2 cucharadas de mostaza francesa
Medio vaso de crema de leche
Medio vaso de vino blanco
Medio vaso de caldo de pollo
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva
Perejil

Precalentamos el horno a 190 grados. Cogemos el solomillo entero y lo salpimentamos. A continuación lo envolvemos completamente en bacon y lo horneamos durante veinte minutos.

Mientras horneamos el avestruz vamos a hacer la salsa. En una sartén vertemos un chorro generoso de aceite de oliva y en el freímos la cebolla y el diente de ajo bien picados. Cuando la cebolla empieza a transparentar, añadimos el vino y cuando reduce a la mitad incorporamos la mostaza (recordad, debe ser mostaza francesa bien fuerte, de esa que al llevarla a la boca se va directamente a la nariz y casi nos hace estornudar). Disolvemos bien la mostaza en el vino. A continuación añadimos la crema de leche, el caldo de pollo y una cucharada de perejil picado además de media cucharadita de sal.

Ponemos a fuego medio y en ese momento añadimos los solomillos con el bacon que retiraremos al servir,  dejando hervir durante cinco minutos.

Preguntaréis varias cosas. ¿Por qué no hacer el solomillo con la salsa? Porque es poco graso y no aporta suntuosidad a la salsa. Es mejor hacerlo al horno e incorporarlo a última hora. Por la misma razón es preciso envolverlo en bacon para evitar que se seque. 

Lo mejor es servir las raciones acompañadas de setas salteadas - champiñones o gírgolas - o una patata asada al horno. Es una receta de sabor refinado que no desmerece ninguna mesa navideña.

jueves, 24 de diciembre de 2020

Media Hora para Cocinar os desea una muy Feliz Navidad

 
























Ha sido un año para olvidar, para qué vamos a engañarnos. Muchos ya no están con nosotros y otros muchos lo están pasando francamente mal. Solo cabe desear que esto acabe pronto y podamos recuperar una vida como la que teníamos, a ser posible incluso mejor. 

Menú de Navidad vegano

 

Es posible que seas vegetariano o bien acuda a tu casa un invitado que lo sea. Confeccionar un menú de Navidad vegetariano es perfectamente posible, existiendo docenas de recetas donde elegir sin que por ellas aparezca por ningún lado carne, pescado, huevos o lácteos.

Entrantes
Borscht (sopa de remolacha)
Braseado de verduras con salsa romesco
Plato Principal
Falafel (albóndigas de garbanzos)
Ensalada roja de cous-cous
Postre
Panna cotta  (hecha con leche de soja y agar-agar)
Piña

Borscht

INGREDIENTES :
1 cebolla morada grande
1 remolacha
4 tomates maduros
1 vaso de caldo de verduras
3 cucharadas de vinagre
1 cucharada de azúcar (por lo del agridulce...)
3 vasos de agua embotellada o filtrada
Sal
Aceite virgen extra
Pimienta negra
  
En primer lugar freimos la cebolla bien picada hasta que se dore. Entonces añadimos los tomates sin piel ni semillas y cortados en dados, así como la remolacha pelada y rallada. Removemos bien. A continuación añadimos el vinagre, el azúcar, el caldo y el agua. Llevamos a un hervor y entonces dejamos a fuego lento. Vamos rectificando de sal y pimienta, incluso de azúcar, para dejar un sabor agridulce suave. Se deja al fuego hasta que las verduras se cocinan pero sin perder la textura (el tomate no se ha de deshacer).

Se suele servir adornada con eneldo. También cabe decir que a menudo no se ralla la remochala, sino que se cocina en trozos. Hay muchas variaciones de esta sopa como la hay del goulash.

Braseado de verduras con salsa romesco

INGREDIENTES :
Alcachofas
Espárragos verdes
Calçots

En una bandeja que pueda ir al horno colocamos las alcachofas y los calçots. Rociamos con aceite virgen extra y sal. Metemos en el horno a 150 grados durante unos veinte minutos. Los espárragos los hacemos a la plancha. Servimos acompañados con salsa romesco que podéis comprar hecha sin ningún problema.

Falafel

INGREDIENTES :
1/4 Kg de garbanzos secos
1 cebolla morada tipo "Figueres"
2 dientes de ajo
perejil
sal
pimienta negra

Dejamos los garbanzos secos en remojo 24 horas. Escurrimos y pasamos por la batidora eléctrica hasta que quede una pasta muy fina. Añadimos la cebolla muy picada, los dos dientes de ajo, el perejil picado y una cucharadita de sal y otra de pimienta. Lo volvemos a pasar por la batidora muy brevemente porque esta vez debe quedar una masa "gruesa". Hacemos bolas del tamaño de una bola de ping-pong (4 cm de diámetro) o incluso menor. Ponemos la freidora con abundante aceite y cuando estamos seguros que está bien caliente echamos las bolas para que se doren bien.

Ensalada roja de cous-cous

INGREDIENTES :

1 vaso de cous-cous (sémola fina de trigo)
1 vaso de agua
1 docena de fresones (mejor sin son ácidos)
1 manzana tipo fuji o royal gala
2 tomates raf
1 pepino mediano
1 cebolla tierna
1 limón
1 cucharada de perejil picado
Sal
Pimienta negra
Aceite virgen extra de oliva
Vinagre balsámico de módena

Hervimos el agua y la vertemos sobre el cous-cous. Dejamos reposar hasta que la sémola se ablande o bien hasta que absorba toda el agua. Si no ha sido suficiente, añadiremos más agua hirviéndola en pequeñas cantidades. Si disponéis de aparatos para la cocción al vapor, utilizadlos para ablandar el cous-cous, son más eficaces.
Separamos 6 fresones y los trituramos, incorporándolos al cous-cous y mezclando con la mano para que quede bien mezclado. Rallamos la cebolla, picamos muy fino el perejil y los añadimos a la masa junto a una cucharadita de sal y una pizca de pimienta negra. Mezclamos de nuevo con las manos.
A continuación cortamos en dados pequeños - pero no demasiado - el pepino sin piel, los fresones restantes, la manzana (es conveniente remojar los cubos de manzana en zumo de limón para evitar la oxidación) y los tomates raf pelados. Mezclamos con una cuchara. Finalmente aliñamos con aceite de oliva y un buen chorro de vinagre de Módena. Se deja reposar en la nevera un mínimo de dos horas y ya está listo para servir.
 
Panna cotta

3/4 de litro de leche de soja
100 gramos de azúcar *
agar-agar
Canela en rama (opcional)

* cuidado con la cantidad de azúcar que algunas leches de soja son muy azucaradas

En primer lugar mezclamos la leche de soja y el azúcar en una cazuela que calentamos hasta que hierva. Si nos gusta el sabor de la canela podemos hervir con una rama de canela. Removemos continuamente para evitar que el azúcar se pegue. Retiramos.

Añadimos el agar-agar (un alga que se vende desecada y que tiene la propiedad de gelatinizar) y mezclamos hasta que se deshazga. Rellenar moldes individuales o bien llenar un molde largo e ir cortando porciones a medida que vayamos necesitando. A esto último la gelatina se presta bastante bien ya que la consistencia de la panna cotta es mayor que la del flan. Metemos el molde en la nevera y al día siguiente ya estará lista para ser consumida. Además la panna cotta admite muchas variaciones como añadir un licor en la mezcla, servir con chocolate líquido o mermelada etc.

Menú de Navidad para niños

 

Supongo que muchos de vosotros contará con niños para estas fiestas navideñas. Si ya resulta un quebradero de cabeza contentar a los adultos con los niños la cosa se complica aún más.  He aquí algunas sugerencias :

  • Hacedles la vida fácil y por ende a vosotros mismos. Nada de sibaritismos ni de complejas preparaciones. Es cierto que los niños están más que capacitados para probar nuevas cosas pero el conservadurismo por una vez es el mejor aliado de los adultos.
  • Servid alimentos fáciles de comer. Entre un bistec que hay que cortar y masticar con dificultades si la carne es prieta, preferiremos una hamburguesa donde lo uno y lo otro se simplifica de forma considerable.
  • Sorprendedles : la hamburguesa del ejemplo anterior se puede hacer de aburrida carne de ternera o bien con carne de avestruz, potro o canguro. Cuando regresen de las vacaciones navideñas estarán encantado de contarles la peripecia culinaria a sus amigos del colegio. Recuerdo que cuando comí camello en Arabia pasé como tres o cuatro meses contándolo a todo quisque que se me acercaba...y eso que ya tenía casi treinta años. Parecía Forrest Gump y su caja de bombones.
  • Olvidad un poco la rigidez a la hora de alimentar a los niños. Ya sabemos todos que no hay nada mejor que la fruta y verdura, pero por un día que no coman esos productos no va a pasar nada de nada.
  • Si hay muchos invitados y estáis tensos por las ganas de agradar o aparentar, que vuestro mal humor no lo paguen los niños. Se van a comportar igual que siempre, así que actuad con naturalidad ante un comportamiento que toleráis cuando no hay visitas.
  • Recordad que el estómago de los niños es mucho menor que el de los adultos y que  además, libre de los convencionalismos que maniatan a los mayores, cuando dicen basta es basta. Raciones juiciosas y pequeñas.

MENU NAVIDEÑO PARA NIÑOS

 Entrantes

Mezcla de aros de calamar y cebolla
Croquetas de ibérico
Gambas saladas
Espárragos

Platos principales

Lomo de merluza a la romana

y/o

Hamburguesa de carne "exótica" (canguro, avestruz, potro etc) cocinada a la parrilla con patatas paja o chips

Postre

Helado

Dulces navideños

Bebidas

Refrescos azucarados, mosto, zumos, agua etc.

MEZCLA DE AROS DE CALAMAR Y CEBOLLA


Esta receta seguramente gustará mucho a los niños. Se puede jugar con ellos a descubrir cuál de los aros es cebolla y cuál es calamar antes de comerlos (¡no es fácil!)

INGREDIENTES :

Calculad media docena de aros de cebolla y media de aros de calamar por niño como mucho
2 cebollas grandes 
1 huevo
1 cucharada y media rasa de harina de trigo
Una cucharadita de levadura química (alrededor de 5 gramos)
Agua con gas
sal
Aceite virgen extra de oliva
Harina de trigo

En un bol mezclamos el huevo con la harina y la levadura. Utilizamos la batidora de varillas para eliminar los posibles grumos. La mezcla probablemente ha quedado algo espesa. La rebajamos con agua con gas - o agua normal - hasta que quede con la consistencia de una papilla más bien líquida.
En otro bol salamos y enharinamos las anillas de calamar. Este es un paso importante, no lo olvidéis. 
Para hacer los aros de cebolla dividimos la misma en secciones de un ancho similar al que hemos asignado a los aros de calamar. Con cuidados separamos las secciones más grandes y desechamos las más pequeñas. Estos cículos de cebolla los metemos en agua durante una hora, más o menos. Después del remojo las salamos y enharinamos igual que habíamos hecho con el calamar. 
Vertemos aceite en una sartén hasta alcanzar 1 cm de profundidad. Calentamos hasta que está a punto de humear. 
Bañamos las anillas en la pasta y escurrimos bien antes de meter en la sartén. La fritura debe ser burbujeante siendo innecesario dar la vuelta a la anilla si hemos tenido la precaución de llenar suficientemente la sartén con el aceite. También es preciso evitar que las anillas se toquen entre sí. En menos de un minuto la anilla estará dorada e inflada como en los rebozados industriales que encontramos en los supermercados. Como ya digo, el aspecto de ambos tipos de anillas será idéntico y puede dar pie a un divertido juego.


CROQUETAS DE IBÉRICO


INGREDIENTES :

cebolla morada
ajo
harina de trigo
harina de galleta 
mantequilla
1 litro de leche entera
jamón curado
huevo
sal
aceite virgen de oliva



En un cazo vertemos el aceite y freimos la cebolla muy picada con un diente de ajo. Cuando la cebolla esté vencida añadimos el jamón en trocitos pequeños y ponemos fuego muy lento. Retiramos el ajo e incorporamos una buena cucharada de mantequilla y al fundir otra de harina de trigo. Trabajamos con una cuchara o unas varillas para que la salsa vaya ligando. Empezamos a incorporar la leche poco a poco. Cuando la masa ya esté ligada y no de para más seguimos añadiendo más mantequilla, harina y leche sin parar de trabajarla con la cuchara. Deberemos calcular la cantidad de ingredientes según el número de croquetas que deseemos. Echaremos sal e iremos comprobando que el sabor se aleja del sabor de la harina cruda y toma el sabor del jamón. Separamos bolas de masa y la trabajamos para obtener la forma cilíndrica de las croquetas. Enharinamos, bañamos en huevo y harina de galleta y freimos en abundante aceite. Hay que tener cuidado con la sal ya que el jamón incorpora bastante y con el calor aún la acentua más. 
Las croquetas suelen agradar a todos los niños sin excepción. Son fáciles de comer y la bechamel les encanta, ya sea empleada en estas croquetas, en la lasagna o los canalones.

GAMBAS SALADAS :

Las gambas saladas son un aperitivo muy popular en Andalucía. Se suelen comprar ya hechas pero también es posible hacerlas en nuestra cocina. Yo suelo emplear gambas muy pequeñas que se pueden comer sin pelar ni retirar la cabeza. Se toman generalmente frías.
Muchos niños desarrollan un sentido del gusto extremo. Algunos se apasionan por lo dulce y otros en cambio por lo salado. Con el paso del tiempo la adquisición de nuevos matices del sabor acabará por equilibrar el sentido del gusto. Por esta razón esta sencilla tapa será adorada por algunos niños pero también aborrecida por otros. Esperamos que sean más los primeros que los segundos.

INGREDIENTES :

1 Kg de gambas pequeñas
Agua
80 gramos de sal marina gruesa

En una cazuela grande ponemos a hervir unos dos litros de agua con 40 gramos de sal gruesa. Mientras pulimos las gambas retirando los bigotes largos y otras partes que pudieran ser molestas al comerlas.
Cuando el agua hierve a borbotones, retiramos del fuego y metemos las gambas en la cazuela inmediatamente durante cinco minutos, ni uno más ni uno menos. Transcurrido el tiempo las llevamos a una cazuela con idéntica cantidad de agua y de sal pero esta vez muy fría, casi helada. Las dejamos otros cinco minutos, las escurrimos y están listas para ser consumidas.

ESPÁRRAGOS BLANCOS :

Este sencillo y nutritivo entrante puede ser muy divertido para los niños si les dejamos comer los espárragos como se deben comer, esto es, sujetándolos por un extremo con la mano mientras nos los llevamos a la boca. No se trata sólo de un juego de niños. Los espárragos blancos no se deben comer con cuchillo y tenedor, sino siempre se sujetan con la mano. Y esto es válido en cualquier circunstancia, tanto en una cena informal como en cenas de gala.

LOMO DE MERLUZA A LA ROMANA :

Escogemos los lomos porque están libres de espinas. Los salamos, enharinamos y mojamos en huevo para freírlos a continuación hasta que queden crujientes y dorados. Se sirven con mahonesa o zumo de limón.

HAMBURGUESA DE CARNE EXÓTICA :

Este va a ser el plato fuerte de la comida. Actualmente es relativamente fácil encontrar carne de avestruz, canguro o potro y la "osadía" de probar algo tan fuera de lo común será un imán muy atrayente para cualquier niño. La picamos como si fuera carne de ternera y le añadimos un huevo, harina de galleta, perejil y sal. Hacemos una masa y cortamos bolas que aplastaremos hasta formar circulos perfectos no demasiado anchos que llevaremos al grill o la barbacoa hasta que la rejilla quede bien marcada por lado y lado.

Lo más visto de los últimos 30 días

Entrada destacada

Tres recetas con Jamón Ibérico

Ni el gazpacho, ni la paella, ni ninguna otra receta o producto español impresiona más en el extranjero que el jamón ibérico. Cualquier coci...