Busca tu receta

Translate

lunes, 19 de febrero de 2018

Todo lo que querías saber sobre las legumbres y nunca te atreviste a preguntar


Se denominan legumbres a las semillas de las plantas conocidas como leguminosas. Aunque existen multitud de leguminosas, sólo unas pocas se emplean en la alimentación humana, destacando los garbanzos, alubias, lentejas, cacahuetes, soja, habas, guisantes, almorta, alfalfa, altramuces y algarrobas. Si bien se suelen comer deshidratadas – salvo excepciones – no presentan diferencias nutricionales con las frescas salvo en la cantidad de agua que contienen. Las legumbres destacan por la cantidad de proteína de origen vegetal que aportan a nuestra dieta. El contenido en la mayoría de semillas oscila entre un mínimo del 20% hasta un máximo del 38% en la soja y el cacahuete. De hecho esta riqueza en sustancias nitrogenadas, lo que son a fin de cuentas las proteínas, han sido utilizadas históricamente por el ser humano para alimentar al ganado y también para fijar el nitrógeno en suelos pobres en los que alternaba los cultivos tradicionales con los de leguminosas.

El 60% del contenido de las semillas se encuentra en forma de carbohidratos, tanto de tipo complejo como el almidón o simple como la glucosa, fructosa, rafinosa etc. También son muy ricas en fibra por lo que son imprescindibles para prevenir el estreñimiento o ralentizar la digestión, algo necesario en los diabéticos para evitar los picos de glucemia.

Las legumbres poseen buenas cantidades de micronutrientes, destacando el cobre, hierro, calcio así como la vitamina B1, B3 y B9. No obstante prácticamente carecen de vitamina C excepto cuando están verdes.

En cuanto a las proteínas son de fácil asimilación pero suelen ser deficitarias del aminoácido metionina, por lo que se complementan muy bien con los cereales que sí la poseen. De igual manera los cereales son deficitarios de lisina que a su vez sí poseen las legumbres.

Existe la creencia que generan gases. Ello es debido a la rafinosa, un oligosacárido que puede fermentar en el intestino generando los molestos gases. Las legumbres más propensas a producir gases son las alubias, la soja y las habas. Las que menos los guisantes, lentejas y garbanzos. Sin embargo estos gases se producen o bien porque no se han preparado correctamente antes de la cocción o porque el sujeto no las come a menudo.  Cuando la flora intestinal se acostumbra a las legumbres, los gases desaparecen y su efecto es muy positivo ya que son alimentos de lenta absorción. 

Respecto a la preparación habéis de tener en cuenta  que  mientras algunos productos como el pescado y la carne ceden agua cuando se les cuece, otros como los cereales y las legumbres la ganan (se hidratan). Además para cocer las legumbres secas es preciso hidratarlas durante un mínimo de 8 horas. Con esta operación ganarán agua y será más fácil cocerlas. Nunca remojéis las legumbres con bicarbonato porque fulmina la vitamina B1. En principio las lentejas, debido a su pequeño tamaño, no se deben remojar si bien algunos tipos como las castellanas lo necesitan  (algo que en cambio no es necesario con las pardinas o las de tipo naranja).

Todas las legumbres secas se cuecen partiendo de agua fría. Cuando el agua empieza a hervir se debe mantener la cocción tumultuosa con la cazuela destapada durante unos 10 ó 15 minutos transcurridos los cuales se deberá moderar el fuego siguiendo la cocción convencional. Con la soja este periodo se incrementa hasta la hora. Una buena táctica para ablandar las legumbres es lo que popularmente se conoce como "asustar". Por asustar se entiende parar la cocción tumultuosa vertiendo agua fria. Esta técnica es adecuada para las lentejas y las judías secas pero no se debe practicar con los garbanzos ya que quedarían duros como piedras. El tiempo de cocción varía con cada tipo de legumbre y aún con las distintas variedades de una misma clase. Generalmente es de 90 minutos para las variedades pequeñas y hasta dos horas para las más grandes. Este tiempo se acorta sustancialmente empleando una olla a presión.

Es importante eliminar la espuma, ocasionadas por las impurezas del agua y por las mismas legumbres, de forma regular. Puesto que las legumbres se hidratan hemos de prever la cantidad de agua a añadir. En general para un resultado "seco" cada unidad de legumbres se hervirá en tres unidades de agua (es decir, un vaso de legumbres en tres vasos de agua) mientras que si se desea un resultado caldoso la proporción es de 1 a 5. Todo ello SIEMPRE teniendo en cuenta la previa hidratación de 8 horas.

Las legumbres constituyen un excelente aporte de proteínas de origen vegetal, de energía a través de los carbohidratos y de fibra, con lo que deberían ser consumidas  entre 2 y 3 veces por semana. Entre ellos las más populares son las lentejas y los garbanzos. Como todo alimento que contiene proteína debe vigilarse su ingesta ya que pueden producir alergia (principalmente la lenteja, guisante, cacahuete, soja y altramuz) mientras que la que menos problemas provoca es la alubia. Si el individuo es alérgico se pueden tener también problemas con aditivos que se obtienen de las legumbres (espesantes y estabilizantes) como son la goma arábiga, el traganto,  el guar y el garrofín y que pueden estar presentes en cualquier producto alimenticio.

Donoughts easy recipe


A very simple recipe for making donuts with a result very similar to sweets that are marketed under the same name.

INGREDIENTS (between 12 and 20 donuts, depending on size)

2 tablespoons white vinegar
2 tablespoons of milk
2 tablespoons of lard
Half a glass of white sugar
1 egg
Half a teaspoon of vanilla extract
2 glasses of flour for baking
Half a teaspoon of baking soda
A pinch of salt
Sugar glass
Sunflower or corn oil


First of all let's 'cut' the milk. We add the vinegar to it and wait for it to thicken. We reserve

In a large bowl beat the butter - previously melted in the microwave - with the sugar until there is a soft cream. Add the egg and vanilla mixing thoroughly.

We sift the flour, baking soda and salt and add them. We knead well and stretch the dough on a clean and dry surface to form a sheet 1 cm thick.

We make ourselves with two circular molds, one large and one smaller. The big one will make the external form and the small one the central hole (for example a bowl of soup and a small glass of liquor). We cut the shapes and remove the central hole.

Once we have shaped the donuts we let them rest for 15 minutes.

Pour a lot of oil (at least two fingers deep) in a pan and when it is hot add the donuts, leaving them to fry with a good bubbling until they are golden brown. If necessary, we turn them over (I say necessary in case the bubbling of the oil does not cover the donut well). You will also notice that as a result of bicarbonate the donut will be inflated.

When they are golden, remove from the oil, place on absorbent paper and sprinkle with hot sugar. They can be served hot or left to cool. The result in both cases is spectacular.

viernes, 16 de febrero de 2018

Sugerencia de menús para este fin de semana (17-18 Febrero 2018)

SÁBADO


Desayuno






------------------

Almuerzo


Entrante



Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

------------------

Cena


Entrante



Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

------------------

DOMINGO


Desayuno


Zumo de naranja

Cereales con leche

------------------

Almuerzo


Entrante



Plato principal



Postre




------------------

Cena


Entrante



Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

jueves, 15 de febrero de 2018

martes, 13 de febrero de 2018

Otro bulo dietético : la sopa quemagrasas


Los bulos referidos a la alimentación, y sobretodo a las dietas adelgazantes, son difíciles de erradicar por mucho que los científicos y la lógica las desmientan a diario. Hay algo atrayente en las mismas que por alguna razón seduce a los individuos que siempre están dispuestos a adherirse a cualquier idea extravagante antes que aceptar lo que le propondría cualquier nutricionista juicioso : comer menos.  Lo peor no es la corte de crédulos que secundan dietas imposibles, si no cuando un medio de comunicación la expone como si se tratara de una verdad irrefutable. Hoy mismo, sin ir más lejos, "El Confidencial" se ha hecho eco de la sopa quemagrasas.  En un párrafo afirman : 

"La receta de la sopa consiste en una serie de verduras frescas, baratas y localizables en cualquier supermercado que, como en una sopa convencional, son hervidas al vapor. Su secreto radica en que es una sopa hipocalórica con muy bajas cantidades de sustancias grasas e hidratos de carbono. Su nombre proviene del hecho de que cuanta más cantidad de sopa bebas, más peso estarás perdiendo, ya que se compone de “frigorías” que, al ser metabolizadas, el cuerpo quema más calorías que las que la sopa aporta. También se encarga de limpiar el cuerpo de impurezas y los que ya la han probado aseguran sentirse mucho más ligeros."

Quien sepa algo de nutrición humana probablemente se habrá puesto más colorado que un tomate. En primer lugar hablan de frigorías como si se tratara de calorías negativas, es decir, alimentos que al ser metabolizados "queman" más calorías de las que aportan. Tal cosa no existe. En primer lugar el término "frigoría" es una unidad de calor que se utiliza para medir la cantidad de energía que se debe aportar para reducir la temperatura de un local. Se emplea SIEMPRE en el cálculo de aires acondicionados, jamás en nutrición. Por otro lado no existen alimentos que aporten calorías negativas o cuya metabolización requiera más energía de la que aportan. El único elemento que consumimos y que no aporta calorías es el agua. A partir de ahí, todo aporta calorías aunque sea un escuálido nabo. De hecho ni siquiera beber agua fría obliga a nuestro organismo a gastar energía en su ingesta (este es otro bulo muy popular, esto es, que beber agua fría o muy fría adelgaza).

En otro párrafo del artículo se indica :

"Dicho caldo fue patentado por un conjunto de especialistas del Sacred Heart Memorial Hospital, en Estados Unidos, para hacer adelgazar a pacientes que debían ser operados del corazón urgentemente y que, para ello, necesitaban perder peso de forma inminente."

En primer lugar el Sacred Heart Memorial Hospital no se encuentra en los Estados Unidos, si no en Canadá. Y están bastante hartos de que alguien se haya inventado que la dieta de la sopa quemagrasas sea cosa suya. Tan hartos estaban que en 2004 emitieron un comunicado diciendo que "ningún nutricionista del Hospital tomó parte en el desarrollo de esta dieta". A pesar de este comunicado, y muy a su pesar , la dieta ha pasado a la cultura popular como la "Dieta del Sagrado Corazón".

Según sus partidarios se realiza únicamente durante 7 días y básicamente consiste en tomar una sopa de verduras. Transcurrido el plazo el individuo habrá perdido alrededor de 8 kg. Tal vez es cierto, pero no se trata de una dieta quemagrasas. El peso se reduce porque se consume mucha menos cantidad de calorías. Si bien tomar sopa de verduras no es malo, la dieta en si es pobre en determinados grupos de alimentos y eso a la larga es perjudicial. Una dieta se debe planificar con el médico y un nutricionista. Cualquier acción que se emprenda por cuenta propia puede tener graves consecuencias sobre nuestra salud. Crear además un bulo basado en una dieta nutricionalmente deficiente y que además parece respaldada de forma falsa por un hospital de renombre debería ser punible por Ley.

viernes, 9 de febrero de 2018

Dulces de Carnaval

Los carnavales siempre han sido pródigos en recetas, sobretodo de dulces. He aquí algunas muestras...



Pedos de monja :

Buñuelos muy populares en muchos países.





Orejas de Carnaval :

Típicas de León y muy sabrosas





Filloa de Carnaval :

Parecidas a las crepes pero no son crepes...

Sugerencia de menús para este fin de semana (10-11 Febrero 2018)



SÁBADO


Desayuno



Bacon con  huevos fritos

Zumo de naranja

Almuerzo


Entrante



Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

---------------------

Cena


Entrante



Plato principal


Flamenquines


Postre

Fruta del tiempo

-------------------

DOMINGO


Desayuno



Zumo de naranja o café con leche

-------------------

Almuerzo


Plato único



Postre



--------------------

Cena


Entrante

alcachofas gratinadas



Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

miércoles, 7 de febrero de 2018

Berenjenas alla putanesca


Esta receta italiana se puede tomar tal cual, como un entrante de verdura, o bien como acompañamiento de carnes y pescados. Antes de cocinar la berenjena hay que tomar un par de precauciones. La primera consiste en eliminar la solanina, una substancia tóxica que contiene y que le confiere un sabor amargo. Para ello basta con cortar la berenjena en rodajas y sumergirla en agua - lo justo para cubrir - con una cucharadita de sal. La mantendremos en remojo al menos un par de horas y luego descartaremos el agua (veremos que ésta se ha tornado de un ligero color verdoso). Este remojo tiene otra finalidad importante, que refiere a la segunda precaución que debemos tomar a la hora de cocinar berenjenas. La pulpa de la berenjena es muy esponjosa y si la freímos directamente absorbe todo el aceite, quedando aceitosa y muy poco apetecible. En cambio, si la mantenemos en remojo previo, el agua ocupará los espacios ahora vacíos de la pulpa evitando que absorba demasiada grasa y quede blanda y sin gracia.

Por si alguien está preocupado, para intoxicarse con solanina se necesitaría comer una gran cantidad de berenjena para que esto ocurriera, así que el remojo previo se realiza básicamente para que amargue menos, no para evitar la toxicidad (aunque el sabor amargo lo da realmente la solanina). Lo que nunca se debe hacer es comer berenjena cruda, ya que los efectos son mucho mayores y casi inmediatos (dolor de barriga, hinchazón etc).

INGREDIENTES  (4 personas) :

3 berenjenas medianas
600 ml de tomate triturado (3 vasos aproximadamente)
100 gramos de aceitunas negras sin hueso
5 filetes de anchoa en aceite de oliva
Un puñado de alcaparras
Media cucharadita de albahaca picada
Media cucharadita de orégano picado
Media cucharadita de perejil picado
1 diente de ajo
1 chile o guindilla picante (opcional)
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

Un par de horas antes de iniciar el cocinado cortamos las berenjenas en rodajas sin pelar y las introducimos en un bol. Vertemos agua salada hasta cubrirlas.

Justo antes de iniciar el cocinado retiramos el agua y dejamos las berenjenas escurrir para eliminar el exceso de agua.

Vertemos en una cazuela grande a fuego medio un chorro generoso de aceite de oliva. Incorporamos el diente de ajo al que habremos retirado previamente el germen verde central. Añadimos también las berenjenas y dejamos hacer, dando la vuelta de vez en cuando, durante 10 minutos.

Cuando las berenjenas están blandas añadimos los filetes de anchoa (mejor si los dividimos en varios trozos) y las alcaparras. También incorporamos las aceitunas y si queremos el chile picante troceado. Cocinamos 5 minutos más, removiendo de vez en cuando. La teoría dice que hemos de tener cuidado con no romper las rodajas de berenjena pero no os estreséis demasiado al respecto. Transcurrido el tiempo añadimos el tomate triturado y dejamos cocinar a fuego moderado alrededor de 20 minutos. 

Rectificamos de sal y pimienta si fuera necesario y servimos bien caliente espolvoreando un poco de mezcla de perejil, orégano y albahaca por encima.

Ya sea como acompañante o como entrante, nadie quedará defraudado.

lunes, 5 de febrero de 2018

Bolitas de coco


Un postre extremadamente fácil de hacer.

INGREDIENTES :

100 gramos de coco rallado
100 gramos de azúcar glass (impalpable)
2 claras de huevo

Se mezclan todos los ingredientes en un bol. Batimos bien. Cogemos una pequeña cantidad que quepa en la palma de la mano y le damos forma esférica. Lo habitual es depositarla en un papel individual que pueda ir al horno. 

Precalentamos el horno a 180 grados. Introducimos las bolas y dejamos hacer durante 15 minutos aproximadamente. Deben quedar doradas pero no en exceso.

martes, 30 de enero de 2018

Mitos y realidades sobre las harinas refinadas de trigo


En más de un artículo sensacionalista referido a la nutrición se menciona que las harinas refinadas (aquellas que se componen únicamente de almidón y gluten) son un peligro para nuestra salud. La harina refinada de trigo se caracterizan por mostra un color blanco y  un grano muy fino (casi se diría que es polvo). Son de largo las más utilizadas tanto a nivel doméstico como industrial. Con ellas se confecciona la mayoría de artículos de panadería. Los detractores indican que son perjudiciales para la salud porque tienen un índice glucémico muy alto, porque se blanquea con productos químicos, porque causa diabetes, cáncer etc. Veamos que hay de cierto y de falso en todo lo que se cuenta de las harinas refinadas.

  • La harina se blanquea con la ayuda de productos químicos perjudiciales para la salud : En concreto los detractores apuntan a que la harina se trata con compuestos clorados con tal fin. También se suele indicar que se emplea aloxano, una substancia que se emplear para inducir la diabetes en los ratones de laboratorio al destruir las células que generan insulina en el páncreas. El trigo, una vez molido, tiene un color amarillento procedente de sus pigmentos naturales. Para blanquearlo al gusto del consumidor - sí, suele ser el consumidor el culpable de muchas de las cosas que ocurren con los alimentos - en la Unión Europea sólo se permite usar ácido ascórbico, fosfatos, enzimas y otros compuestos autorizados que no son perjudiciales para la salud. Otra cosa es que tal blanqueamiento sea necesario, que no lo es. No sirve para nada. Como he dicho anteriormente sólo atiende a un gusto  muy extendido entre el consumidor. Otra cosa es lo que ocurre en los Estados Unidos donde sí que se emplea aloxano para el blanqueamiento. Cuando alguien de Europa lee un texto de nutricionistas norteamericamos alertando del uso de productos blanqueantes creen que el peligro también existe en nuestro continente, cosa que no es cierta. ¿Por qué la gente prefiere la harina refinada, también llamada "blanca" de trigo? Es un cuestión cultural. La harina oscura o amarillenta se relaciona con un pasado de penuria donde el pan era oscuro y el hambre provocado por las guerras o posguerras era un problema bien presente. Por tanto este mito es FALSO.
  • La harina refinada es menos nutritiva que la integral : la harina refinada se obtiene tras retirar el salvado (cáscara) y el germen al grano de trigo dejando el endospermo que se reduce por medio de un molino a un polvo fino. Este proceso elimina la práctica totalidad de la fibra y las vitaminas dejando el almidón, un carbohidrato, y el gluten, una proteína, como único aporte nutricional de la harina. El almidón es un carbohidrato de fácil absorción y eso provoca que nos saciemos rápidamente si bien sólo sirve para eso, para llenar, ya que el cuerpo necesita otros nutrientes para un correcto funcionamiento. El gluten es una proteína de escaso valor nutricional pero muy útil para dar al pan o a los productos de bollería la esponjosidad que el consumidor desea. Tampoco se puede decir que la harina integral sea un alimento completo, pero en comparación con la harina refinada, sí posee más nutrientes. Por tanto este mito es CIERTO.
  • El gluten es malo para la salud : como hemos visto antes el gluten es una proteína de escaso valor nutricional que sin embargo permite dar algunas características muy apreciadas en los productos de panadería como son la esponjosidad y la elasticidad. Está presente en todos los cereales de secano, no existiendo en el arroz ni el maíz, así como tampoco en pseudocereales como la quinoa y el amaranto. El contenido en gluten de las harinas de trigo varía. Las harinas de fuerza son las que más cantidad contienen y se emplean para hacer panes. Las harinas medias se emplean para masas como el hojaldre y las flojas, con la mitad de gluten de las fuertes, se utilizan para hacer galletas. Los detractores del gluten indica que causa problemas de salud a medio-largo plazo, diabetes e incluso que se pega a los intestinos debido a su viscosidad, impidiendo la absorción de otros nutrientes. Si bien es cierto que existen estudios que muestran un cierto aumento de la sensibilidad al gluten entre la población en las últimas décadas todavía no existe conclusiones claras al respecto. Lo cierto a día de hoy es que sólo las personas con declarada sensibilidad a esta proteína y por supuestos los celíacos deberían eliminar los alimentos con gluten de su dieta. Lo que es categóricamente falso es que el gluten se "pegue" al intestino puesto que se absorbe como cualquier otra proteína, si bien nuestro organismo obtiene poco provecho de la misma. Si no padeces celiaquía o sensibilidad al gluten, no hay ningún problema en consumir productos que la contengan. De la misma manera si decides no probar el gluten porque crees que te perjudica, tampoco te pierdes nada. Pero atención, si no pruebas el gluten y notas mejoría es posible que padezcas celiaquía o algún trastorno neurológico causado por el mismo sin estar diagnosticado, algo relativamente común. A partir de que obtengas un diagnóstico positivo, no sólo debes evitar las harinas con gluten, sino también las contaminaciones cruzadas que son el auténtico calvario del celíaco y el sensible al gluten. Las harinas integrales poseen la misma cantidad de gluten que las refinadas. Por tanto este mito es FALSO en condiciones normales de salud.
  • Si comes harinas refinadas puedes padecer diabetes : las harinas refinadas, desprovistas de fibra, vitaminas y lípidos, se absorben con suma facilidad en nuestro organismo. Eso da una impresión de saciedad inmediata. Pero si habéis comido un plato de pasta y al cabo de una hora tenéis hambre de nuevo es que habéis padecido un aumento súbito de la glucosa en sangre por una excesiva velocidad de absorción y el cuerpo os pide más comida ante la repentina bajada de los niveles de la misma. Esta velocidad de absorción se mide a través del índice glucémico (IG) siendo máxima para la glucosa (valor 100), muy alta para el pan blanco de harina refinada (73) y de sólo 51 para el pan integral. Al llevar la harina integral productos adicionales de no tan fácil absorción, sobretodo fibra, nuestro organismo tarda más tiempo en digerirla, provocando un aumento gradual y sostenido de la glucosa en sangre que hará que tardemos más tiempo en sentir hambre de nuevo. Si hemos comido un producto realizado con harina refinada volveremos a necesitar comida pronto y nuestro cuerpo sufrirá una serie de altibajos en la glucosa en sangre. Si además para saciarnos seguimos consumiendo harinas refinadas estas tarde o temprano se acumularán en forma de grasa y las células que almacenan grasas, denominadas adipocitos, pueden generar resistencia a la insulina. Es decir, una diabetes de tipo 2. Por supuesto que el consumo de harinas refinadas no es el único causante de diabetes tipo 2, pero la obesidad sí que es determinante. Y puesto que las harinas refinadas no sacian mas que a corto plazo, necesitamos ingerir más comida, con lo que el peligro de acabar padeciendo diabetes es mayor. Lo mismo se podría decir del cáncer que deriva de la obesidad...en algunos casos. Por tanto, este mito es MEDIANAMENTE CIERTO.
  • A la industria no le agrada la harina integral: si la harina integral es más nutritiva que la refinada, ¿por qué la industria no se lanza a producir mayoritariamente productos de harina integral? La razón es que el gusto del consumidor todavía es favorable al "blanqueamiento" pero también por otra razón menos conocida : la harina integral contiene lípidos y es más fácil que se vuelva rancia. La harina refinada, al carecer de lípidos, puede almacenarse por largos periodos sin estropearse. Algunos fabricantes para sortear el problema de hecho venden productos hechos con harinas integrales que en realidad no lo son. Me explico. Puesto que la harina integral tiene un periodo de vida más corto lo que hacen es emplear harina refinada a la que añaden semillas con fibra y oscurecen empleando malta. Eso no es harina integral, pero los productos de panadería resultantes parecen a la vista de tipo integral. A menos que los gobiernos empiecen a priorizar el consumo de harina integral, tenemos refinada para tiempo. Por tanto este mito es CIERTO.
  • A la industria sí le agrada la harina sin gluten: separar el gluten del almidón tiene un coste que la industria transfiere al consumidor. Los celíacos han padecido durante años un sobrecoste brutal que en los últimos tiempos se ha relajado - relativamente, no todo lo que se anuncia sin gluten es apto para celíacos - porque la industria ha podido colocar productos sin gluten entre consumidores que en principio no serían clientes primarios para los mismos. Debido a campañas de divulgación que atacan al gluten como origen de todos nuestros males muchos consumidores se han lanzado a comprar alimentos que carecen del mismo a un precio superior al normal. Y por la misma razón que hay gente que compra leche enriquecida con omega-3 y vitamina D, hay otra que ha experimentado placébicas mejoras que a los bolsillos de la industria alimentaria le suenan a gloria. A la gloria del dinero. Por tanto este mito es CIERTO.
  • El trigo que comemos no es el mejor disponible: hasta mediados del siglo XX la gente consumía una gran cantidad de variedades diferentes de trigo. Tras la Segunda Guerra Mundial, ante el enorme aumento de la población, se priorizaron algunas variedades que por su gran productividad y alto porcentaje de gluten parecían las más idóneas para la industria. De esta manera el trigo que consumimos es pobre en proteínas y carece de algunos aminoácidos esenciales, además de no ser muy rico en vitaminas aunque lo consumamos en su forma integral. Así en la actualidad el 90% de la producción mundial es de la variedad triticum aestivum en detrimento de otros tipos más escasos y que se venden en tiendas ecológicas (espelta, kamut etc) y que sin embargo eran habituales en las dietas de nuestros bisabuelos y cuyas propiedades nutricionales son mejores. Por tanto este mito es CIERTO.

viernes, 26 de enero de 2018

Sugerencia de menús para este fin de semana (27-28 Enero 2018)

SÁBADO

Desayuno 



Zumo de naranja

Pudding de manzana con leche sin lactosa y sirope de ágave

Café con leche o leche chocolateada



------------------

Almuerzo


Entrante




Plato principal




Postre

Fruta del tiempo

----------------------

Cena


Entrante



Plato principal




Postre

Fruta del tiempo

-----------------------------

DOMINGO


Desayuno




Zumo de naranja


--------------------


Almuerzo

Entrante



Postre

Banana split



------------------------

Cena

Entrante




Postre

Fruta del tiempo

martes, 23 de enero de 2018

Galletas con pepitas de chocolate


A los más pequeños de la casa les suelen encantar las galletas con pepitas de chocolate. Esta receta que os presento se prepara en minutos y puede ser divertido hacerlas con la ayuda de nuestros hijos.

INGREDIENTES :

300 gramos de harina de trigo integral
150 gramos de mantequilla
150 gramos de azúcar (mejor si glass, pero no pasa nada si es de la normal)
180 gramos de chocolate negro al 70% como mínimo
2 huevos
Un sobre de azúcar vainillado (unos 15 gramos)
Una cucharadita de levadura química

En primer lugar se derrite la mantequilla, que hemos colocado en un bol grande, en el microondas. Se añade el azúcar, el azúcar vainillado y los huevos (si la mantequilla está muy caliente esperamos un poco para evitar que los huevos cuajen). Se mezcla bien.

A continuación añadimos poco a poco, sin dejar de mezclar con las varillas, la harina y la levadura. Cortamos el chocolate en forma de pepitas. Para conseguir esto utilizo el mortero, disponiendo algunas onzas dentro y dando un par de golpes con el mazo. 

Seguidamente añadimos el chocolate a la mezcla y batimos bien.

Precalentamos el horno a 180 grados. De las bandejas del mismo elegimos la rejilla y sobre ella extendemos un papel vegetal para hornear. Si no tenéis emplead una hoja de papel de aluminio que en primer lugar cubriréis de mantequilla y a continuación de harina de trigo.

Con la ayuda de una cucharada depositáis montones de masa sobre el papel. También podéis extender la masa sobre una superficie lisa y cortar las galletas con moldes apropiados (o con un vaso vuelto del revés).

Horneáis a continuación durante media hora o hasta que estén visiblemente doradas. Las pepitas de chocolate se fundirán pero al tener diferente densidad que la mezcla de harina, huevos y sal, al enfriar se reconstituirá con forma bastante esférica, dando un resultado espectacular.

lunes, 22 de enero de 2018

Panacota de horchata


Una receta muy sencilla para los amantes de la panacota y de la horchata.

INGREDIENTES :

2 vasos (400 ml) de horchata
1 vaso de nata (200 ml) para montar
1 cucharada de azúcar
6 hojas de gelatina

Vertemos la horchata en una cazuela y la llevamos a hervir. Cuando esto ocurre la sacamos del fuego e incorporamos el azúcar. Removemos para que se disuelva bien (parece poco azúcar pero la horchata ya se vende con mucha azúcar ya disuelta).

Cuando la horchata queda templada incorporamos las hojas de gelatina que previamente habremos ablandado en agua fría. Removemos bien para que se disuelva. A continuación vertemos la nata y mezclamos bien. Vertemos el resultado en un molde tipo flanera.

Llevamos al frigorífico y en unas 6 horas ya habrá cuajado un delicioso postre con un intenso sabor a horchata.

viernes, 19 de enero de 2018

Sugerencia de menús para este fin de semana (20-21 Enero 2018)

SÁBADO

Desayuno oriental


Labneh, pepino y tomate en rodajas, té árabe, pan pita


------------------

Almuerzo


Entrante





Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

----------------------

Cena


Entrante



Plato principal



Postre

Fruta del tiempo

-----------------------------

DOMINGO


Desayuno




Zumo de naranja

Café con leche o leche chocolateada

--------------------


Almuerzo


Plato único



Postre



------------------------

Cena

Plato único



Postre

Fruta del tiempo

Entrada destacada

Redondo de ternera Orloff

¿No os suena la ternera Orloff?  Se trata de una receta francesa que debe su nombre al nombre del embajador ruso en París el cual fue agasa...