Gana un lote de Navidad

Busca tu receta

jueves, 30 de enero de 2014

Si no comes no crecerás

La afirmación que titula este artículo es una de las amenazas más empleadas para obligar a los niños a comer. A veces se adorna comparando al niño  con otros compañeros de clase más altos. No obstante ligar el crecimiento con la alimentación es algo erróneo.

El crecimiento de un niño depende en un 80% de la información genética heredada de sus padres. Si ambos son altos, es muy probable que el niño también sea alto, independientemente de si come mucho o es inapetente. Sólo en casos extremos de inapetencia, generalmente debidos a manifestaciones de una enfermedad, se pueden producir casos de mermas en el crecimiento. Eso al menos en el que llamamos "primer mundo". En los países subdesarrollados la alimentación es poco abundante y pobre en nutrientes, produciéndose una severa limitación en el posible crecimiento del niño. 

El 20% restante de responsabilidad en el desarrollo de un niño depende del entorno : si lleva una vida sedentaria o hace deporte, si descansa un número adecuado de horas .. En realidad la supuesta "amenaza" se podría realizar sólo muy al principio de la vida del niño, cuando de hecho no puede entenderla, ya que en esa etapa de la vida  se emplea el 35% de la alimentación recibida en crecer. 

Tampoco es muy lógico comparar la talla del niño con otros compañeros de clase. El crecimiento de los niños es muy dispar. Dentro de una misma aula es posible que existan diferencias de veinte centímetros o más, siendo ambos extremos perfectamente normales. Si nuestro hijo se halla dentro de la banda "baja" lo único que haremos será mortificarlo por un hecho que no tiene nada que ver con la alimentación. La talla es un problema sólo si el pediatra nos advierte de un crecimiento por debajo del percentil. 

¿Y que altura tendrá nuestro hijo? Existen muchos cálculos empíricos para conocer la posible altura máxima que podrá alcanzar el niño. Todos ellos son meras suposiciones y son lo suficientemente "amplios" para admitir muchos posibles resultados. El cálculo es :

Talla del padre + Talla de la madre
-----------------------------------     = +/- 9 cm
                        2

Esto es, sumamos la talla del padre y de la madre, dividimos por dos y sumamos y restamos 9 cm para conocer el margen en el que se moverá nuestro hijo.
Por ejemplo : 
Padre = 169 cm
Madre = 167 cm
El niño o niña podrá medir entre 161 y 177 cm cuando alcance la edad adulta

Otro ejemplo :
Padre = 190 cm
Madre =177cm
En este caso el mínimo sería 174,5 cm y el máximo 192,5 cm

Si esta operación matemática proporciona un resultado poco optimista, para que el niño crezca hasta el límite que le marca la genética - o hasta más allá - lo mejor es obligarle a hacer ejercicio, evitar que sea una persona sedentaria y sobretodo que descanse un número adecuado de horas, además de comer sano. Eso será mucho más efectivo que hincharle a comida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario