Gana un lote de Navidad

Busca en MHPC

Busca tu receta

sábado, 3 de marzo de 2012

Kolokithia Gemista (Grecia)

Esta es la típica receta griega para los calabacines rellenos. En Europa Oriental y Oriente Medio es muy habitual rellenar verduras con arroz, carne o setas. Son los conocidos "sarma" o "dolma". Esta receta es muy sencilla y rápida de hacer. Si rellenáis los calabacines de champiñones y arroz será un primer plato vegetariano mientras que si ponéis carne en el interior puede ser un plato principal ligero.

INGREDIENTES


Para un total de 4 comensales :

4 calabacines grandes
200 gramos de carne picada o 200 gramos de champiñones
200 gramos de arroz
Piñones
1 cebolla grande morada tipo "Figueres"
Aceite virgen extra de oliva
Sal
Pimienta
Hierbas aromatizantes (opcional)

En primer lugar vamos a cortar los calabacines de manera que nos quede un tronco central de paredes más o menos uniformes dejando aparte los extremos. Del tronco central podremos sacar tres o cuatro secciones de unos tres dedos de alto. En total tendremos 12/16 secciones cilíndricas.
A continuación con la ayuda de un cuchillo o una cucharilla extraemos la pulpa dejando una pared de medio centímetro de ancho. La pulpa extraída la reservamos. No se debe pelar el calabacín.
Disponemos los calabacines en una cazuela ancha y honda de manera que quede suficiente espacio entre ellos. Llenamos con cuidado de agua la cazuela hasta la mitad de la altura de los calabacines - procurad que todos los cilindros sean de la misma medida -. Ahora ponemos al fuego lento y colocamos la tapa sobre la cazuela para que se vayan haciendo sin que la cocción sea muy tumultuosa. Con quince minutos será suficiente. Apagamos el fuego pero no sacamos los calabacines para que se mantengan calientes.
Ahora vamos a preparar el relleno. En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva freímos la cebolla bien picada y la carne hasta que queda bien hecha. Si optáis por la versión vegetariana reemplazad la carne por los champiñones. Rehogad el arroz. Salpimentad al gusto.
Cuando la carne está bien frita se añade la mitad de la pulpa extraída de los cilindros de calabacín y dos vasos de agua o caldo vegetal. Se deja hacer durante unos 20 minutos, añadiendo al final si se quiere alguna hierba aromatizante - eneldo, orégano etc - y los piñones.
Ahora vamos a rellenar los calabacines con cuidado de no llenar demasiado. Los sacamos de la cazuela y emplatamos tal y como llegarán al comensal. No os preocupe demasiado si sobra relleno ya que se dispone alrededor. Generalmente se cubre con alguna salsa. En Grecia se emplea avgolomeno - ver aquí la receta - mientras que en otros lugares se prefiere cubrirlos con bechamel e incluso gratinarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario