Gana un lote de Navidad

Busca tu receta

miércoles, 14 de agosto de 2013

Sharbat-e Khakshir (bebida persa para el verano especial para celíacos)

La mayoría de los cereales contienen gluten, una proteína que por ejemplo permite que el pan "suba" cuando se hornea. Esto es un grave inconveniente para los celíacos que para consumir cereales deben adquirir productos tratados y bastante costosos. Así que esta bebida iraní tan simple y sencilla les va a venir de maravilla.
El Khakshir es un cereal que se cultiva desde hace miles de años en Etiopía, aunque actualmente su cultivo está muy extendido sobretodo en Asia. En Etiopia se utiliza harina de khakshir  para realizar injera, un pan plano muy habitual en el país. 
En Occidente se conoce generalmente con el nombre de "Teff". El teff es un cereal que no contiene gluten y además es rico en lisina, un aminoacido del cual los cereales son generalmente pobres. Su uso es variado. Se utiliza su harina para realizar pan que no requiera subir - panes planos - , para espesar guisos o para elaborar hamburguesas vegetales.
Una de las desventajas del teff es que el grano es minúsculo, de apenas un milímetro de diámetro. Eso complica su uso alimentario.
El teff se puede adquirir en diversos formatos, entre ellos en forma de grano. Una bolsa de medio kilo ronda los 3 euros aproximadamente.

INGREDIENTES (4 vasos)

8 cucharadas de teff en grano
2 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de agua de rosas o de azahar (para usos alimentarios) *
4 vasos de agua (algo menos de 1 litro)
Cubitos de hielo

*opcional

En primer lugar se debe lavar muy bien y de forma repetida las semillas de teff en agua corriente. Cuando estamos seguros que está libre de polvo y paja, lo incorporamos a una jarra con el agua de la que previamente habremos separado un vaso. Metemos ese vaso en el microondas durante un minuto para que se caliente y en el disolvemos el azúcar. Cuando está bien disuelta incorporamos el agua azucarada a la jarra. Entonces añadimos el agua de rosas - si se desea - y llevamos la jarra al frigorífico. Se sirve cuando está bien fría y siempre en vasos con cubitos de hielo.
Os quedaréis un poco sorprendidos cuando saquéis la jarra y veáis que las semillas se han depositado en el fondo. Si pensáis que se debe evitar que las semillas caigan en los vasos estáis bien equivocados. Antes de servir se ha remover bien y conseguir que caigan el máximo de semillas en cada vaso. Cada vaso debe contener una cucharilla que le servirá para agitar el líquido JUSTO ANTES DE TOMARLO. Si queréis hacerlo al modo persa, se debe tomar con breves sorbos - con cierta sonoridad - tomando el agua e inevitablemente algunos granos.
¿Que si sabe bien? Bueno, la primera vez que lo tomé me chocó. Es de aquellas cosas que no sabes si te gustan o no hasta que las echas de menos. Y desde luego la echo de menos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario