Busca tu receta

Translate

domingo, 1 de marzo de 2020

Ajoatao


El ajoatao es una salsa que se consume como un "dip", es decir, mojando en ella picos de pan, bastones o pan torrado, al gusto. Se puede utilizar también como acompañante de carnes y pescados. A pesar del nombre no lleva demasiado ajo si no que más bien se trata de un puré emulsionado de patata, ajo, huevo y aceite. Es típica de Andalucía y muy fácil de hacer. 

INGREDIENTES :

Medio kilo de patatas
3 dientes de ajo (se pueden añadir más o quitar, según el gusto)
1 cucharada de sal
1 yema de huevo
Aceite virgen extra de oliva (dependiendo de la patata requerirá más o menos, tened preparado un vaso aproximadamente)

Ponemos a cocer las patatas con piel en abundante agua hasta que se ablanden (alrededor de 30-40 minutos, dependiendo del tamaño). Prohibido cortarlas o pelarlas, no queda igual.

Mientras se cuecen las patatas majamos en un mortero grande los ajos pelados con la cucharada de sal. Debe quedar una pasta. Suelo recomendar quitar el germen verde de los dientes porque es el causante de que repita, pero en este caso particular a no ser que os moleste realmente esta sensación no recomiendo quitarlo. Sin el mismo en efecto la preparación no repetirá pero perderá parte del "punch" que la caracteriza

Una vez las patatas están blandas las dejamos enfriar y las pelamos. Las cortamos en trozos y las llevamos al mortero o a un bol (si no tenéis mortero grande) y allí comenzáis a mezclarlas con el mazo con los ajos previamente majados. Debe quedar todo bien mezclado.

En ese momento añadimos la yema de huevo y la integramos en la masa. Una vez ya no se puede discernir la yema, añadimos el aceite muy poco a poco sin dejar de remover. La cantidad a incorporar es difícil de determinar porque depende de lo que absorba la patata. Llegará un momento en que el puré habrá espesado como si fuera una mahonesa y no permitirá que entre más aceite, siendo imposible integrarlo. Es el momento de parar.

Se vierte en un plato hondo, se adorna con un poco de aceite (haciendo incluso un hueco en el centro para ponerlo) y listo para comer como si fuera hummus o baba ghanoush pero mucho más nuestro. O como acompañante, con la carne asada o el pescado a la plancha queda de fábula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultimas entradas

Entrada destacada

Comprar salsas: ¿cómo combinarlas?

Densas y cremosas o ligeras, dulces o saladas, las salsas son el condimento ideal para realzar el sabor de tus platos y darles ese toqu...