Busca tu receta

martes, 18 de noviembre de 2014

Hacer fondant con nubes (malvaviscos)

¿Que qué es el fondant? Lo habéis visto infinidad de veces en las confiterías/pastelerías cubriendo las tartas para darles un toque muy profesional o bien utilizándose para hacer figuras. Se puede hacer de muchas maneras pero esta receta que os voy a dar es la más sencilla de todas. Para ello se emplea azúcar glass - debe ser glass para que se disuelva fácilmente - y nubes/malvaviscos que aunque os parezcan una chuche sin valor alimentario en realidad se trata de un producto natural. La nube dará la elasticidad suficiente al azúcar para que podamos cubrir con la masa la totalidad del pastel. 

INGREDIENTES (para una tarta pequeña de 22 cm) :

200 gramos de nubes/malvaviscos
400 gramos de azúcar glass

Podéis hacer la cantidad que queráis siempre y cuando el peso del azúcar sea el doble que el peso en malvaviscos.

En primer lugar vamos a fundir los malvaviscos. Los colocamos en un bol engrasado en mantequilla que pueda ir al microondas - la mantequilla es para que no se peguen al recipiento - , añadimos una cucharada de agua y le damos unos 3 minutos. No quitéis la vista del microondas para que ni se quemen ni se queden a medio fundir.

Es importante indicar que los malvaviscos a veces viene con una banda rosada que es saborizante de fresa. Si queréis un fondant con sabor a fresa la dejáis tal cual. Si no es preferible cortarla o comprar malvaviscos neutros (blancos).

Sacamos el bol y los terminamos de deshacer con la ayuda de un tenedor. A continuación empezamos a añadir azúcar glass poco a poco amasando con nuestras manos cubiertas también de azúcar para evitar que se nos pegue. Cuando la masa tiene cierta consistencia la sacamos del bol y la colocamos sobre una superficie seca cubierta de azúcar y continuamos amasando hasta que queda una bola homogénea, elástica y compacta.

El siguiente paso es la compactación que se consigue colocando la bola dentro de un papel film y a continuación dejarla en el frigorífico durante 24 horas.

Al día siguiente la sacáis, dejáis que tome la temperatura ambiente, volvéis a amasar y lista para cubrir vuestra tarta.

Evidentemente la tarta resultante será "blanca" y puede que no sea de vuestro agrado. Si la queréis de chocolate podéis emplear 100 gramos de chocolate en polvo cuyo peso se resta al azúcar. Es decir, en este caso tendríamos 200 gramos de malvaviscos y 300 de azúcar. El chocolate se añade a los malvaviscos fundidos y a partir de ahí todo igual. 

Si queréis hacer una tarta de fresa, emplead sirope de fresa pero poca cantidad que al ser líquido os puede dar problemas de consistencia. Es cierto que se venden colorantes alimentarios que os dará el color que queráis (del verde al amarillo) pero mientras podáis emplear colorantes naturales, mejor que mejor.

El resultado es espectacular y digno de estar en cualquier aparador de una confitería. Con un poco de maña y paciencia se pueden hacer auténticas obras de arte, para comer con los ojos la tarta más que con la boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario