Busca tu receta

sábado, 8 de agosto de 2015

Carlota de nata con frutas del bosque y sin azúcar

A pesar de la dificultad que este postre aparenta tener, en realidad es de confección muy sencilla, además de poseer un aspecto impactante.

INGREDIENTES :

Bizcochos de soletilla (los suficientes para forrar un molde)
100 gramos de frutas del bosque variadas (fresas, arándanos etc)
Medio litro de nata líquida para cocinar
Un cuarto de litro de leche
150 gramos de sirope de ágave
12 hojas de gelatina (18 gramos de gelatina en polvo)
Canela en rama
Una peladura de limón
Harina de trigo
Ron, cognac o brandy

Para este postre lo mejor es emplear un molde tipo flanera de al menos un litro de capacidad, y si puede ser sin estrías en los lados mejor que mejor. La forma típica de una carlota es la de un cono truncado pero si tenéis problemas para encontrarlos se puede utilizar un tupper o un molde redondo de los empleados para hacer pasteles. En cualquier caso el molde no va a ir ni al fuego ni al horno, así que no hay que preocuparse en ese aspecto.

En prmer lugar mojamos brevemente los bizcochos en el licor que hayamos escogido. Si queréis que sea una carlota apta para todos los públicos lo mejor es calentar el licor durante 10 minutos sin que llegue a hervir y de esta manera el alcohol se evaporará.

Los bizcochos mojados - que no empapados - los vamos pegando en los laterales del molde y en el fondo del mismo (en el fondo cortándolos a la medida adecuada). Reservamos.

A continuación  mezclamos la nata líquida, la leche y el sirope de ágave en una cazuela que calentamos hasta que hierva. Además añadimos la rama de canela y la piel de limón sin la parte blanca que amarga. Removemos continuamente hasta que empieza a hervir y entonce  retiramos del fuego.

Mientras remojamos en un plato hondo de sopa la gelatina en agua fria. Cuando la mezcla está tíbia incorporamos la gelatina y removemos bien para que se disuelva. Extendemos un poco de harina de trigo y con ella rebozamos muy brevemente los frutos del bosque. De esta manera evitaremos que se vayan al fondo del molde, distribuyéndose uniformemente por todo el volumen. Incorporamos las frutas, mezclamos bien y vertemos el resultante sobre el molde. 

Llevamos al frigorífico y en unas 8 horas estará solidificado. Damos la vuelta para obtener un pastel recubierto de bizcocho y relleno de una suave nata salpicada de frutos del bosque. Podéis decorar la parte de arriba con más frutas del bosque o incluso con mermelada de arándano o fresa.

Un postre para enmarcar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario